Despliega el menú
Aragón

aragón

Las empresas de transporte escolar de Aragón avisan de “una posible falta de medios” para atender las rutas

Las limitaciones en la capacidad de los autobuses para cada fase sanitaria implicarían el uso de más vehículos. La patronal se reúne este martes con la DGA.

Imagen de archivo de una ruta escolar de bus.
Imagen de archivo de una ruta escolar de bus.
Rafael Gobantes

El punto final a las vacaciones escolares se acerca de forma inexorable y el arranque del curso ya asoma a la vuelta de la esquina. Pero esta vez el regreso a las aulas será bien distinto: se preparan planes de contingencia por el covid-19, los horarios variarán para parte del alumnado, se aplicarán nuevas metodologías, los recreos serán escalonados y sin juegos en grupo y ya se trazan alternativas en caso de que la pandemia impida, de nuevo, las clases presenciales.

También las rutas escolares se retomarán con novedades, aunque en un número similar a la de otros septiembres. Serán alrededor de 600 las rutas de autobús que recorrerán Aragón, según indican desde el departamento de Educación. En ellas deberán aplicarse ciertas medidas de cara a impedir posibles contagios: “A las empresas que ya prestan el servicio se les ha trasladado las medidas excepcionales que tienen que cumplir, que en este contexto son, fundamentalmente, que se mantenga la distancia de seguridad, el establecimiento de un sitio fijo para todo el alumnado que utilice los servicios y la obligatoriedad de uso de mascarilla por parte de todos sus usuarios y de los monitores a su cargo. Además, en el transporte combinado se deberán delimitar las zonas para los viajeros y las destinadas para el alumnado”.

Si bien el Ejecutivo autonómico no marca una ocupación máxima de plazas, el Gobierno central sí tiene potestad para determinar cuántos pasajeros pueden viajar de forma simultánea. Un aspecto que preocupa al sector del transporte. Juan José Calvo, presidente de la asociación empresarial de transportes interurbanos de viajeros en autobuses en Aragón (Aetiva), reconoce que siguen “a la expectativa de cómo va a afectar al servicio”, ya que la flota “es limitada”. Apunta que es necesario “un marco de actuación preciso, ya que las condiciones sanitarias serán cambiantes y, por ejemplo, en algunas comarcas, ahora mismo, solo puede haber actualmente una ocupación del 50%. Esto supone duplicar la flota para poder dar el mismo servicio”.

La patronal mantendrá este martes una reunión con la DGA, a la que trasladará su preocupación. “Tenemos que pensar que las entradas y salidas de los colegios, que se nos pide que sean escalonadas, seguirán coincidiendo con las de las fábricas. Hay que abordar bien esta cuestión para evitar una posible falta de medios”, resume Calvo.

Mascarilla obligatoria

Educación ha detallado una serie de medidas, entre las que no se encuentra la restricción en el número de plazas por vehículo, un aspecto que depende en última instancia del Ministerio de Sanidad. Entre sus exigencias sí figuran otras como que cada escolar tendrá una plaza asignada que no variará a lo largo del curso. Además, en caso de que el alumnado de una determinada zona comparta trayecto con otros viajeros, el grupo de escolares se ubicará en la parte trasera del autobús, manteniendo el distanciamiento físico, debiendo reservarse para los jóvenes el acceso posterior. 

Por otro lado, en el caso de que miembros de un mismo grupos estables de convivencia (GEC) compartan transporte, deberán sentarse juntos. Asimismo, se deberá organizar, si es posible, la llegada y salida de autobuses de forma escalonada. La orden emitida por Educación matiza que cuando distintos centros escolares compartan transporte, el alumnado del mismo centro escolar se ubicará junto, evitando interacciones entre grupos diferentes. Los monitores deberán llevar mascarilla, herramienta obligatoria para el alumnado a partir de los 6 años.

Las rutas están “prácticamente todas adjudicadas porque el proceso no empieza con el comienzo de curso, se van firmando una vez terminan las adjudicaciones y se contratan por lotes”, explican fuentes oficiales. “El proceso se realiza por libre concurrencia, el Gobierno licita las rutas y son las empresas las que se presentan. Cuando no se presentan, el Ejecutivo hace propuestas económicas para poder solventarlo. Además, el Gobierno de Aragón delega en varias comarcas el transporte escolar, a las que transfiere el dinero del servicio y son ellas las que se ocupan de su organización”, añaden.

Para facilitar la escolarización de los alumnos en el mundo rural, existen unas 600 rutas (250 en Zaragoza, 240 en Huesca y 110 en Teruel), que cubren cada curso más de 54.000 kilómetros y transportan a alrededor de 15.000 alumnos (6.500 en Zaragoza, 6.200 en Huesca y 2.400 en Teruel). Esto supone un desembolso anual de más de 16 millones de euros.

Etiquetas
Comentarios