Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Elvira Mayordomo, investigadora de Universidad de Zaragoza, elegida para dirigir la asociación europea de computación

"Es un reto que afronto con mucha ilusión", señala la investigadora en Ciencias de la Computación y Tecnología Informática del I3A (Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón). Es la primera española en asumir este cargo.

Elvira Mayordomo, investigadora de Universidad de Zaragoza
Elvira Mayordomo, investigadora de Universidad de Zaragoza
Unizar

Elvira Mayordomo, investigadora en Ciencias de la Computación y Tecnología Informática del I3A (Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón) en la Universidad de Zaragoza, ha sido elegida para dirigir la Asociación Científica Computability in Europe (CiE).

"Es un reto que afronto con mucha ilusión, por todo lo que la asociación me ha ayudado en mi investigación, tanto como foro donde presentar mis resultados como por todas las ideas y contactos que me he traído de sus congresos. Ahora quiero devolver algo de esto contribuyendo a que la asociación siga creciendo", comenta Mayordomo, licenciada en Matemáticas y postgrado en Informática.

Recuerda que acaban de celebrar su conferencia anual y "en medio de una pandemia mundial tenemos multitud de ideas para que nuestra investigación ayude a la resolución de esta crisis y, además, hemos reedescubierto durante el confinamiento que la investigación es libertad".

En momentos tan complicados como el actual, debido a esta pandemia por coronavirus SARS-CoV-2, Elvira Mayordomo destaca los retos científicos que tiene por delante la computabilidad, relacionados con la Biología y las Ciencias de la salud que, en estos momentos, son particularmente relevantes.

La computabilidad es la habilidad para resolver un problema mediante un algoritmo. Alrededor de la gran pregunta de encontrar y aprovechar los límites de los ordenadores y los algoritmos, la computabilidad busca respuestas entre la Informática y las Matemáticas, con muchas ramificaciones en Ciencia e Ingeniería que incluyen Biología y Física y para promover la investigación en esta rama se creó en 2005 la CiE.

El fundador de la computabilidad es Alan Turing, a quien esta investigadora del I3A define como “un investigador excepcional y polifacético que no ponía etiquetas ni barreras”. Subraya el espíritu inclusivo de Turing, quien exploró los límites de la computación con su máquina, fue precursor de la inteligencia artificial con su test de Turing e hizo contribuciones a la Biología y al estudio de los sistemas de reacciones químicas que hoy están muy cercanos a la computación bioinspirada.

Sobre el papel de la investigación en computabilidad en esta crisis de la covid-19, Mayordomo se refiere a la filogenia computacional y de secuenciación de ARN. “Todos hemos leído en los periódicos -explica- que es importante conocer la evolución del virus en su expansión en la población, incluso nos han mostrado estudios que reflejan cómo algunas variantes del virus tienen mayor letalidad que otras”.

En las bases de datos aparecen sólo unas 55.000 secuencias completas del ARN del virus que causa la enfermedad, cuando el número de casos diagnosticados, en general a través de fragmentos de dicho ARN, sobrepasa los diez millones. Y si se consulta el árbol filogenético que refleja cómo ha evolucionado dicho virus, se ve que está hecho sólo a partir de unas 3.000 de estas secuencias completas.

La primera razón de esta información tan limitada es el coste de encontrar el árbol evolutivo o filogenético que mejor explique la evolución del virus. “Se trata de un problema de los que denominamos intratables computacionalmente hablando y resolverlo completamente no es viable”, apunta la nueva presidenta de Computability in Europe. Contar con algoritmos que se acerquen a una solución y que sean suficientemente escalables para trabajar con esas 55.000 secuencias de unas 30.000 bases cada una es un reto en el que trabajan muchos investigadores.

La asociación ha tenido dos presidentes y dos presidentas. Elvira Mayordomo es la primera española que asume el cargo. “Desde CiE somos muy conscientes de la menor presencia de mujeres en la investigación en computabilidad”, comenta. Menciona la importante diferencia entre el número de mujeres que empieza los estudios de doctorado y las que terminan trabajando en investigación, una diferencia mucho mayor que en el caso de los hombres.

Etiquetas
Comentarios