Despliega el menú
Aragón

educación

Un brote en el colegio mayor Cerbuna deja varios positivos y decenas de alumnos confinados

El estrecho contacto entre los estudiantes parece ser la causa de los contagios, que han sido detectados tras una prueba masiva de PCR.

Cartel que prohíbe las reuniones en el Pedro Cerbuna en este inicio de curso.
Cartel que prohíbe las reuniones en el Pedro Cerbuna en este inicio de curso.
Guillermo Mestre

El inicio de curso ha comenzado con sobresalto en el colegio mayor Pedro Cerbuna de Zaragoza. Tras dos semanas de actividad en la Universidad, ya se han detectado varios positivos en el interior de esta residencia, ubicada en el interior del propio campus. Fuentes del propio centro han confirmado que han sido varios los casos positivos por coronavirus detectados, y que son decenas los estudiantes que se han quedado aislados.

En un espacio en el que hay un contacto estrecho entre los residentes, al parecer algunos no han respetado las medidas de seguridad y de distancia social que dictan estos tiempos de coronavirus. Aunque las fiestas y las visitas están prohibidas, el curso se inició con incumplimientos de estas normas, según señalan algunos de los residentes consultados. Las habitaciones, como es habitual, se convirtieron en punto de reunión también en este año, marcado por la covid.

Ahora, con el virus ya dentro, se han tratado de tomar nuevas medidas de protección. Para empezar, cuando se detectaron los primeros positivos se hicieron pruebas PCR de forma masiva en el centro. A los alumnos que tienen que estar confinados se les ha recluido o bien en sus habitaciones, o bien en otros espacios que el centro tenía reservado para estos posibles casos.

A estos estudiantes se les lleva la comida a las habitaciones y tienen su propio baño, para evitar que la propagación del virus continúe.

El colegio mayor había iniciado el curso con medidas de prevención frente a la covid, como la limitación del comedor (el aforo ha pasado de 210 a 48 plazas), el cierre de la fuente de agua de los pasillos. A pesar de que las habitaciones tienen que ser individuales, la ocupación del centro apenas se ha resentido con respecto a otros años, ya que cuenta con 250 plazas ocupadas, de las 262 que tiene como máximo.

Para evitar concentraciones, las actividades culturales -incluido su famoso cineclub- se han cancelado, y hay carteles que avisan del uso obligatorio de la mascarilla en todo el recinto. Sin embargo, al parecer algunos no han hecho demasiado caso a estas obligaciones.

Etiquetas
Comentarios