Aragón
Suscríbete

Aragón

“El interés por las oposiciones ya supera el que había en 2009”

Las academias constatan el miedo de los estudiantes ante el inestable mercado laboral.

Primer examen de la oposición de bombero del Ayuntamiento de Zaragoza, el 27 de julio.
Imagen de archivo de un examen de oposición para el cuerpo de Bomberos de Zaragoza
Aránzazu Navarro

2020 apuntaba alto. La economía parecía desperezarse y los postulantes a cada oferta de trabajo empezaban a ser algo menos numerosos que años atrás. Entonces llegó el coronavirus, un misil en toda la línea de flotación de muchas empresas y del propio engranaje del país. Las consecuencias, una vez extinguidos la mayoría de los ERTE, comienzan a avistarse: las cifras de paro han empeorado en todas las comunidades, que han vivido, en conjunto, una campaña de verano raquítica.

Y como en anteriores crisis, no pocos trabajadores y desempleados le han visto las orejas al lobo. “Igual que hace una década, cuando las personas han visto que el empleo se tambalea, buscan una estabilidad, un refugio que, a día de hoy, da el empleo público. Podemos hablar ya de que el interés por las oposiciones supera el que había en 2009, teniendo siempre en cuenta que se trata de dos crisis de naturaleza distinta”, apunta Cristina Villanúa, responsable docente en la academia MasterD en Zaragoza.

Coincide en su análisis de la coyuntura Carmen Segura, directora y profesora en Oposbank: “Estamos en momento de inestabilidad, de miedo, que lleva a pensar en la función pública como valor seguro. Tenemos estudiantes que que después de trabajar 15 ó 20 años en una empresa se han encontrado con un ERTE o en la calle. Todo esto coincide con una oferta importante de empleo público en vigor, lo que da como resultado una demanda superior a la derivada de la crisis de 2008”.

Algunas de las plazas que más abundan son las de auxiliar administrativo, de las que “han salido 400 para distintas áreas de la DGA”, aunque también “hay en la actualidad una oferta más que interesante para trabajar en el Ayuntamiento de Zaragoza”, señala Segura.

A juicio de Villanúa, es en la Administración General del Estado donde se aglutina la gran parte de los puestos de trabajo disponibles: “En la actualidad estamos preparando para Hacienda, Instituciones Penitenciarias, Justicia y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, entre otros ámbitos. A nivel local se está convocando menos y prevemos que los ayuntamientos serán los primeros afectados por la falta de fondos”.

Perfiles variados

No existe un perfil homogéneo dentro de los aspirantes a funcionario, si bien para algunos puestos como el de auxiliar administrativo sí predominan claramente las mujeres. “Lo que sí vemos -cuenta Villanúa- es que ahora hay gente más inquieta, que espera obtener una plaza en seis o siete meses. Tienen que entender que lo habitual es que se tarde entre uno o dos años”.

Sobre la preparación, Segura recuerda que “la gran competencia ante la que nos encontramos ha subido claramente el nivel, por lo que nadie debe esperarse que le regalen la plaza”. Por eso, subraya, “es mejor un estudio de calidad que de cantidad, perfectamente combinable con un trabajo si se esconde el móvil y se sacan tres horas diarias de verdadera concentración” ante los libros.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión