Despliega el menú
Aragón

DIMA producirá más de 2 millones de mascarillas quirúrgicas al mes desde Calatayud

La firma bilbilitana ha invertido más de 600.000 euros, ha abierto varias líneas de producción a raíz de la pandemia de covid y espera ampliar plantilla.

La empresa bilbilitana DIMA, dedicada fundamentalmente a la realización de implantes médicos para cirugía, ha adaptado su línea de negocio a la realidad impuesta por la pandemia de coronavirus y ha diversificado su producción. Desde la semana pasada, la compañía ha empezado a producir unas 10.000 mascarillas quirúrgicas diarias con la primera de las dos máquinas que tiene previsto instalar en sus naves del polígono Mediavega. Con la segunda, y tras una inversión superior a los 600.000 euros, esperan alcanzar los 2 millones al mes en función de la demanda. Son modelos desechables, de duración recomendada no superior a las cuatro horas y con tres capas.

"Vamos teniendo encargos de la comarca y de varios sitios más, porque vamos distribuyendo y estableciendo contactos", explica Francisco Farrer, director de la compañía. "El suministro de materias primas ha sido complicado, con precios que se habían multiplicado por 10, y hemos tenido que pulir detalles, porque son máquinas que tienen muchos pasos y hay que ir adaptando", puntualizaba, añadiendo que el segundo dispositivo llegará vía aérea con cerca de 2 toneladas de material. De hecho, las primeras pruebas de fabricación las empezaron a hacer en pleno mes de abril, punto álgido de la pandemia. Ahora, realizan paquetes de 50 mascarillas que incluyen paquetes de 10.

Durante los meses del confinamiento, explican, la empresa tuvo que reorganizar sus instalaciones en tiempo récord para ubicar las nuevas líneas de producción, que se unen a su negocio ya asentado de fabricación de implantes médicos permanentes, para incontinencia, cirugía general y veterinaria. "Nuestra actividad tradicional cayó un 80%, porque se trata de productos de segunda necesidad y todas los quirófanos se habían paralizado", apunta Raquel Hernández, encargada de Recursos Humanos y Gestión de Fabricación. La empresa bilbilitana exporta a más de 60 países.

Ante esa problemática, detalla que tuvieron que recurrir a despidos y ERTE. "Hemos podido recuperar a las cinco personas que fueron al paro y contratar a una más, y esperamos contratar un total de 12", apunta Hernández. En la actualidad, con 35 personas en plantilla, el escenario es bien distinto: "El primer trimestre había sido excepcional, luego llegó el parón y ahora estamos repuntando, los primeros pedidos que nos llegaron fueron de Corea y Taiwán", reconoce.

Además de la nueva línea de mascarillas, DIMA también ha realizado otra inversión para incluir una línea de inyección de piezas plásticas para laboratorio. "Son piezas que se utilizan para las pruebas PCR pero que tienen otras muchas utilidades. Esto no lo hemos hecho por negocio, sino porque había una necesidad. Nos hemos arriesgado", reconocía Farrer. A su vez, y partiendo de la idea del Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón, se han embarcado en la fabricación de pulseras dispensadoras de gel hidroalcohólico, con capacidad para 15 centímetros cúbicos, que se colocan en la muñeca a modo de reloj.

La actualidad del Covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios