Despliega el menú
Aragón

universidad de zaragoza

Arranca la Evau más numerosa de Aragón: un 19% más de alumnos, 83 sedes y más de 500 docentes

Las pruebas comenzarán este martes con metro y medio de separación y el uso obligatorio de la mascarilla. Cinco municipios llevarán a cabo los exámenes en el pabellón municipal para asegurar la distancia de seguridad.

Los mayores de 25 y 45 años hicieron el pasado viernes la prueba de acceso.
Los mayores de 25 y 45 años hicieron hace dos semanas la prueba de acceso.
Universidad de Zaragoza

La Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (Evau) más numerosa, descentralizada y con mayores medidas de seguridad e higiene comenzará este martes en un total de 83 sedes, distribuidas por los distintos campus universitarios y también por institutos y pabellones municipales. Más de 500 docentes corregirán los ejercicios, en los que el uso de mascarilla, la separación de 1,5 metros y la limpieza de manos con gel hidroalcohólico serán una constante. Estos exámenes, además, ofrecerán más opciones a los alumnos con el objetivo de no perjudicar su acceso a la vida universitaria.

La pandemia provocada por la covid-19 pilló desprevenidos a los 7.400 alumnos que se habían preinscrito en la Evau. La incertidumbre fue la protagonista hasta que el campus público anunció que las pruebas se celebrarían entre el 7 y el 9 de julio. Asimismo se acordó aumentar la opcionalidad, por lo que cada alumno podría escoger aquellas preguntas cuya materia le habían impartido de forma presencial en el aula. "Fuimos la primera comunidad que presentó el modelo de deslocalización. Posteriormente se ha ido implantando en otras", recordó el rector en funciones de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral. Las pruebas se harán en 83 espacios entre los aportados por el campus público y los 68 cedidos por el Departamento de Educación, Cultura y Deporte. "El trabajo conjunto con la Consejería ha sido un éxito", reconoció Mayoral.

Además, hizo hincapié en la importancia de aplicar este modelo descentralizado, que aunque supone "más esfuerzo", garantiza que todos los estudiantes puedan presentarse cerca de casa. "De no haber apostado por él, los estudiantes de las comarcas en fase 2 no habrían podido examinarse en ellas", ejemplificó. El objetivo, señalaron desde un primer momento, era reducir la movilidad. Algo de vital importancia si tenemos en cuenta que este año hay un 19% más de participantes, hasta alcanzar los 7.400. Casi la misma cifra que se habían preinscrito en el mes de febrero. Este año, a diferencia de los anteriores, no se ha visto menguada por los suspensos debido a la "flexibilidad" en la promoción y también al mayor tiempo que el alumnado ha tenido para prepararse el curso.

Las directrices para la prueba se basan en la higiene. Para ello, el campus público pide que los alumnos lleguen 30 minutos antes y sin acompañantes. El gel se deberá usar tanto a la entrada como a la salida y el uso de la mascarilla será obligatorio todo el rato. Los alumnos solo se la podrán quitar cuando se tengan que identificar a la entrada con su DNI. Se deberá mantener una distancia de 1,5 metros, no es necesario acudir con guantes y aquellas personas que tengan el pelo largo deberán llevarlo recogido. Durante el primer día, cuando se hacen los exámenes de las materias comunes, los estudiantes tendrán que sentarse siempre en el mismo sitio.

Pruebas en el pabellón

Los centros educativos han trabajado durante el último mes en la adecuación de los espacios para la prueba. "Hemos estado en contacto constante con el presidente y la secretaria de nuestro tribunal", detalló Pilar García, directora del IES Clara Campoamor, donde se examinarán 64 alumnos. Han habilitado tres aulas del edificio que estrenaron recientemente con el objetivo de que los "alumnos tengan una entrada y salida independiente a la del centro". En estas semanas han diseñado los recorridos para que los futuros universitarios no se crucen, se han dispuesto las mesas con distancia de metro y medio y se ha preparado la cartelería. "Hasta el último momento no sabíamos si habría personal de limpieza suficiente", explicó. Para la dirección del instituto esta fue la mayor preocupación de cara a la organización de la Evau, cuya corrección se llevará a cabo por más de 500 profesores.

Como el instituto Clara Campoamor, otros 67 centros iban a convertirse en sedes de esta prueba, sin embargo, cinco localidades han considerado más adecuado que se desarrolle en el pabellón municipal. Esto ocurrirá tras la petición de los institutos Valle del Jiloca (Calamocha), Conde Aranda (Alagón), Ródanas (Épila), Benjamín Jarnés (Fuentes de Ebro) y Tubalcain (Tarazona).

Fuentes del Departamento de Educación señalaron que se autorizaron estas solicitudes para poder "garantizar un mayor distanciamiento social y el cumplimiento de todos los protocolos". Destacaron, además, que la organización de este año, en "total coordinación con la Universidad de Zaragoza", ha supuesto un reto. 

La visión de tres estudiantes

"Tener un mes más para estudiar ha sido un punto a favor"
María Bolea, estudiante del IES Itaca.
-

Por sorpresa. Así pilló a María Bolea, estudiante de 2º bachillerato en el IES Itaca, el cierre de los centros educativos. "No nos los esperamos", reconoce mientras hace un descanso antes de volver al estudio. Al principio, detalla, estuvo muy animada, pero con el paso de los días se fue agobiando. "No sabía cómo iba a ser el fin de curso, cómo iban a calcular las notas ni qué iba a pasar con la Evau", ejemplifica. A todo ello se añadió el confinamiento y, por ende, la imposibilidad de salir de casa. "Al final, con fuerza de voluntad y el apoyo de mis padres, lo conseguí", explica. Conocer la directrices de final de curso y que la Evau se celebraría en julio también ayudó: "Tener un mes más para estudiar ha sido un punto a favor". El confinamiento le sirvió "para centrar las ideas" de cara a su futuro y ahora ya ha decidido que el próximo año quiere cursar el grado en Derecho.

"Los profesores nos han facilitado mucho el hacer tutorías"
Lucía Peyrona, estudiante del IES Medina Albaida.
-

La dificultad de aprender nuevos conceptos de manera ‘online’ y la constancia necesaria para establecer un horario de estudio durante la pandemia fueron algunos de los aspectos que peor llevaron los compañeros de Lucía Peyrona. "Al principio nos agobiábamos un poco porque pensábamos que la Evau se mantendría en las fechas habituales y con las clases ‘online’ no se podía avanzar igual", reconoce esta joven que espera la llegada de este martes con "mucho respeto". Peyrona, que ha estudiado en el IES Medina Albaida, señala la disposición de los docentes: "Nos han facilitado mucho el hacer tutorías". Durante el último mes se ha estructurado un horario de asignaturas para estudiar todo el temario. "Este año, al haber más opciones, lo más seguro es que las notas de corte suban", explica preocupada ante su futuro, el cual espera que sea en las aulas de Derecho.

"La última semana la he dedicado a repasar contenidos"
Virginia Cazo, estudiante del colegio Romareda-Agustinos Recoletos.
-

Virginia Cazo, estudiante del colegio Romareda-Agustinos Recoletos, apela al "último esfuerzo" ante los inminentes exámenes de acceso a la universidad. "Hemos tenido clases ‘online’ durante todo el confinamiento, excepto las dos últimas semanas", señala, al tiempo que incide en que la última la ha dedicado a "repasar contenidos". Destaca que este año han tenido más tiempo para estudiar y hacer ejercicios como a los que se tendrán que enfrentar en los próximos días, pero reconoce que "se está haciendo un poco largo". Es la mayor de tres hermanas y todavía no ha decidido qué va a estudiar el próximo curso: "He cursado el bachillerato tecnológico y me interesa la ingeniería". Recuerda que la nota de corte puede cambiar este año en el que aumenta la opcionalidad del temario y también el número de inscritos.

Etiquetas
Comentarios