Despliega el menú
Aragón

salud

Miopía, sequedad de ojos y más niños con gafas, secuelas del confinamiento en la visión

Los oftalmólogos y ópticos-optometristas aragoneses alertan del aumento de problemas de vista por el abuso de los dispositivos digitales con el teletrabajo, la enseñanza 'online' y el ocio.

Revisión en una óptica de Zaragoza.
Revisión en una óptica de Zaragoza.
Guillermo Mestre

En septiembre suele tocar revisar la vistapara la vuelta al colegio y a la actividad laboral. Este año, por las consultas de los oftalmólogos hay más miopías, sequedad de ojos y fatiga visual debido a las secuelas del confinamiento por la pandemia de covid-19. La extensión del teletrabajo y las clases por internet han tenido a buena parte de la población pegada a una pantalla durante unos meses, también para el ocio. 

"Se ha visto un aumento de las miopías en la gente joven y del cansacio visual por causas digitales por empleo de ordenadores, Ipads... En unos casos por el ocio y en otros por el ocio y el teletrabajo", explica Juan Carlos Giménez, presidente de la Sociedad Aragonesa de Oftalmología. "Cuando salían de trabajar, muchos se metían en el ordenador a jugar con la videoconsola. No salían de casa", recuerda sobre los tres meses de confinamiento. Eso impedía que descansara la vista. "La visión no se relaja si no miras al infinito. Hemos estado mirando a 40 centímetros y como mucho a tres metros", recuerda.

Fatiga visual digital

"Casi todas las llamadas que hemos tenido en los meses de marzo y abril han sido por fatiga, sequedad, ardores... Hemos hecho un abuso del uso de los ojos, casi tres veces más de lo normal", afirma. 

"Hemos hecho un abuso del uso de los ojos, casi tres veces más de lo normal"

A los problemas más frecuentes se han unido sequedades oculares "porque se parpadea mucho menos cuando se está delante de un ordenador o la televisión". En estos casos "disminuye la creación de lágrima y el ojo se reseca", explica. Como resultado, buena parte de los problemas de la vista han venido por "fatiga visual digital".

"Después del confinamiento hemos visto que, sobre todo, niños a los que les estaba subiendo la miopía o que estaban justos, después de estos días les ha subido", apunta Carlos Serrano, presidente del Colegio de Ópticos-Optometristas de Aragón. A ello habría ayudado "estar encerrados en casa, con ordenadores, tablets, teléfonos...". 

Aunque reconoce que todavía no hay estudios que lo corroboren, los profesionales han visto a "personas adultas que estaban en edad de presbicia y que todavía no lo notaban, que al estar encerrados tantas horas con ordenador han dado ese salto, han avanzado un poco más". Junto a ellos, personas que no necesitaban gafas de lejos y estaban empezando con la presbicia, lo han notado.  "Estar más cerca de una pantalla más tiempo ha acelerado el proceso", indica Serrano.

"Niños a los que les estaba subiendo la miopía o que estaban justos, después de estos días les ha subido"

"Estamos mirando todo el rato de cerca, no estamos saliendo a la calle para ver de lejos", afirma, algo que no se debe solo a la pandemia sino al cambio de hábitos de la sociedad, cada vez más sedentaria.

Giménez explica que los cientos de llamadas que recibieron durante el confinamiento en su mayoría eran "de gente mayor o de 50 años en adelante por sequedad ocular; gente joven que no hubiera tenido miopía y les había aparecido y otros a los que les había aumentado". "La gente pequeña también ha trabajado como un mayor, con clases 'online', que han llevado a un trabajo visual que no existía", afirma.

Serrano aconseja una revisión de la vista, "sobre todo en los niños que están empezando el colegio. Si usan gafas, ver si están correctas o incluso los que no llevan, si su visión es eficiente para que puedan desarrollarse en los estudios", señala. En muchos casos, los niños solo tienen cansancio ocular y "no son necesarias gafas", asegura.

Aconsejan paradas de 20 segundos cada 20 minutos durante las que se tiene que mirar a 20 pies de distancia (unos 6 metros). También para los niños. Mirar a un punto en el infinito para que la musculatura de los ojos se relaje. Parpadear, relajar y luego volver al trabajo. Y humedecer los ojos de vez en cuando si hay sequedad ocular. Esta no se da en niños.

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios