Despliega el menú
Aragón

tendencias

Bisutería floral: joyas vivas, únicas y efímeras

Desde anillos, tiaras, pasadores o cinturones hasta elementos más originales como los ramos joya o las esculturas florales.

Pulsera de Edith Guzmán.
Pulsera de Edith Guzmán.
Heraldo

Aunque no se trata de un concepto nuevo, la realidad es que la bisutería floral no está muy extendida en nuestro país. Sin embargo, cuando uno de estos curiosos elementos se cuela en un evento o pasarela es difícil que pase inadvertido. Esta técnica consiste en la elaboración de accesorios y objetos de adorno que imitan a la joyería tradicional, pero utilizando flores y otro tipo de elementos vegetales en su composición.

Entre las creaciones más habituales encontramos piezas como diademas, broches, anillos, tocados, cinturones, gargantillas, coronas o pulseras, aunque, como explica Myriam Aznar, florista aragonesa y actual directora de la Escuela de Artesanos Floristas de Aragón, se trata de un producto que tan solo se trabaja bajo pedido pues al elaborarse con plantas y flores, el objeto resultante tiene fecha de caducidad. “La cosa cambia si se trabaja con flores artificiales, que suelen ser de cera o porcelana fría. En este caso, el recuerdo puede durar para toda la vida”, advierte.

Tampoco las plantas que se utilizan son las habituales. Entre las más habituales se encuentran la orquídea phalaenopsis, la flor ornithogalum o estrella de Belén, la rosa pitiminí o en miniatura y la gerbera mini, entre otras. “En definitiva, flores más fáciles de manipular y colocar. Este tipo de productos conllevan mucho más trabajo que las creaciones habituales”, resume la experta.

“Se puede hacer prácticamente cualquier cosa, lo importante es la estructura y el diseño sobre el que se trabaje”, explica la experta que suele realizar este tipo de trabajos en su estudio ubicado en la avenida Pablo Gargallo de Zaragoza. “Se suele trabajar sobre una base de alambre y los elementos florales se pueden combinar con todo tipo de pedrería”, afirma Aznar. Entre sus últimas creaciones se encuentran varios cinturones y, lo más habitual, los apliques florales para el pelo.

Sin duda, uno de los elementos más originales que se suele trabajar dentro de esta especialidad son los ramos joya, habituales en bodas y en eventos en los que se quiere tener un detalle especial con los invitados. “Son ramos realizados con todo tipo de broches y pedrería en los que se pueden añadir otros detalles decorativos como perlas, cristales Swarovski, plumas y también flores”, afirma la zaragozana. Un ejemplo fue el que se hizo entrega en la última edición de la pasarela Aguja Goyesca de Zaragoza el pasado año. “En este caso los ramos tenían forma de aguja”, rememora.

Aunque no es aragonesa, para la diseñadora floral mexicana Edith Guzmán, hace tiempo que Zaragoza se convirtió en su segunda casa. “Vine para visitar a un amigo mexicano que lleva muchos años viviendo aquí y me enamoré de la ciudad por su belleza, la tranquilidad y la nobleza de su gente”, explica la artista, que reconoce que también quedó completamente prendada de la celebración de la Ofrenda de flores: “Desde el punto de vista de mi profesión esta celebración me dejó completamente impresionada por la gran cantidad de flores que se ofrecen cada año a la Virgen”.

Conocida por toda Europa por sus trabajos de arte y diseño floral, Guzmán reivindica el origen de estas creaciones desde tiempos inmemoriales. “En sus inicios surgen con fines mágicos y de protección. Los pueblos antiguos se proveían de conchas, piedras o flores para fabricar todo tipo de accesorios”, explica. Y aunque el origen de la bisutería como la conocemos hoy en día se sitúa en los años 20, poco a poco se fue actualizando y transformando gracias al uso de nuevos materiales y adornos en el que las flores no podían faltar: “Éstas se encuentran entre las creaciones más bellas de la naturaleza y desde siempre se han utilizado para embellecer diferentes espacios, así como en el arreglo personal”.

Naturales, preservadas o artificiales

Aunque la bisutería floral es relativamente moderna y lleva pocos años en el mercado, Guzmán asegura que se trata de una tendencia en alza que cada día cobra más fuerza. Se puede trabajar tanto con flores naturales como preservadas o artificiales y aporta una gran versatilidad a todo tipo de ‘looks’. “Está cobrando mucha fuerza sobre todo en eventos y en el mundo de la moda ya que son capaces de aportar desde un aspecto más fresco, natural o discreto hasta un efecto colorido y exuberante”, resume.

Y es que una pieza de bisutería floral no deja de ser una obra completamente única, irrepetible y hecha a mano pues su proceso de fabricación es totalmente artesanal en los que, además, el toque personal del portador entra a formar parte del propio diseño. "Además, estas piezas deben ir acordes con el vestuario, la complexión, la personalidad, la edad y época del año y, sobre todo, con el tipo de evento en el que van a lucirse”, asegura la diseñadora. En su caso, los elementos más solicitados en toda España y Europa suelen ser tanto collares como pulseras, así como el tradicional tocado de Frida Kahlo.

La familia Tiluz

Sin embargo, a pesar de su dilatada experiencia en el ámbito de la bisutería floral, sin lugar a dudas su creación estrella es la familia Tiluz, una línea de trabajo que nace en España al conocer una planta verdaderamente original: la Tillandsia pseudobaileyi, una planta aérea que no necesita tierra para sobrevivir. “Tras observarla un tiempo imaginé la cabeza de una persona con el cabello volando, entonces decidí hacer el cuerpo a proporción de la planta y fue así como surgió el Tiluz, Ti, de Tillandsia, y Luz, por la luz que contiene", resume la artista.

En tan solo un año, la familia Tiluz, como ella misma la denomina, ha crecido mucho. De hecho, hasta la fecha han creado más de 300 figuras de todo tipo, desde cirqueros, pasando por ciclistas, escaladores, bailarines, sirenas o músicos, que han viajado a hogares de toda España y parte de Italia. “Cada una de estas figuras es completamente diferente al resto y prácticamente no requiere de cuidados, tan solo necesita luz natural y ser pulverizada con agua de vez en cuando”, concluye.  

Etiquetas
Comentarios