Despliega el menú
Aragón

Lambán asegura que los impuestos en Aragón "no se van a tocar"

El presidente de aragonés ha recordado que los pactos que hicieron posible su investidura contemplan esa regla y aluden a la búsqueda de una armonización entre las comunidades al no ser "razonable" que haya fenómenos de dumping fiscal que den más oportunidades a unos territorios frente a otros.

Javier Lambán
Javier Lambán
Heraldo

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha asegurado este martes que los impuestos en la Comunidad no se van a tocar, "ni para subirlos ni para bajarlos", y que la unificación de algún impuesto verde no irá más allá de tratar de compensar modificaciones a la baja de otros tributos relativos al medio ambiente.

En un coloquio digital organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y Deloitte, el presidente de Aragón ha recordado que los pactos que hicieron posible su investidura contemplan esa regla y aluden a la búsqueda de una armonización entre las comunidades al no ser "razonable" que haya fenómenos de dumping fiscal que den más oportunidades a unos territorios frente a otros.

Ha subrayado que las empresas aragonesas soportan una presión fiscal inferior a la media española y que su Gobierno lo que contempla es "dejar los impuestos como están".

En todo caso, respecto a las subidas anunciadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para Lambán está claro que los dos próximos años serán de gastos e inversiones en los que la preservación de los equilibrios del déficit y la deuda no van a ser la prioridad, pero habrá que buscar fórmulas para financiar ese gasto, aunque desconoce si pasarán por algún tipo de reforma fiscal, para que dentro de dos o tres años España pueda tomarse "absolutamente en serio" la reducción del déficit, hasta su eliminación, y de la deuda.

En todo caso, ha advertido de que cualquier reforma fiscal que se afronte tendrá que tener en cuenta evitar los perjuicios para la inversión y las empresas, "cuyo vigor, salud y compromiso van a ser fundamentales para superar la situación".

Además, se ha referido a los brotes de covid-19 que han llevado al Gobierno a ordenar el retroceso a la fase 2 a cuatro comarcas -La Litera, Cinca Medio, Bajo Cinca y Bajo Aragón-Caspe- vinculados a la recogida de la fruta, y ha admitido que a pesar de las medidas tomadas no se ha sido todo lo eficaz que se debía y que tendrá que servir de aprendizaje para futuras campañas, para que el sector no se asocie a noticias negativas.

Lambán ha insistido en que es fundamental que no se instale entre la ciudadanía la falsa sensación de seguridad al haberse acabado el estado de alarma, porque la crisis sanitaria no ha terminado y no se dejará atrás hasta que haya una vacuna o antivirales suficientemente efectivos.

Así, ha asegurado que el sistema sanitario aragonés está preparado para detectar y controlar los brotes, pero evitar que se produzcan no está en manos de los poderes públicos y depende de la responsabilidad de todos los españoles.

También ha garantizado, respecto a la exclusión de la enseñanza concertada de las ayudas acordadas en la Comisión del Plan de Reconstrucción Social tras la covid-19, que los pactos de su investidura recogen el compromiso a respetarla escrupulosamente y que los alumnos de estos centros tendrán exactamente los mismos derechos a la protección de su salud que los de la pública.

Lambán también se ha referido a sus discrepancias respecto al reparto del fondo de 16.000 millones a las comunidades al no tener en cuenta el coste efectivo de la prestación de servicios como la educación o la sanidad, que en Aragón puede ser tres o cuatro veces más que en los territorios más poblados.

Esa posición es la que Aragón defiende respecto de la financiación autonómica, que si se atiene a criterios fundamentalmente demográficos genera una España "a dos velocidades" y eso es incluso inconstitucional, ya que de ese modo la igualdad entre españoles "no está en modo alguno garantizada".

En cuanto a la gestión del Ingreso Mínimo Vital por parte de País Vasco y Navarra, ha aseverado que "es cada vez más preocupante el tratamiento de privilegio" que se da a determinadas comunidades, algo que el resto de autonomías han llevado "con resignación" durante muchos años y cada vez con más "incomodidad".

Ha lamentando que esa decisión obedezca a una cuestión puramente política y que el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, lo justificara en las excelencias en la gestión de estas dos comunidades respecto a las demás, lo que hizo sentir a los servicios sociales de Aragón "francamente insultados y molestos".

En todo caso, en lo que respecta a la crispación política en Madrid, se ha declarado "más optimista" que hace algunas semanas por los movimientos de Ciudadanos, e incluso del PP aunque se resista más la búsqueda de pactos, y también del PSOE, lo que le hace "albergar más esperanzas" e insistir en que se haga realidad "de una vez" la anteposición del interés de España al de los partidos.

Lambán ha destacado que España necesita "revitalizarse", como el medio rural, con un gran proyecto compartido por todos, pero hacerlo con fuerzas políticas que no creen en España es "un empeño bastante vano" y deben afrontarlo las fuerzas que creen en el proyecto común. "Nadie que crea en España puede escabullir el bulto" en el llamamiento a grandes pactos, ha concluido. 

Etiquetas
Comentarios