Despliega el menú
Aragón

estafa

Una trama internacional de chiringuitos financieros atrapa a 23 inversores aragoneses

La organización internacional desmantelada por la Guardia Civil ha estafado 27 millones a 472 inversores en toda España.

Las apuestas prometen dinero fácil, pero pueden ser la ruina de una generación.
Las apuestas prometen dinero fácil, pero pueden ser la ruina de una generación.
HERALDO

La operación Alibi, llevada a cabo hace dos semanas por la Unidad Central de la Guardia Civil contra una organización criminal dedicada a estafar a través de inversiones en valores bursátiles, tiene a 23 aragoneses entre sus 472 víctimas.

La compleja investigación para desmantelar la trama se inició en 2013, pero los detenidos quedaron en libertad provisional, situación que aprovecharon para seguir delinquiendo. Según las indagaciones policiales y judiciales, a lo largo de este tiempo habrían logrado un botín de 27 millones de euros. No obstante, esta cantidad podría ser superior, ya que solo en 2019 se presentaron 69 nuevas denuncias de perjudicados que perdieron más de 3,2, millones de euros.

La operación se ha saldado de momento con cuatro personas detenidas en Barcelona. Tras tomarles declaración, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ordenó el ingreso en prisión de Jorge S. M., de 47 años, Regina M. M., de 68, Marc R. A., de 39, y Carlos G. M., de 45, por presuntos delitos de pertenencia a organización criminal y estafa. Al mismo tiempo, la Policía de Düsseldorf detuvo en Alemania a otras cuatro personas. Un ciudadano de esta última nacionalidad, considerado uno de los cabecillas de la red, fue apresado en Grecia.

No obstante, tal y como explica el abogado zaragozano Luis Alamán, la investigación, en la que ha colaborado la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), sigue abierta puesto que todavía queda por localizar y detener a los principales responsables de la trama y recuperar el dinero estafado.

El fraude consistía esencialmente en manipular acciones de algunas empresas que cotizaban en sistemas multilaterales de negociación(que exigen menores requisitos que los mercados regulados) alemanes, franceses y austriacos en los que invertían las víctimas.

La parte de la organización criminal radicada en Alemania se ocupaba de manipular las acciones, mientras que la española era la encargada de crear ‘call center’, que cerraban pasado un tiempo y abrían con otro nombre para no ser detectados. A través de este sistema de trabajo de márquetin telefónico captaban a las víctimas mediante las conocidas como llamadas frías.

El comercial se identificaba como empleado de una asesoría bursátil, supuestamente ubicada en Países Bajos, Reino Unido o Alemania. Primero ofrecía invertir en mercados secundarios con grandes expectativas de rentabilidad, a cambio de unos honorarios de un 5%, e incluso el primer año, gratis. Con la información falsa que les proporcionaban y tras continuos contactos telefónicos con promesas de grandes beneficios, conseguían que las víctimas invirtiesen en los valores ofrecidos.

Los interesados tenían una falsa sensación de seguridad por el hecho de que los valores cotizasen en sistemas multilaterales de negociación autorizados, se contactase con ellos en nombre de empresas de asesoramiento ubicadas en el extranjero creadas ad hoc para aparentar solvencia y que la inversión se realizase a través de sus propias cuentas de valores.

Los investigados mantenían artificialmente el valor de las acciones vendidas y, llegado el momento, dejaban caer a la empresa y provocaban la pérdida de la inversión y la consumación de la estafa. "Ese era el momento de sustituir esta empresa por otra nueva en la que invertirían las futuras víctimas. En total, a lo largo de toda la investigación se ofrecieron valores de 17 empresas extranjeras, creadas en diferentes países", explica la Guardia Civil.

El letrado zaragozano, que también tiene despacho en Barcelona, representa a un nutrido grupo de víctimas de toda España, entre ellas a Carlos del Barrio, portavoz de la plataforma inversionis.com, creada para aglutinar a afectados por este fraude. Esta persona, a la que estafaron 150.000 euros, y el abogado se reunieron en la capital aragonesa con 17 afectados más el día que se produjeron las detenciones.

"Ahora empieza el camino para encontrar a los verdaderos ladrones de esta trama, que se han llenado los bolsillos a costa de inversores que creían falsamente que estaban haciendo operaciones legales", señala el abogado.

Etiquetas
Comentarios