Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Comedores 'burbuja' y 15 minutos más de recreo para una vuelta "in extremis" en el colegio Joaquín Costa

La dirección de este centro educativo, que en julio ya contaba con un plan de contingencia, lo ha adaptado a las nuevas condiciones establecidas desde Educación. 

El consejero de Educación, Felipe Faci, visita el colegio Joaquín Costa.
El consejero de Educación, Felipe Faci, visita el colegio Joaquín Costa.
Toni Galán

Control de temperatura, alfombras desinfectantes y gel hidroalcohólico. Esta será la primera percepción que tengan los alrededor de 500 alumnos que a partir del próximo lunes, 7 de septiembre, se irán incorporando de manera paulatina al colegio Joaquín Costa de Zaragoza. "En julio configuramos la comisión de trabajo -con representantes del claustro, equipo directivo, actividades extraescolares y familias- y a finales mandamos el protocolo a las familias", ha explicado el director del centro David Garcés. Este documento ha tenido que ser modificado "in extremis" ante las novedades anunciadas la última semana por el Departamento de Educación. 

El consejero de Educación, Felipe Faci, ha conocido este lunes cómo se han articulado los diferentes espacios para una vuelta al cole segura. "Todos tenemos miedo", ha reconocido Garcés, que comenzó en el cargo este verano. No obstante, ha explicado, que se va a ser "compresivos" con las familias y que se les va a "dar tranquilidad". Para ello, el centro contará con un acceso escalonado: a las 8.45 será el turno de Primaria y las 9.00, los de Infantil. Lo harán por diferentes puertas y a partir de 3º de Primaria se pondrá el marcha la iniciativa, al cole sin filas, es decir, los alumnos accederán directamente al aula. "De este modo, podemos evitar las aglomeraciones", ha especificado. 

Todos los pasillos se encuentran marcados en dos direcciones, con un metro y medio de distancia entre ambas, para que los alumnos no se crucen. Al tratarse de un centro con clases de Infantil y Primaria, todos los grupos serán burbuja, es decir, que no se juntarán con los de otras clase. Para conseguirlo, el recreo se ha dividido físicamente y se han estipulado dos horarios. Durarán 45 minutos, 15 más de lo habitual. La intención, explicaron desde el centro, es que tengan tiempo para el lavado de manos y otras medidas de higiene. Los menores almorzarán en el aula. 

Los colegios aragoneses se preparan para abrir su puertas con todas las medidas de seguridad posibles. Es el caso del CEIP Joaquín Costa de Zaragoza. El consejero de Educación del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, lo ha visitado este lunes para conocer las medidas que han tomado para recibir a sus alumnos.

El aula también será utilizada como comedor para los alumnos de Infantil, ya que se consideró que era lo más "adecuado". Para Primaria se han habilitado otros espacios como salas de profesores, zonas de juegos o un gimnasio. "Tenemos dos turnos de comida y garantizamos que tenemos un espacio por grupo burbuja en cada turno", ha explicado Garcés. Los alumnos podrán incluso entrar o salir por el recreo para evitar juntarse la entrada o salida de cada grupo. Cuando haya dos grupos burbuja en el comedor estarán a suficiente distancia, incluso, con separaciones físicas. Garcés ha reconocido que esta organización, especialmente por el tema de la jornada continua, se ha modificado "in extremis". 

Los 31 docentes se incorporarán este martes al centro educativo y se les trasladará todas las novedades. Serán uno más que el año pasado, ya que en 5º de Primaria había 26 alumnos por clase, y el Departamento de Educación ha abierto un aula más y, por ende, articulado un docente adicional, para reducirla. El resto, ha confirmado Garcés, están por debajo de los 25 alumnos.  

Etiquetas
Comentarios