Despliega el menú
Aragón

coronavirus en ARAGÓN

Los incumplimientos marcan el inicio del veto a fumar en la calle en Aragón

Hosteleros de toda España plantean ya acciones legales "de inmediato" y crean una comisión interterritorial.

Un hombre fuma en una de las terrazas del paseo de la Independencia de Zaragoza.
Un hombre fuma en una de las terrazas del paseo de la Independencia de Zaragoza.
Oliver Duch

Los incumplimientos marcaron este martes las primeras horas de la prohibición de fumar en la calle a menos de dos metros de otra persona. Consciente o inconscientemente, muchos se saltaron la normativa, que puede acarrear sanciones de entre 100 y 3.000 euros, según la Ley de Salud de la Comunidad.

Bastaba con salir a la calle o acercarse a una terraza para comprobarlo: compañeras fumando en la puertas del trabajo o vapeando frente a un bar, gente que se paraba en un banco en pleno paseo de la Independencia para acabarse un cigarro, personas que se encendían uno mientras esperaban al bus o al tranvía...

Los hubo, como Luis, que directamente se sentaron en una terraza, puro en mano, como si nada hubiera cambiado. "Me parece una barbaridad. Si me apetece fumar, fumaré", aseveró.

La mayor parte de la población, no obstante, aceptó la prohibición con mejores humos. "A mí, como fumador, me parece un poco drástico. No obstante, vivo en un pueblo, y allí es más fácil poder fumar sin que haya nadie a menos de dos metros", explicó David González desde una de las terrazas de la plaza de España.

Este martes se ha puesto en marcha la norma que prohíbe fumar en la calle y en las terrazas si no se pueden cumplir la medida de distancia de 2 metros. Heraldo TV ha salido a la calle para ver qué opinan los ciudadanos de esta nueva medida.

Quienes huyen de nicotina, en cambio, creen que esta medida será buena "para la salud de todos". "Cuanto menos se fume, mejor. Tendríamos que ir acabando con estas prácticas poco a poco", opinó Guillermo Latorre.

Los hosteleros recibieron desde primera hora el apoyo de la Policía Local. "Han venido y nos han dicho que no dudásemos en llamarles si había algún problema, que no nos enfrentásemos a los clientes", explicó Nacho del Río, encargado de La Lobera de Martín. "Yo, por ejemplo, soy fumador, pero cumpliré las reglas. Las comparta o no, lo acepto", añadió.

No obstante, representantes de las 17 comunidades autónomas plantearon ya este martes "acciones legales" contra la medida y anunciaron la creación de una comisión jurídica interterritorial para canalizar todas las acciones. Los empresarios creen que las medidas "no están justificadas" y critican que no se haya analizado su impacto antes de aplicarlas.

En Huesca, el presidente de la Asociación de Hostelería, Carmelo Bosque, admitió cierta "perplejidad", ya que "se van tomando cada día más medidas sin saber por qué" y sin que nadie hable con el sector. Cree, además, que la situación del ocio nocturno "no tiene nombre", y se pregunta por qué la ciudad de Huesca sigue en fase 2. "Lo entendimos cuando el ascenso del Huesca y las fiestas de San Lorenzo... Pero al final hay que confiar en la sociedad civil", dijo.

Por su parte, el presidente de Teruel Empresarios Turísticos, Juan Ciércoles, criticó que "todas las medidas" adoptadas por la Administración para frenar el contagio por la covid-19 se centren en el sector hostelero, que "parece el culpable" de la propagación de la epidemia. Ciércoles afirmó que la normativa restringe la actividad hostelera, que "no puede ser la pagana" de la pandemia. El dirigente hostelero recordó que ningún otro sector soporta la presión de la hostelería y auguró "muchos cierres" por medidas como limitar el horario de bares y restaurantes o la paralización del ocio nocturno.

El presidente de la patronal turística lamentó, asimismo, que "de vez en cuando" los hosteleros tengan que "hacer de policía" para impedir que los clientes fumen sin guardar la distancia de seguridad, lo que "es un problema" para una actividad basada en el ocio y la relajación. Si la situación no se corrige "será imposible salvar a la hostelería", remachó.

Por su parte, la alcaldesa, Emma Buj, anunció mano dura contra el botellón. Señaló que la Policía Local tiene instrucciones de "peinar" la ciudad para detectar y abortar cualquier botellón, una práctica con la que el Ayuntamiento será "implacable".

Etiquetas
Comentarios