Aragón
Suscríbete

Los trabajos de rehabilitación de la harinera de Calatayud acumulan 6 meses de retraso

El consistorio bilbilitano ha resuelto el contrato con la dirección de la obra, que ahora asumirá personal municipal.

Las obras de la harinera de Calatayud acumulan ya seis meses de retraso.
Las obras de la harinera de Calatayud acumulan ya seis meses de retraso.
MACIPE

La rehabilitación de la harinera de La Merced en Calatayud, valorada en 1,6 millones de euros, sigue sorteando escollos aunque ya acumula más de medio año de retraso. A finales de julio, el Ayuntamiento, en junta de gobierno, dio el visto bueno a la resolución del contrato de la dirección facultativa de las obras con el arquitecto Fernando Bayo para que el antiguo edificio industrial, que cerró sus puertas en 1974, pueda acoger un proyecto de innovación en fotónica y óptica.

Según el concejal de Urbanismo, José Manuel Gimeno, se trata de una "decisión dura", pero "justificada" para "salvaguardar los intereses" del Consistorio. En este sentido, el edil popular tacha la actual demora, en la que hay que incluir la paralización forzada por el estado de alarma, de algo "injustificable". "Sabemos que las restauraciones son complejas, pero no quita para que se dé una falta de agilidad en resolver ciertas incidencias", argumenta Gimeno.

Ahora serán los arquitectos municipales los que asuman la dirección de los trabajos con el objetivo de «ejecutar el proyecto que ganó el concurso de ideas con los menores cambios posibles» y evitar las continuas modificaciones "no justificadas ni técnica ni económicamente".

"Queremos impulsar las obras, agilizar la intervención y ajustarnos a las características del proyecto que ganó el concurso y que presentó la propia dirección", estima Gimeno, quien recuerda que a los 15 días ya se solicitó el primer cambio. Así, explica que la decisión también se toma con vistas a que es una obra que tiene que acabar albergando el proyecto de fotónica y óptica que apadrina la Fundación Incyde de las Cámaras de Comercio, y que financia con 500.000 euros el programa Feder 2014-2020. 

En la misma sesión se desestimó dejar sin efecto la aprobación de la única modificación que sí se respaldó: conservar los antiguos canales de derivación que abastecían el edifico hasta 1974. "Se hizo porque se consideró de valor y no modificaba el proyecto, sino que lo enriquecía", apunta. Dicho cambio consistía en reducir a la mitad los cerca de 600 metros cuadrados de aparcamiento para dejar a la vista la infraestructura hidráulica.

Un plazo de un año

Tras la finalización del estado de alarma y un periodo para poner todo el proceso en marcha, la intervención lleva en marcha ya unas siete semanas, en las que se ha avanzado tanto en el interior, como en las cubiertas y fachadas. El proyecto de obras se aprobó en octubre de 2018 y las obras, adjudicadas a la UTE Joca-Peñalosa por 1,6 millones de euros, comenzaron en febrero de 2019. Su plazo de ejecución era de 12 meses.

Cuando termine, la antigua harinera de La Merced será la sede de un centro de formación e innovación tecnológica que acogerá proyectos empresariales nacientes para su desarrollo, lo que se entiende como una incubadora de iniciativas para desarrollarlas y que tomen cuerpo. Se trata de una iniciativa en la que colaboran la Cámara de Comercio de Zaragoza, Ibercaja, Endesa y el Clúster aragonés de la energía

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión