Despliega el menú
Aragón

Los protocolos de Educación, a examen

Con ilusión e incertidumbre afrontan el inicio del nuevo curso docentes, alumnos y progenitores en Aragón. 

Arriba: Eva Bajén, José Luis Sampériz y Concha Ibáñez. Abajo, Concha Ferrer y Miguel Ángel Sanz.
Arriba: Eva Bajén, José Luis Sampériz y Concha Ibáñez. Abajo, Concha Ferrer y Miguel Ángel Sanz.
Heraldo.es

Quienes mejor conocen el trabajo en las aulas y en el ámbito sanitario opinan sobre el inicio de curso y coinciden en que la vuelta a las aulas a partir de mañana va a suponer un enorme desafío. Los consultados, que responden a cinco preguntas formuladas por HERALDO, conciben los protocolos auspiciados por los departamentos de Educación y Sanidad como "documentos vivos", que habrá que ir revisando en función de la evolución de la pandemia y sus rebrotes. Estas son las cuestiones y, a continuación sus respuestas:

¿Consideran que es adecuado volver al cole en el actual escenario de rebrotes?
1
¿Qué lagunas encuentra en los protocolos diseñados por Educación contra la covid?
2
¿Qué propondría para mejorar estos sistemas de precaución ante el coronavirus?
3
¿Está preparada la comunidad educativa para volver a aplicar la enseñanza telemática?
4
¿Es partidario de que se mantengan servicios como comedores, madrugadores y extraescolares?
5
EVA BAJÉN
Presidenta de la asociación de Directores de Instituto de Zaragoza 

1. «La educación debe desarrollarse en las aulas». La educación debe continuar tomando las medidas apropiadas para que el retorno a las aulas sea seguro. La educación debe desarrollarse en las aulas: es lo que asegura la inclusión y la equidad, allí todos tienen las mismas oportunidades de aprender sin que actúen de manera directa las diferencias socioculturales y económicas. Debemos conseguir que la crisis sanitaria no amenace uno de los mayores logros que es la generalización de la enseñanza y su condición de servicio básico. Esto se defiende logrando unos centros educativos seguros, con refuerzo de personal de limpieza, que es clave para el funcionamiento diario.

2. «No soy experta en Sanidad». Lo que tenemos que hacer en los centros es aplicar los protocolos que han elaborado los expertos. Puedo opinar sobre educación, no sobre medidas sanitarias.

3. «El último protocolo firmado por Sanidad y Educación completa las medidas anticovid». En los institutos estamos elaborando planes de contingencia que esperamos sean revisados y visados por los expertos y solo podemos aportar nuestra experiencia en las medidas organizativas.

4. «Hay que evitar el peligro de la brecha digital». La comunidad educativa demostró en el tercer trimestre pasado que sabe reaccionar y adaptar su funcionamiento a una situación de enseñanza telemática: lo hicimos en una semana. También descubrimos el peligro de la brecha digital: si el plan de digitalización realmente trae a las aulas dispositivos suficientes, podremos afrontar este problema con éxito. A ello se unirá la formación que –me consta– muchos docentes han emprendido.

5. «No podemos obviar la responsabilidad social de la escuela». Si se asegura la limpieza, la distancia de seguridad, el uso de las mascarillas y el refuerzo de personal que pueda ocuparse de desarrollar estas actividades con éxito, se deben mantener. No podemos obviar la responsabilidad social de la escuela.

JOSÉ LUIS SAMPÉRIZ
Presidente de Escuelas Católicas en Aragón

1. «Se requiere seguridad, presencialidad y normalidad». En este momento, y tras el confinamiento sufrido estos meses, es necesario abrir los colegios, pero es vital hacerlo teniendo en cuenta los tres principios que ya se plantearon en la orden del 30 de junio: seguridad, presencialidad y normalidad. No podemos empezar al cien por cien, por lo que el inicio de curso se plantea de una manera escalonada y ralentizada, con la intención de ir incrementando.

2. «Una situación excepcional conlleva medidas excepcionales». Los protocolos definen el procedimiento común a seguir, dejando determinadas decisiones a la autonomía de cada centro educativo. Evidentemente, no todas las decisiones tomadas hasta ahora son compartidas plenamente, pero tenemos que ser conscientes de que estamos viviendo una situación excepcional que conlleva la necesidad de tomar medidas excepcionales.

3. «Hay que conocer la particularidad de cada centro». Cada colegio, desde la autonomía de centro, debe tomar las decisiones concretas que sean necesarias de acuerdo a la realidad particular de cada uno de ellos, garantizando en todo caso la seguridad.

4. «Aprendemos de los aciertos y errores del anterior trimeste». El último trimestre del curso anterior supuso un reto para la comunidad educativa en este sentido. Los aciertos y errores que se tuvieron entonces tienen que servir para poder afrontar la enseñanza telemática, si fuera necesario recurrir a ella a partir de ahora. De hecho, en este mes de septiembre es más necesario que nunca trabajar en los hábitos necesarios para poder afrontarla con las mayores garantías.

5. «Hay que colaborar a la conciliación». Es imprescindible colaborar con la conciliación familiar, por lo que los servicios son necesarios. Consideramos que los servicios de comedores y madrugadores son esenciales, mientras que las actividades extraescolares debemos esperar un tiempo prudencial y ver cómo evolucionan las cosas este inicio para tomar decisiones a futuro.

CONCHA IBÁÑEZ 
Presidenta de FECAPARAGÓN 
(Federación Cristiana de AMPAS)

1. «La presencialidad ayuda en el aprendizaje y la socialización». Desde la Federación hemos defendido la vuelta a las aulas, siempre y cuando, la situación sanitaria lo permita. Es importante la presencialidad para la continuidad en el proceso enseñanza-aprendizaje y la socialización de nuestros hijos. En este momento, la vuelta al colegio será en un escenario 2 tal y como lo indica Salud Pública, por supuesto, con las medidas organizativas e higiénico-sanitarias que garanticen la máxima seguridad en los centros.

2. «Las lagunas, si las hay, se verán cuando se activen los protocolos». En los protocolos enviados a los colegios se han descrito y abarcado las medidas a implantar en los centros acordes a la realidad de cada uno y a los diferentes servicios que se prestan. Las lagunas, si las hay, se encontrarán cuando se activen dichos protocolos y, entonces, habrá que actuar eficazmente, ante la situación que se plantee y que no haya sido contemplada.

3. «Debe existir una corresponsabilidad por parte de todos». También es imprescindible la figura del Grupo de Coordinación previsto en la orden del 30 de junio, especialmente en un escenario 2; la creación de este grupo es necesaria para que todos los miembros de la comunidad educativa realicen el seguimiento del plan de contingencia, con propuestas de mejora, analizar si son efectivas las medidas tomadas o si hay que realizar cambios.

4. «El confinamiento de marzo fue un banco de pruebas». En los últimos meses se han preparado plataformas y recursos (dispositivos digitales y conexiones wifi) para que ningún alumno se quede atrás cuando sea necesario volver a una enseñanza ‘online’.

5. «La prioridad es la salud». En consecuencia, que se mantengan estos servicios lo va autorizar Sanidad extremando las medidas higiénico-sanitarias. El servicio de comedor y de transporte va a funcionar, y el de madrugadores podrá ponerse en marcha manteniendo los grupos estables de convivencia. Las actividades extraescolares tendrán que esperar a mediados de octubre.

MIGUEL ÁNGEL SANZ
Presidente de FAPAR 
(Federación de AMPAS de la escuela pública)

1. «El riesgo cero no existe en ninguna parte». La situación actual es excepcional, pero sabemos que su duración no será breve y, por lo tanto, tenemos que aprender a convivir en este escenario en las mayores condiciones de seguridad posibles. El riesgo cero no existe ni en la escuela ni en ninguna parte y hay que recuperar el máximo de actividades que podamos y, entre ellas, la educativa es esencial.

2. «Nos hubiera gustado que estuvieran antes para dar tranquilidad a las familias». En cualquier caso, los protocolos los entendemos como documentos vivos que deben estar abiertos a sufrir modificaciones o ajustes si fuera necesario conforme inicie el curso.

3. «La comunicación debe ser fluida y constante». La coordinación con Salud para saber qué hacer ante síntomas de la enfermedad y la limpieza son cuestiones fundamentales. También la colaboración y el compromiso de toda la comunidad educativa en este momento es prioritaria. Para ello la comunicación con el centro debe ser fluida y constante. Va a suponer un esfuerzo importante, pero merecerá la pena por todos los niños que tienen derecho a una educación segura».

4. «La enseñanza telemática es una herramienta, no una finalidad». Está mejor preparada que en marzo, porque se ha aprendido de aquella situación, se ha formado al profesorado, se ha creado una plataforma específica, habrá más dispositivos, y tanto alumnado como familias han hecho avances notables en el manejo de herramientas informáticas. Nos falta, y urge, que se haga la distribución de los 10.000 dispositivos que se han anunciado en el Plan de digitalización. No obstante, el sistema educativo ni está ni debe estar preparado para ser ‘online’, porque la presencialidad es esencial.

5. «Son servicios fundamentales». Sí, deben mantenerse, si las condiciones sanitarias lo permiten, porque son servicios fundamentales para el alumnado y sus familias. Todos contribuyen a la conciliación de las familias, pero además el comedor es un espacio educativo y social de primer orden que contribuye a garantizar oportunidades a los niños que más necesidades pueden tener.

CONCHA FERRER
Presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza

1. «Hay que continuar con los mínimos efectos secundarios». Hasta que se solucione esta situación por la llegada de vacunas o tratamientos específicos, tenemos que convivir con el problema provocando los mínimos efectos secundarios y la máxima seguridad. Este argumento sirve para la actividad económica, que nos está preocupando mucho como es lógico, por su repercusión en el estado de bienestar, pero también para la formación en conocimiento y en relaciones personales de nuestros menores, que no olvidemos constituyen nuestro futuro.

2. «No se ha considerado hacer pruebas al personal docente». La lentitud en la planificación de los protocolos, su tardanza en la llegada a los colegios y el que no se tenga conocimiento de ellos en los centros de salud. No se ha considerado realizar pruebas previas al personal docente y esto deja una ventana abierta a la llegada a los centros de positivos asintomáticos, que se podrían haber evitado. Nos preocupa la agilidad en la realización de pruebas en unos centros de salud colapsados y en los que se tiene que asumir una nueva carga asistencial y de control de la pandemia, cuando se encuentran al límite.

3. «Mayor agilidad en las pruebas». La agilización en las pruebas de diagnóstico para detección de los positivos, con una vía rápida de cita en centro de salud y la toma de la muestra, así como ágil obtención del resultado, para poder actuar en el aislamiento de los contactos estrechos y en las cadenas epidemiológicas.

4. «Las aulas son un lugar para establecer relaciones personales». Lentamente se irá produciendo una mejora en la enseñanza ‘online’ puesto que se dirigen partidas presupuestarias en este sentido. Pero no podemos olvidar que las aulas son un lugar para establecer y generar las relaciones personales entre distintos estratos sociales y para el desarrollo de una conciencia social y colectiva. No podemos pasar a una situación tan personalizada e individual que elimine esta labor.

5. «Dependientes del visto bueno de Salud Pública». Los servicios se tienen que intentar mantener, en dependencia de la capacidad de los centros, de la existencia de espacios adecuados y de la atención siempre a las medidas generales de protección de Salud Pública.

Etiquetas
Comentarios