Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Biotecnología

Una investigadora aragonesa pone a punto pegamentos moleculares contra el cáncer

La biotecnóloga Cristina Mayor describe la primera estrategia para encontrar estos compuestos. Hoy recibe el premio Life Science Research Austria.

La biotecnóloga Cristina Mayor Ruiz, con uno de los microscopios del laboratorio vienés.
La biotecnóloga Cristina Mayor Ruiz, con uno de los microscopios del laboratorio vienés.
Matthias Brand (CeMM)

La caja de herramientas contra el cáncer está incorporando una nueva. Se trata de un pegamento molecular que, uniéndose como una lapa a las proteínas malignas, es capaz de poner en marcha la maquinaria de degradación de proteínas que todos tenemos en nuestras células. ¿Resultado? Las proteínas malignas son eliminadas, borradas del mapa.

Cristina Mayor Ruiz, investigadora posdoctoral en el Centro de Investigación de Medicina Molecular (CeMM) de Viena (Austria), es la primera autora de un artículo publicado en la revista ‘Nature Chemical Biology’ que describe la primera estrategia que permite el descubrimiento racional y escalable de estos innovadores fármacos. Usar pegamentos moleculares tiene un gran potencial terapéutico porque "han demostrado ser capaces de destruir proteínas malignas que eran inalcanzables mediante los enfoques farmacológicos tradicionales", explica.

Una proteína inalcanzable

Una de esas proteínas que se resisten a otros métodos es la ciclina K. Hasta ahora, "no existían métodos que permitieran inhibirla o eliminarla", pero tres de los cuatro pegamentos moleculares descubiertos en esta investigación inducen su degradación. "El abanico de tipos de cáncer en los que eliminar ciclina K podría tener un efecto beneficioso es muy amplio: mama, ovario, glioblastoma multiforme, próstata, ciertas leucemias, cáncer de colon... Pero ¡todo esto tiene que ser validado experimentalmente! –advierte la biotecnóloga–. Nosotros, de momento, hemos empezado a explorar el potencial terapéutico en un tipo de leucemia pediátrica y de adultos (T-ALL) y planeamos optimizar nuestros pegamentos moleculares para hacerlos aún más potentes".

Buscando una aguja en un pajar

Ya se conocían otros pegamentos moleculares con efectos antitumorales, pero no se había dado con la manera de encontrarlos a propósito. Este estudio ha descrito la primera estrategia que permite descubrir pegamentos moleculares de forma racional. "Generamos unas células cancerosas modificadas genéticamente, en las que los pegamentos moleculares no funcionan porque tienen ‘apagada’ la maquinaria de degradación proteica –explica Cristina Mayor–. Al exponer estas células mutantes y células cancerosas normales a los miles de compuestos químicos de la colección del CeMM, comprobamos que aquellos que matan a las células cancerosas normales y no a las modificadas genéticamente son pegamentos moleculares". Gráficamente, la investigadora asegura que "es como buscar una aguja en un pajar, pero es la base del descubrimiento de muchos fármacos"

Cristina Mayor recibe el premio Life Science Research Austria 2020

Gracias a este artículo y al resto de su curriculum, Cristina Mayor recoge precisamente hoy lunes el premio Life Science Research Austria 2020 en la categoría de Ciencias Aplicadas , dotado con 3.000 euros, en una ceremonia sin público debido a la pandemia. El conocimiento derivado de estas investigaciones ha dado lugar a tres patentes y a la fundación de una empresa ‘spinoff’ del Centro de Investigación de Medicina Molecula llamada Proxygen.

El premio 

Es el premio de ciencias biológicas más prestigioso que puede ganar un joven investigador que trabaja en Austria. Cada año, la ÖGMBT, principal asociación austriaca del ámbito de la biología molecular y la biotecnología, distingue a jóvenes investigadores que han publicado artículos científicos destacados en el campo de las ciencias de la vida y la biotecnología. Cristina Mayor recibió el año pasado el Premio Tercer Milenio en su categoría Joven Talento Investigador.

"Vuelvo a España a montar mi propio laboratorio"

"¡Estoy emocionadísima porque vuelvo a España en diciembre a montar mi propio laboratorio!". Cristina Mayor está "contentísima, ¡con lo difícil que es volver con un puesto así!". Dirigirá un laboratorio de nueva creación, centrado en degradación de proteínas dirigidas como estrategia terapéutica en cáncer, en el Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona.

A principios de año, en el marco de la iniciativa de Biología Química del Barcelona Institute of Science and Technology y la Caixa, "hubo una convocatoria competitiva internacional en el IRB y, tras el proceso de selección, me ofrecieron la posición". Ya ha empezado a fichar gente. "La idea es empezar con dos estudiantes de tesis, un posdoc y un técnico de laboratorio, y después ir creciendo –cuenta ilusionada–. De momento, he reclutado a un estudiante de doctorado que, cosas del destino, es aragonés, de Calamocha: Luis Nieto".

La línea de investigación del nuevo laboratorio se va a centrar en diferentes aspectos de la degradación de proteínas dirigidas como estrategia contra el cáncer. Con dos frentes principales, "por un lado, descubrimiento de fármacos, encontrar nuevos degradadores, nuevas estrategias de cribado…, y por otro, estudiar lo que se conoce como ‘fast biology’: comprender, por ejemplo, qué es lo primero que pasa al degradar oncoproteínas". Todo con el objetivo de "encontrar nuevas vulnerabilidades y entender mejor ciertos procesos moleculares en cáncer".

Aragonesa y soriana "a partes iguales", Mayor lleva desde 2018 en Austria. Allí ha vivido la pandemia, aunque "la verdad es que aquí ha sido todo más ‘light’; estuvimos confinados pero pronto pudimos volver a los laboratorios, al principio en turnos. Nos testamos por PCR cada dos semanas, eso sí, y ahora que se han endurecido las medidas volvemos a tener que ir al trabajo con mascarilla". Tras haber hecho su tesis en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, quiso formarse "con los mejores en degradación de proteínas dirigidas" y se unió al grupo de Georg Winter en el CeMM de Viena. Convencida del enorme potencial de esta estrategia, no dudó en "hacer las maletas y mudarme a Austria". Ahora ha conseguido regresar a España.

Etiquetas
Comentarios