Aragón
Suscríbete

covid-19

Los centros de salud de Zaragoza registran un auge de pruebas de PCR entre menores a raíz de los rastreos

En el barrio de La Jota se han contabilizado tres positivos estos días y Valdespartera triplica los test en una sola semana.

Enfermeros del centro de salud de Torrero hacen el rastreo de contactos.
Enfermeros del centro de salud de Torrero hacen el rastreo de contactos.
José Miguel Marco

La atención pediátrica se ha disparado en determinados centros de salud de la capital aragonesa a consecuencia de los rastreos de contactos que se llevan a cabo. En Valdespartera este viernes se hicieron alrededor de 15 pruebas PCR, entre tres y cinco veces más que las que se solían llevar a cabo una semana antes. Por su parte, en el barrio de La Jota ya se han contabilizado tres positivos de menores en los últimos días.

"En la primera oleada no teníamos capacidad para hacer los test y ahora sí", explicó Lourdes Palacín, pediatra y vocal del sindicato CESM Aragón. A consecuencia de ello, recalca, esta semana se han diagnosticado los primeros casos en menores en varios centros Atención Primaria de Zaragoza, tres de ellos, en el barrio de La Jota. "El miércoles saltó la alarma con el primer positivo, el jueves hubo otro y el viernes hemos tenido constancia de otro menor positivo del barrio", subrayó.

Estos casos supondrán que la próxima semana se incrementen de manera significativa las pruebas PCR a niños. Además, dos de ellos acudían a sendas guarderías, por lo que se harán pruebas a todos sus compañeros de aula, generalmente, unos diez. Sin embargo, puntualizó Palacín, no todas serán en el centro de salud de La Jota, puesto que algunos de ellos residen en barrios colindantes.

En el centro de Atención Primaria de Valdespartera también se han disparado las PCR. Este viernes se hicieron a unos 15 menores. "Con el control de contactos estamos saturados", reconoció la pediatra Eva Jiménez, al tiempo que detalló que esta semana solo uno de los niños ha dado positivo. "Ahora hay que esperar a los resultados de las pruebas de esta semana", explicó. Uno de los problemas que detectan, además del incremento de contactos y la imposibilidad de atender toda la demanda, es que los resultados de las pruebas llegan con más retraso. "Antes estaba en menos de 24 horas y ahora están tardando entre 36 y 48 horas", confirmó.

El director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, indicó que la mayoría de los casos en niños están ligados a "brotes familiares". "En cuanto entra el virus en una familia con niños, se contagian porque hay contacto. Esto provoca un incremento de brotes en niños", recalcó. Unos casos –destacó– que tienen unas características generalmente muy definidas: escasa levedad y transmisión limitada. Aunque todos los casos son importantes, la mayor preocupación para Salud Pública radica en los contagios entre personas de mayor edad.

Según el último boletín epidemiológico de la comunidad aragonesa, emitido el pasado jueves, menos de un 7% de los contagios se producen entre menores de edad, aunque un niño falleció en el mes de mayo. Se trataba, confirmó Falo, de un pequeño que "tenía una situación comprometida previa".

La vocal de CESM, Lourdes Palacín recordó que la mayoría de los niños "son asintomáticos o tienen poca sintomatología". Razón por la que durante los momentos más duros de la pandemia su diagnóstico era "anecdótico". Ahora la situación es diferente y se intentan controlar todos los contactos de los positivos, lo que conlleva más test, pero también una mayor saturación de los centros de salud.

Saturación en Primaria

"La población tiene la percepción de que estamos cerrados, pero no es la realidad", especificó Palacín. Apuntó que, tanto en pediatría como en adultos, se hace un cribado por teléfono y se atiende presencialmente a aquellos que lo necesitan: "Seguimos con las vacunaciones, las revisiones y el resto de atenciones". Una situación que se repite en enfermería, que mantienen su trabajo habitual y se les añaden las pruebas PCR. "No hay personal suficiente", lamentó Palacín. Una cuestión que también reconocieron en el centro de salud de Valdespartera: "Si en marzo la presión estaba en los hospitales, ahora está aquí".

La Federación Aragonesa de Sindicatos y Asociaciones de Médicos Titulares y de Atención Primaria (Fasamet) también incidió en este problema: "Toda la presión está actualmente en Atención primaria y, además, la mitad de la plantilla están de vacaciones". La mayor carga, recalcaron, se encuentra en la zona de Delicias, Valdespartera o La Jota. Fuentes del sindicato explicaron que hasta ahora los rastreadores trabajaban de lunes a viernes, con una persona de guardia que los fines de semana llamaba para dar los resultados. "La intención es reforzar los equipos con trabajadores sociales y que funcionen también los fines de semana", detallaron.

El gerente del Salud, Javier Marión, anunció el pasado jueves la contratación de trabajadores sociales para reforzar los rastreos que en estos momentos están permitiendo controlar buena parte del origen de los contagios. "Nos parece adecuado y más si tenemos en cuenta que la bolsa de enfermería está vacía", aseveró Delia Lizana, representante de Sanidad de CC. OO. Aragón, quién recordó que ya hay trabajadores sociales trabajando para el Salud, tanto en Atención Primaria como en los centros hospitalarios.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión