Despliega el menú
Aragón

tendencias

Como un reloj o de llavero: la vuelta al cole dispara la sofisticación en los hidrogeles

El desinfectante, como sucediera con las mascarillas, ofrece ahora un sinfín de diseños y modalidades. Su venta se ha disparado estos días del inicio del curso, así como la de los termómetros.

Los termómetros y los geles hidroalcohólicos baten récords estos días de comienzo de curso en las farmacias zaragozanas. Digitales o de frente, ahora más que nunca es obligatorio tomar la temperatura de los niños antes de ir a clase. Los geles se diversifican y aparecen de sabores y olores diferentes, demás de venir en curiosos formatos como pulseras dispensadoras.

Poco más de seis meses han pasado desde que el coronavirus cambió nuestras vidas. Y algunos de esos cambios van pasando como quien no quiere la cosa al terreno del paisaje cotidiano. 

Así, mascarillas y geles hidroalcohólicos se han unido a las llaves y el teléfono móvil en el compendio de imprescindibles antes de salir de casa. También, a estas alturas, se han convertido en un importante nicho de negocio, en el que la imaginación al servicio del diseño y la funcionalidad rivaliza con el interés comercial.

En este proceso ha actuado de potente reactivo la vuelta al cole, que ha disparado la demanda de mascarillas, termómetros y gel hidroalcohólico, el trío pandémico que se ha colado entre cartabones, lápices para colorear, cuadernos y demás material escolar. Así lo constatan, por ejemplo, en la zaragozana farmacia Borau, donde su dueño, Arturo Borau, da fe de que estos días se ha multiplicado la venta de mascarillas pero, sobre todo, la de termómetros y geles hidroalcohólicos.

Se dispara la venta de termómetros de pistola y normales

En el caso de los medidores de temperatura, el bum de ventas tiene dos vertientes. Por un lado, son un éxito los de tipo pistola, demandado en su mayoría por empresas y, ahora, centro educativos. Por otro, los de toda la vida, de uso diario entre las familias, que este curso han de vigilar más que nunca que sus hijos no tienen fiebre antes de llevarlos a clase.

Pero si un producto ha experimentado un doble salto hacia delante en ventas y, sobre todo, en formatos, es el hidrogel. En estas semanas en torno al inicio de curso se ha multiplicado la oferta que, especialmente se ha adaptado a las necesidades y gustos del público infantil. Así, han surgido geles con olores, particularmente a frutas y de envoltorios muy atractivos, con dibujos infantiles.

Pero también de fácil manejo o transporte: hay hidrogeles en forma de llavero que se pueden colgar de la mochila (para que no se pierdan o se olviden) y hasta en forma de reloj. Este último diseño es una de las novedades del momento: realizado en plástico y de vivos colores, su aspecto es exactamente el de un reloj. Se abrocha en la muñeca y de las esfera (que es rellenable), apretando, se extrae el gel.

Etiquetas
Comentarios