Despliega el menú
Aragón

El juez deja en libertad al 'doctor papaya', el negacionista de la covid detenido en Cuarte

Fue arrestado por incitar al odio y la violencia. Animaba en las redes sociales a pegar un tiro en la nuca a políticos.

Detención de un negacionista de la covid-19 en Cuarte de Huerva.
El detenido, indentificado como R, C. F., de 38 años, es trasladado a Jefatura por la Policía.
Policía Nacional

El conocido en Twitter como @eldoctorpapaya, un negacionista de la pandemia de la covid-19 con miles de seguidores, fue detenido el pasado miércoles en Cuarte de Huerva por incitar al odio y violencia contra los políticos y sanitarios en redes sociales y difundir falsedades sobre el coronavirus haciéndose pasar por un cargo público, según la Policía.

"Mensaje a los que estén pensando en suicidarse. Lamento vuestra situación pero, por favor, antes de hacerlo, cargaos a un político, como por ejemplo, Pedro Sánchez. Ya no tenéis nada que perder". Este es uno de los tuits que publicaba animando a actuar contra políticos, sanitarios o periodistas a los consideraba responsables de "la farsa de la covid". Algunos los señalaba con nombres y apellidos.

Según fuentes policiales, los investigadores tenían la certeza de que el detenido, a quien consideran un peligroso ególatra, podía cometer un acto violento en cualquier momento. De hecho, parece que había anunciado que cuando consiguiera 10.000 seguidores en Twitter (tenía 9.524 el sábado 22 de agosto, el último día que colgó un tuit) cometería un secuestro.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en la localidad zaragozana de Cuarte de Huerva a un negacionista de la covid-19 por incitación al odio y a la violencia a través de las redes sociales.

R. C. F., de 38 años, declaró ante el juez el jueves y quedó en libertad provisional investigado por delitos de usurpación de funciones públicas, amenazas, incitación al odio, a la violencia, delito contra la integridad moral a través de las redes sociales y calumnias contra autoridades y funcionarios públicos.

El sospechoso se presentaba en Twitter como parasitólogo del Instituto de Salud Carlos II "despedido por explicar la farsa covid". Fuentes policiales explicaron que este hombre, a quien consideran un ególatra peligroso, se hacía pasar por un cargo público para llamar a residencias de ancianos, hospitales, clubes de fútbol y medios de comunicación para difundir mentiras relacionadas con la covid. En ocasiones, grababa a los interlocutores y posteriormente manipulaba las conversaciones para lanzar los mensajes que a él le interesaban.

La investigación, coordinada por la Comisaría General de Información de Madrid, comenzó al detectar diferentes perfiles anónimos en redes sociales en los que se difundían mensajes de odio hacia cargos políticos e institucionales y en los que se daba información falsa sobre la situación de la pandemia en España.

Los agentes descubrieron que detrás de todos ellos se encontraba la misma persona quien, para evitar ser detectada, se conectaba a través de servidores extranjeros, y utilizaba tarjetas SIM de otros países que cambiaba con frecuencia.

Entre sus comentarios, por citar algunos, figuran: "Todo esto se solucionaría con un tiro en la nuca a Pedro Sánchez"; "Al colegio de médicos (tuit que ilustraba con una foto de Zaragoza) hay que prenderle fuego y punto"; "Si no tuviera padres, hace meses que habría matado a un covidiota. Son gente ignorante y mala que merece morir".

Igualmente señalaba directamente a profesionales de los medios de comunicación con nombres y apellidos: "¿Alguien sabe donde vive esta rata inmunda?... quiero ir a su casa... y darle un buen susto". De hecho, llegó a amenazar con quemar un periódico de Aragón. También difundió calumnias sobre la Unidad Militar de Emergencias, asegurando que entraban en las residencias de ancianos para asesinarles. Relacionaba la covid con la pederastia y divulgó el texto ‘26 solo’ acompañando a una fotografía de la fachada del Ayuntamiento de León con un pancarta que rinde homenaje a 26 mujeres asesinadas por violencia de género. R. C. F. también mostraba odio hacia los colectivos antivacunas, a los que considera hippies y perroflautas.

Etiquetas
Comentarios