Despliega el menú
Aragón

Gastronomía

aragón

La lluvia, imprescindible para salvar la temporada de setas

Solo unos pocos aficionados han podido coger algunas pocas, ya que hasta ahora no ha llovido suficiente.

Foto de archivo de una jornada de recogida de setas
Foto de archivo de una jornada de recogida de setas
HA

Solo unos pocos afortunados han logrado coger alguna seta hasta la fecha en Aragón. “Salimos el sábado pasado a buscar rebollones y no vimos ni uno”, cuenta Ana, dueña de la casa Bielsa, un conjunto de apartamentos de turismo rural que están ubicados en el municipio turolense de Mosqueruela. “Sin embargo, el domingo estábamos dando un paseo y, de casualidad, encontramos alrededor de un kilo. Pero sabemos que fue un golpe de suerte”.

La misma fortuna han tenido algunos pocos que han visitado el valle de Benasque o la zona del entorno de la localidad oscense de Barbastro. “Conocidos y amigos de esa zona sí que han podido coger alguna cosilla”, detalla Raquel Moreno, gerente de Jaca Experiencia Rural, que cuenta con varias casas rurales y apartamentos, y que también es una de las integrantes del grupo micológico de Jaca, que cuenta con casi 3.000 seguidores en Facebook. “Sin embargo, en nuestra zona, el valle del Aragón y de Tena, todavía no ha explotado. Ha llovido dos días, pero esperamos que con las lluvias de ahora la temporada comience y se alargue hasta noviembre”.

Precipitaciones es justamente lo que piden todos. “El tiempo es ideal. La temperatura es buena y hay humedad por la mañana, solo falta lluvia”, asegura Roberto Rabaza, presidente de la comarca del Maestrazgo. “Por el momento, aunque el coto ya está abierto, no han salido. Veremos dónde salen en tres semanas ya las últimas tormentas, que han caído, han sido muy localizadas”, anota el mismo. “Y aunque ya sabemos que no va a ser una gran temporada de esas que empiezan en agosto, todavía tenemos esperanza de que las lluvias puedan salvarla”.

Y es que el problema, al que apuntan desde las diferentes zonas, es que los meses de julio y agosto fueron secos. Llovió, según datos de la Aemet, un 47% y un 42 % menos en Aragón, respectivamente, con respecto a los valores normales, es decir, a las medidas del periodo de referencia (1981-2010). “Venimos de un verano muy seco y para que salgan tienen que caer varios litros, pues la tierra superficialmente está muy seca”, explica Pedro Blanco, experto en Micología. “De hecho, ya sabemos que un año muy bueno no va a ser, por ejemplo, el boletus aereus o la amanita caesarea, que salen con las precipitaciones de mediados de agosto, ni ha habido ni va a haber. El resto, veremos las lluvias de ahora. Si caen, saldrán tarde, pero saldrán”.

Con esperanza también se encuentran en el Parque Micológico Comunidad de Albarracín. “Hasta el momento la temporada está siendo floja”, indican desde la zona regulada. “Aun así la venta de permisos es un goteo constante, a pesar de que ahora mismo la situación no es la ideal. Esperamos que llueva de manera abundantes estos días y que en 15 ó 20 días veamos sus frutos”.

¿Habrá para las jornadas micológicas?

Así, con esta perspectiva, las jornadas micológicas se encuentran a la espera de saber si durante esos días podrán encontrar algún hongo. “Las de Borau, que necesitan inscripción previa, se celebran los días 3 y 4 de octubre y veremos si para ese momento han salido”, detalla Moreno. “Sin embargo, para las de Ara, que se organizan por primera vez y que serán el 24 y 25 de octubre, todavía queda mucho y tendremos que esperar”.

En Gúdar-Javalambre, en cambio, han decidido suspender las de Formiche Alto, según explican desde la comarca, por la pandemia, “aunque sí se celebrará durante el puente de Todos los Santos la Fiesta del Rebollón, en Cabra de Mora”.

Pero si algo ha quedado demostrado, como detallan desde las diferentes zonas, es que tras una primavera en la que tan apenas se pudo disfrutar de esta actividad que atrae a locales y visitantes por igual debido a las restricciones derivadas de la crisis sanitaria del coronavirus, ahora las ganas se multiplican. Tal es el atractivo de la micología que pronto surgirán los primeros alojamientos micofriendly, como detalla Moreno, con el objetivo de atraer a los aficionados hasta la zona.

Etiquetas
Comentarios