Despliega el menú
Aragón

Sanidad garantiza la seguridad alimentaria tras el brote de coronavirus en las cocinas del Hospital Miguel Servet

El pasado viernes se tuvo conocimiento de un brote de la covid-19 entre los trabajadores de las cocinas del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Por el momento afecta a 12 miembros del personal de esta área que ronda los 200 empleados. Todos están aislados y hay otros trabajadores en cuarentena, a pesar de ser negativos en PCR.

Una de las trabajadoras de la cocina del Servet sirve una ración en un plato.
Una de las trabajadoras de la cocina del Servet sirve una ración en un plato.
Heraldo

El brote de la covid-19 detectado entre un grupo de trabajadores de las cocinas del Hospital Miguel Servet de Zaragoza no ha afectado a la seguridad alimentaria ni al proceso de elaboración de las comidas que se sirven, según ha informado un portavoz oficial del centro sanitario aragonés.

Estas fuentes han explicado que el brote afecta a doce de los trabajadores de las cocinas, que permanecen aislados tras dar positivo a la enfermedad, mientras que otros tres han sido puestos en cuarentena a pesar de que en las pruebas PCR han dado negativo debido a la cadena de contactos mantenida.

Han añadido que estos contagios, de transmisión comunitaria debido a las relaciones interpersonales de los trabajadores fuera del centro hospitalario, no han afectado a la labor desarrollada por los alrededor de doscientos trabajadores de la plantilla de cocinas del Servet, entre pinches, cocineros y personal auxiliar.

Nada más detectarse el brote, las autoridades sanitarias procedieron a realizar pruebas a los afectados, a acordar el aislamiento de los positivos, a realizar un estudio de sus relaciones personales y a ordenar una cuarentena a casos sospechosos que dieron negativo en las pruebas PCR.

El Departamento de Sanidad ha hecho un llamamiento a la calma al descartar la posibilidad de una transmisión del coronavirusa los pacientes del centro a través de las comidas, debido a las severas medidas de seguridad alimentaria y de higiene en el trabajo.

En cualquier caso, las fuentes consultadas han insistido en que el brote tiene su origen fuera del centro hospitalario, en las relaciones personales de los afectados en su vida privada y no en el el proceso de trabajo realizado en las cocinas.

Otras fuentes sindicales han hecho también un llamamiento a la tranquilidad tras insistir en la posibilidad de un contagio comunitario que podría derivarse de las relaciones de convivencia entre varios de los afectados.

Etiquetas
Comentarios