Despliega el menú
Aragón

Covid-19

Nuevos casos de coronavirus en Zaragoza capital, Calatayud y Tarazona ponen en alerta a la provincia

El positivo de un trabajador del matadero de Mercazaragoza obliga a confinar a varios empleados.

Varios vecinos de Santa Cruz de Grío, este sábado con mascarilla en la localidad
Varios vecinos de Santa Cruz de Grío, este sábado con mascarilla en la localidad
Macipe

Nuevos casos de coronavirus en Zaragoza capital, Calatayud, Tarazona, Santa Cruz de Grío, Sádaba y Caspe han puesto en alerta a la provincia de Zaragoza, que ha sumado alrededor de 150 contagios en una semana, un 51,8% del total de la Comunidad. El Consistorio zaragozano confirmó ayer un positivo en un trabajador del matadero de Mercazaragoza. Se trata de un joven de 28 años que permanece aislado en su domicilio, donde será monitorizado por el Salud. El trabajador acudió a los servicios de prevención de Mercazagoza, donde le detectaron síntomas compatibles con la covid-19 y le derivaron al 061.

Tras confirmar el diagnóstico con una prueba PCR se procedió a realizar el rastreo de contactos. Según informaron desde el Ayuntamiento, que trabaja en coordinación con la consejería de Presidencia, los trabajadores más próximos fuera de la actividad laboral han sido apartados temporalmente de sus puestos y permanecerán controlados en vigilancia activa durante los próximos días hasta que se les realicen los test y se descarten posibles contagios.

Las autoridades sanitarias, aseguraron desde el Consistorio, han garantizado que no existe riesgo para la cadena alimentaria. Está previsto que la actividad del matadero, que hasta ahora no había registrado ningún caso de coronavirus, se mantenga con normalidad a partir de mañana. 

Fuera de la capital, preocupa el centro de discapacitados de Amibil de Calatayud. Cuatro usuarios y ocho trabajadores permanecen aislados en la localidad tras el positivo de una empleada que estuvo en contacto con personas contagiadas en el brote de Sádaba.

Son aquellos con los que tuvo un contacto más estrecho el pasado lunes, el único día que estuvo trabajando en el centro, y en el que portó una mascarilla FPP2.

Según fuentes de la entidad, las primeras pruebas se realizaron el viernes por la tarde. Se hicieron únicamente a aquellos trabajadores que habían tenido un contacto más estrecho, aunque los responsables pidieron desde un primer momento hacer test a todos los usuarios y miembros de la plantilla. Desde el jueves, todos los afectados han estado en cuarentena: los empleados en sus casas, con la baja médica, y los integrantes de la asociación, en la residencia que Amibil tiene en la ciudad, junto a su centro de día.

Al parecer, la pareja de la primera trabajadora afectada, que permanece confinada en su domicilio de Calatayud, fue quien desarrolló los síntomas, que luego tuvo ella y que se confirmaron con los resultados de la PCR. 

Desde la asociación explicaron que los usuarios están "perfectamente" y que no han dado muestras de tener la enfermedad. "Todos los días se hacen mediciones de oxígeno y tomas de temperatura, y hasta ahora no habíamos tenido ningún cambio relevante", explicó Daniel Pérez, presidente de Amibil.

La directora de Amibil, Lucrecia Jurado, aseguró que se ha estado en contacto con Salud Pública, el Ayuntamiento y el centro de salud de la ciudad. "Tenemos un plan de contingencia en el que se incluye desde zonas de aislamiento, materiales de protección y procedimientos", expuso ayer. Por el momento, se encuentran a la espera de resultados. De ser negativos, las pruebas tendrán que repetirse dentro de 10 días.

Treinta casos en estudio

En Tarazona, alrededor de una treintena de personas permanecen aisladas tras confirmarse el positivo de un vecino de la localidad que trabaja en el hospital Reina Sofía de Tudela. Este último acudió al centro de salud de Tarazona al encontrarse mal y presentar síntomas compatibles con la covid-19. Él mismo proporcionó una relación de los familiares, amigos y vecinos con los que había estado en contacto, a los que se les ha hecho una PCR.

Al haber hecho uso del polideportivo municipal, el Consistorio también analizó las cámaras de vigilancia para detectar, como marca el protocolo, a todas aquellas personas con las que había estado en contacto durante más de 15 minutos a menos de 1,5 metros de distancia. Las instalaciones, que se desinfectan cada hora, según precisaron desde el Ayuntamiento, permanecieron cerradas 12 horas para hacer una limpieza a fondo.

En Caspe siguen apareciendo nuevos positivos a diario. El viernes se registraron seis, un dato que se incrementará en las próximas horas, ya que, como confirmó su alcaldesa, Pilar Mustieles, "se hacen PCR de lunes a domingo". Solo en este municipio hay ya 40 casos activos. Todas estas personas permanecen aisladas en sus viviendas por precaución. "No soy pesimista ni optimista. La prioridad ahora no es salir de la fase 2, sino que todo esté controlado. Evidentemente, preocupa la ralentización que puede suponer para la economía de Caspe, pero lo que me alarmaría más sería que la situación estuviese desbocada", dijo.

La prioridad, controlar el foco

Sádaba, por su parte, continúa haciendo test para frenar el brote originado hace ya una semana en una cena de amigos. El centro de salud de la localidad hizo ayer alrededor de 35 PCR. Hoy se conocerán más resultados, por lo que los 13 casos del viernes podrían aumentar.

La comarca de las Cinco Villas, además, presentará hoy en Ejea de los Caballerosun plan de contingencia con recomendaciones y medidas para frenar la expansión del virus. Por el momento, se sigue recomendando extremar la precaución y evitar desplazamientos innecesarios.

La previsión es que los bares y restaurantes de Sádaba, cerrados desde el pasado jueves por precaución, puedan reabrir a partir de mañana. No obstante, el alcalde de la localidad, Santos Navarro, recalcó que todo dependerá de la evolución de los contagios.

"Estamos los cinco aislados"

El temporero residente en Santa Cruz de Grío que dio positivo el viernes en coronavirus, un senegalés de 24 años, sigue aislado en la vivienda en la que reside en esta localidad. Junto a él están, también en cuarentena, otros cuatro trabajadores de explotaciones agrícolas de la zona, que están a la espera de los resultados de las PCR a las que fueron sometidos el viernes en el centro de salud de Morata de Jalón.

"Estamos los cinco en casa y nos encontramos bien. Ni él ni nosotros tenemos ningún síntoma ni malestar", explicó Abdul, uno de los compañeros del primer diagnosticado. El joven, aseguró, "estaba para irse a Almería" –donde trabaja habitualmente– porque "no había encontrado mucho trabajo, solo algo puntual en pueblos cercanos, y no mucho porque la campaña de la cereza ha sido muy mala". Según ha podido saber HERALDO, el diagnosticado lleva apenas un año en España y no tiene documentación en regla.

Fuentes conocedoras del caso detallaron que el joven fue acompañado el lunes por una vecina al consultorio de Santa Cruz al encontrarse con malestar y el miércoles fue trasladado por otro vecino hasta Morata, donde le hicieron la correspondiente prueba. El viernes fue comunicado el resultado positivo y ese mismo día se les hicieron las pruebas al resto de inquilinos y a los otros dos vecinos que habían estado en contacto con él. 

El alcalde de la localidad, Raúl Cubero, indicó que les sacan la basura y les llevan comida, ropa y lo que necesiten "para que no tengan que salir". Recordó, en este sentido, que la localidad no está confinada, pero sí se ha recomendado a los vecinos que salgan lo imprescindible

Etiquetas
Comentarios