Despliega el menú
Aragón

Aromáticas en vez de antibióticos

Investigadores desarrollan el uso del timol, sustancia presente en los aceites esenciales que están en el tomillo y el romero, como biocida natural.

[[[HA REDACCION]]] 0_arruebo.jpeg
Investigadores aragoneses que han desarrollado apósitos de biocida natural.
Universidad de Zaragoza

Un grupo de investigadores de la Universidad de Zaragoza, pertenecientes al Instituto Universitario en Nanociencia de Aragón (INA Unizar), liderado por Silvia Irusta y Manuel Arruebo, junto con Gracia Mendoza, del Instituto de Investigación Sanitaria Aragón (IIS Aragón), y también algunos de ellos al CIBER-BBN, en colaboración con el grupo de Lluís Luján de la Facultad de Veterinaria, han hallado, tras cuatro años de investigación, una nueva aplicación en la que emplear el tomillo y el romero. Se trata del empleo del timol, una sustancia presente en los aceites esenciales de estas dos plantas aromáticas, como un biocida de origen natural. "El objetivo es tratar de sustituir el uso de antibióticos por biocidas de origen natural para evitar las resistencias causadas por un uso masivo", explica Manuel Arruebo.

¿En qué ha consistido el experimento? "Lo que hemos hecho es generar unos apósitos (tiritas) que liberan timol, apunta el científico, que se han validado en cultivos bacterianos y han demostrado que son capaces de reducir las infecciones bacterianas sin perjudicar a las células de la piel", detalla el investigador.

El estudio, de cuyo resultado se han hecho eco revistas internacionales de prestigio, se llevó a cabo infectando deliberadamente una herida tópica creada en el modelo animal con un patógeno común en infecciones bacterianas cutáneas y en infecciones asociadas a implantes. Sobre dichas heridas se aplicaron los apósitos liberadores de biocidas de origen natural y se consiguió reducir la carga bacteriana presente sin mostrar signos de irritación o de inflamación en el tejido adyacente. "Aunque las dosis de biocidas de origen natural tengan que ser superiores a las dosis equivalentes de antibióticos, otra de las ventajas de este tipo de biocidas es que son menos tóxicos que otros antisépticos de tipo químico más comunes como la clorhexidina", incide.

Además, el uso de antibióticos favorece el desarrollo potencial de resistencias, por lo que este tipo de alternativas pueden suponer una solución a las mismas, un aspecto que se ha convertido en algo crucial y contra el que trabajan las autoridades sanitarias tanto médicas como veterinarias. De hecho, aunque el experimento se ha enfocado a la salud humana, "el modelo podría extrapolarse al mundo animal", subraya Arruebo.

Una alternativa

Estudios como este pueden suponer un importante impulso a un tipo de cultivo que, si bien de forma paulatina, comienza a abrirse paso en las tierras en el que durante décadas ha reinado el cereal. Iniciativas como las de Fundación Térvalis (Teruel), Agricultores de Luesia, Destilería artesana Savia Íbera (Berbegal), Fundación Atades Huesca, David Escribano, agricultor ecológico de aromáticas (Grisel), Cooperativa San Licer (Zuera) y Aromas del Gállego (Ayerbe) son ejemplo del trabajo que se realizan en esta línea.

Etiquetas
Comentarios