Despliega el menú
Aragón

aragón

Aragón colabora para sacar a 68 niños soldados de la guerra en Sudán del Sur

El Gobierno de Aragón, a través de su Dirección General de Cooperación al Desarrollo e Inmigración (con cargo al Fondo de Solidaridad), va a colaborar de la mano de Uniceff en la desmovilización de niños y niñas soldado de Sudán del Sur, con una aportación de 100.000 euros al proyecto.

Firma convenio Unicef y Gobierno de Aragón demilitarización niños soldado
Firma convenio Unicef y Gobierno de Aragón demilitarización niños soldado
DGA

El Gobierno de Aragón ha firmado este jueves un convenio con Unicef por el que aportará 100.000 euros a un proyecto con el que pretende librar a 68 niños soldados de la guerra y darles una educación para que se reinserten en la sociedad y puedan desarrollar su proyecto de vida.

Se trata de un programa que lleva a cabo Unicef en este país africano con aportaciones de diversos estados y regiones para mitigar los impactos de la guerra en la infancia, con el que ya han conseguido retirar las armas a 3.500 niños, entre ellos 400 niñas, que a ese drama suman el de la violencia de género, ha explicado el presidente de Unicef Comité Aragón, José Manuel Gomar.

En concreto, este acuerdo se va a centrar en liberar a 68 menores de grupos armados (34 niños y 34 niñas) para ofrecerles reintegración social, atención médica, psicosocial y legal, y trabajar para lograr su regreso a la escuela o la búsqueda de una salida profesional. El trabajo se va a llevar a cabo fundamentalmente en los antiguos estados del oeste y centro de Gran Ecuatoria, Aweil, Jonglei, Unidad y Oeste Bahr el Ghazal.

Gomar ha señalado que, en primer lugar, Unicef desplegó medios técnicos sobre el terreno en Sudán del Sur, un país "tremendamente complejo" que, tras su independencia del gran Sudán, vive enfrascado en un litigio tribal entre las familias dominantes por los recursos económicos.

Ha destacado que la agencia de Naciones Unidas necesita estos apoyos para corregir problemas en los lugares "más dificultosos" y ha añadido que también en España están detectando problemas, ya que la pandemia ha puesto de manifiesto que muchos niños necesitan apoyo en nuestro país.

De igual forma, ha confiado en que puedan seguir haciendo llegar los derechos humanos a las escuelas y los pueblos y en que se incremente el número de ciudades y escuelas amigas de la infancia y la adolescencia.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ha apuntado que son "días importantes" para la infancia, que ha vivido un "duro" confinamiento en sus casas y ahora afronta un inicio de curso "complejo".

Pero, además de lo que sucede aquí, ha llamado la atención sobre los niños que en el resto del mundo sufren dificultades y tienen muchas menos posibilidades de desarrollar su proyecto de vida, como es el caso de los 9.000 niños soldado de Sudán del Sur, a los que en muchos casos se coloca como "escudos de las balas".

Ha dicho que ha tenido la oportunidad de leer las experiencias de niños que afortunadamente han podido salir de esa situación y ha confiado en que muchos puedan contar que salieron adelante gracias "al esfuerzo de los aragoneses".

Ha definido Sudán del Sur como un país de violencia y "extrema pobreza", con indicadores "abominables" -está, junto con Siria y Afganistán, a la cola en el índice de paz global- y donde se producen mutilaciones genitales y los niños son "secuestrados" para servir a la guerra. Al acto ha asistido también el Comisionado para la Infancia del Gobierno de Aragón, Florencio García Madrigal, quien ha resaltado que el cuatripartito ha sabido ver a la infancia como un hecho "estratégico" dentro de los derechos humanos.

Etiquetas
Comentarios