Despliega el menú
Aragón

comienzo del curso escolar

Miguel Calvo: "El fallo ha sido pensar que la pandemia había pasado y esperar demasiado"

Habría que haber contratado a profesores y habilitado espacios a mucha mayor escala para el inicio del curso escolar, según este catedrático de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y doctor en Ciencias Químicas de la Universidad de Zaragoza.

Miguel Calvo, catedrático de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, ante la Facultad de Veterinaria.
Miguel Calvo, catedrático de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, ante la Facultad de Veterinaria.
Toni Galán

¿No sería conveniente como están haciendo las empresas hacer test covid al profesorado?

No se hace porque no tiene sentido. Con una prueba PCR se podría saber si en ese momento el profesor es portador del virus o no, pero no si lo será dentro de una semana o un mes, y obviamente no se puede repetir la PCR a todo el mundo todas las semanas.

¿No habría que haber trabajado más y antes por parte de la Administración, centro por centro?

Los planes genéricos, como la reducción de grupos, se tienen hace

tiempo, pero en muchos casos no se han puesto en práctica, por ejemplo contratando profesorado, hasta muy recientemente. El fallo principal ha sido el optimismo, pensar que la pandemia había pasado, y esperar demasiado.

Algunos centros se quejan de que aún no les ha llegado ni el kit básico de hidrogel y mascarillas.

El problema es que la distribución por todos los centros está siendo

lenta, lo que indica que deberían haber empezado antes.

¿Habría que haber impuesto una menor ratio de alumnos por aula?

Habría que haber racionalizado las ratios teniendo en cuenta incluso el tamaño de las aulas y, por supuesto, hacer a mucha mayor escala lo que se ha hecho de forma insuficiente: contratar profesorado y habilitar espacios.

Con el protocolo establecido, ¿dejaría tranquilo a sus hijos en el comedor escolar?

Los comedores son lo más complicado, pero para una parte de los alumnos son tan necesarios como la educación. Habría que utilizar espacios grandes, lo más abiertos posibles (incluso el patio), insistir mucho en mantener las distancias (mejor dos metros que uno y medio) y que no haya interacción social, que los niños coman sin relacionarse. En espacios cerrados (comedores y aulas), insistir en la ventilación incluso manteniendo ventanas abiertas aún cuando llegue el invierno. Hay que tener en cuenta que en la covid-19 la transmisión aérea parece ahora una posibilidad clara y que la forma de evitarla es con ventilación.

¿Van a reproducir las aulas la ola de rebrotes sufrida en Aragón?

Los rebrotes se van a seguir produciendo en todos los entornos. Obviamente, el peor escenario no puede ser que todos los niños se contagien como ha dicho algún político. Tampoco creo que se llegue a un confinamiento como el de la oleada anterior. Pero la covid-19 seguirá aquí y probablemente habrá que efectuar cierres temporales de colegios.

¿Se ha planificado bien el servicio de limpieza y desinfección?

En este caso es mejor que sean los centros los que fijen los detalles. La pauta general es evitar los contagios por contacto (geles hidroalcohólicos y desinfección general), por gotículas (mascarillas) y por transmisión aérea (ventilación).

¿Cree que funcionará el nuevo curso escolar o hay posibilidades de que este vuelva a ser un año perdido en formación presencial?

La presencialidad es importante, pero salvo en algunas prácticas en la Formación Profesional y en la universidad, tampoco es tan crítica. Hay que intentar en lo posible que no se pierda por completo, y para eso una buena forma es estar dispuesto a sacrificarla en parte. En enseñanzas medias, y por supuesto en la universidad, pueden combinarse asignaturas presenciales, semipresenciales y completamente virtuales para distribuir los espacios y mantener distancias. También sería positivo primar la presencialidad en algunos cursos (primeros y últimos de cada ciclo).

En formato ‘online’, ¿no habría que haber hecho ya la planificación de los contenidos de todo un curso escolar por si acaso?

Habría que haber preparado más materiales utilizables ‘online’ y en cursos presenciales, como los libros digitales y otros medios de enseñanza con ordenador, que también puedan ser utilizados cuando la situación se normalice. En parte, depende de cada profesor, y me consta que en la Universidad de Zaragoza muchos hemos dedicado gran parte de las «vacaciones» a preparar esos materiales para el nuevo curso.

Hay miedo y persistirá hasta que haya una vacuna. ¿Es partidario de vacunaciones masivas?

El miedo no puede paralizar a la sociedad. Simplemente tiene que hacer que actúe con prudencia. Cuando haya vacuna, soy totalmente partidario de que según lleguen las dosis todo el mundo se vacune. Por supuesto, yo me vacunaré cuando me toque.

¿Cómo están preparando una vuelta segura en la universidad?

En la Universidad de Zaragoza se va a combinar la docencia presencial con la telemática para bajar el número de estudiantes por aula. Se cuenta con aulas grandes y se podrá mantener la distancia interpersonal. Además, se es muy consciente de la importancia de la limpieza y ventilación y ya existen planes para llevarla a cabo de forma sistemática. Quedan problemas que habrá que resolver casi sobre la marcha como distribuir los grupos de prácticas reduciendo su tamaño, lo que probablemente exija la contratación de profesorado específico y la ampliación de los horarios de uso de laboratorio.

¿Qué les diría a los negacionistas como científico?

Les diría que cuando escuchen que este virus no existe o es inofensivo recuerden las imágenes de la primera oleada, con los camiones frigoríficos para el transporte de alimentos en Nueva York, entonces llenos de ataúdes con cadáveres. O las que no vimos en España, pero sabemos que se produjeron, los ataúdes almacenados en la pista del Palacio de Hielo de Madrid. A escala mundial, pronto se superará el millón de muertos. Esto no es una broma para que unos cuantos tengan sus 15 segundos de fama en la tele o en las redes sociales. 

Etiquetas
Comentarios