Despliega el menú
Aragón

aragón

El número de hectáreas de regadío crece en Aragón, mientras el consumo de agua se reduce

Según la Encuesta sobre el Uso del Agua en el Sector Agrario (Euasa), difundida recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE)

El número de hectáreas de regadío creció en los dos ejercicios analizados un 1,4%
El número de hectáreas de regadío creció en los dos ejercicios analizados un 1,4%
R. G.

El volumen de agua de riego usado por las explotaciones agrarias aragonesas volvió a crecer. La Encuesta sobre el Uso del Agua en el Sector Agrario (Euasa), difundida recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y referente al año 2018, que se publica de forma bianual, ha mostrado que el consumo de agua fue ligeramente superior al de 2016. Concretamente, el campo aragonés consumió 2.072 hectómetros cúbicos, un 2% más que en 2016. Aunque bien es cierto que, según la Encuesta de superficies y rendimientos de cultivos (Esyrce), presentada por el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), el número de hectáreas de regadío creció en esos dos ejercicios un 1,4%, hasta las 408.757 hectáreas en 2018.

Al aumento de la superficie de regadío se unen las segundas cosechas y el incremento de las temperaturas. Y es que el año 2018 tuvo, según el Informe Anual de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), “un carácter muy cálido en amplias zonas de Cataluña, Valencia, Murcia, Aragón, Galicia, noroeste de Castilla y León y norte del País Vasco y Navarra”.

Sin embargo, “a pesar del crecimiento del número de hectáreas de regadío en los últimos años, de que se están haciendo segundas cosechas y del aumento de las temperaturas, el consumo de agua de riego en nuestra zona se está consiguiendo mantener gracias a la modernización de los regadíos y a la mayor eficiencia de las técnicas tradicionales”, indica César Trillo, presidente de Regantes Alto Aragón. Y es que si se compara la superficie de regadío de 2018, con la de hace una década, esta ha crecido un 9,3%; mientras que el consumo de agua se ha reducido un 4,9%. “Fruto de los esfuerzos del campo”, sentencia el mismo.

De hecho, a pesar de que el tipo de cultivos presentes en la Comunidad aragonesa siguen siendo un obstáculo para implantar técnicas, como la de por goteo, que está considerada como la técnica que mayor eficiencia logra en el consumo de agua, debido a que no es válida para todas las plantaciones, en estos últimos dos años muchos han optado por implantar esta técnica, ya que ha pasado de representar el 9% (230 hectómetros) del agua consumida en 2016, al 11% en 2018. “Es en las zonas de arbolado donde se está optando por el goteo sobre todo”, detalla el presidente de Regantes Alto Aragón. “Concretamente, en las zonas fruteras o de viñas”. 

La aspersión, sin embargo, que como indica Trillo, “también tiene una eficiencia muy alta, aunque no a los niveles del goteo”, en estos dos últimos años ha perdido representación: un 42% (842 hectómetros) del agua consumida, respecto al 44% de 2016.

Continúa siendo el riego por gravedad el que más agua consume en Aragón: un 47%. De hecho, la Comunidad aragonesa destaca por ser la región en la que más volumen de agua usó por esta técnica: 966 hectómetros. Eso, a pesar de que en volumen de agua total es la tercera autonomía que más agua de riego utilizó: un 13,4% del total, por detrás de Andalucía, que usó un 26,9% y Castilla y León, un 14,4%.

Sin embargo, lo más importante es que cada técnica de riego esté bien implantada para garantizar, de esta forma, un consumo de agua eficiente, además de tener en cuenta la meteorología a la hora de analizar los datos. “Unos años llueve más y otros, menos, por lo que hay que tener en cuenta periodos de cuatro o cinco años para ver si realmente está aumentado o no el consumo de agua”, asegura Trillo.

 “Por ejemplo, este verano los consumos están siendo muy altos porque no está lloviendo prácticamente nada. Sin embargo, en primavera los consumos fueron bajísimos porque fueron unos meses muy lluviosos. Estos periodos suelen ocurrir todos los años, por eso es importante conocer qué tiempo ha hecho y como termina siendo el cómputo anual”, indica el mismo. “Este 2020, de hecho, seguramente terminará de forma equilibrada, puesto que se compensará el consumo de ahora con el poco que hubo en los meses de marzo, abril y mayo”.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios