Despliega el menú
Aragón

La Federación Aragonesa de Familiares de Enfermos de Alzheimer espera abrir en breve todos sus centros de día

El Departamento de Ciudadanía y Servicios Sociales de la DGA ha suscrito un nuevo convenio de colaboración de 50.000 euros con la entidad.

María Victoria Broto y Cheles Cantabrana, este martes, en la firma del convenio de colaboración.
María Victoria Broto y Cheles Cantabrana, este martes, en la firma del convenio de colaboración.
Heraldo.es

Después del cierre por la pandemia de los centros de día en los que se atiende a a las personas con alzhéimer y sus cuidadores, la Federación Aragonesa de Personas con Alzheimer y otras demencias ha empezado a reabrir estos servicios y espera que en breve estén en funcionamiento los espacios especializados de las nueve asociaciones que agrupa. Así lo ha asegurado este martes la presidenta de La Federación Aragonesa de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras demencias (Faral-Alzheimer Aragón), Cheles Cantabrana, con motivo de un nuevo convenio de colaboración que la entidad ha suscrito con el Departamento de Ciudadanía y Servicios Sociales de la DGA destinado a apoyar la labor de cuidado y atención que estas entidades brindan tanto a los pacientes que sufren esta dolencia como a su entorno.

La situación de las personas con alzhéimer y de aquellos familiares y allegados que les atienden en el día a día se ha agravado con el confinamiento y la imposibilidad de acudir físicamente a sus terapias, aunque se les han facilitado pautas a seguir y ejercicios para que siguieran en la medida de lo posible sus tratamientos y mantuvieran una rutina que favoreciera su calidad de vida. Cantabrana asegura que hablar de esta enfermedad es hacerlo del binomio paciente-persona cuidadora, ya que "los dos los sufren, de una forma diferente, pero intensa ambos". Asimismo, opina que esta crisis sanitaria les ha mostrado "la efectividad de los tratamientos no farmacológicos para mantener la calidad de vida de estas personas y enlentecer el avance de la enfermedad".

El convenio con el Gobierno aragonés supone una aportación de 50.000 euros que, ha explicado Cantabrana, les va a permitir "retomar la apertura de los centros con la necesaria aplicación de los protocolos higiénico sanitarios más estrictos". Desde el pasado 1 de julio ya pueden reanudar la actividad, aunque sin servicio de transporte ni comedor. Precisamente el de Afedaz en Zaragoza volvió a recibir usarios en el marco de esta nueva normalidad este pasado lunes. "Hay otras instalaciones que están prerapando su apertura porque las familias lo están demandando y lo necesitan. Las terapias farmacológicas se pueden mantener en el hogar y el servicio de ayuda a domicilio también cumple un papel importante, pero las terapias que se prestan en los centros terapéuticos resultan más eficaces y son mejor recibidas por el paciente que está acostumbrado a este contexto y ambiente", ha subrayado la presidenta de la federación de familiares. En los centros terapéuticos que se integran en esta entidad se atiende a unos 300 enfermos y por los centros de día pasan anualmente unas 1.500 familias.

La consejera de Ciudadanía y Servicios Sociales, María Victoria Broto, ha recordado que a la hora de establecer los criterios de apertura de estos servicios se ha actuado con "prudencia y templanza", teniendo claro que había que anteponer, ante todo, la seguridad. Broto ha hecho hincapié en la eficiencia de las terapias de desarrollo cognitivo y funcional que lleva a cabo esta entidad porque "ralentizan el avance de esta enfermedad".

El convenio rubricado este martes ya fue aprobado por el Consejo de Gobierno el pasado 17 de junio con el objetivo de respaldar un servicio sociosanitario y de apoyo familiar que ofrece durante el día, una cobertura de las necesidades básicas, médicas, terapéuticas, sociales y de relación a la persona con demencia, a la vez que ofrecen un respiro al cuidador.

Coronavirus en Aragón

Coronavirus en España

Etiquetas
Comentarios