Despliega el menú
Aragón

El confinamiento del Segriá leridano deja su impacto en las comarcas limítrofes de Aragón

Los Mossos d'Esquadra desplegan controles en los límites provinciales para reducir la movilidad. Los aragoneses podrán ir al hospital de Lérida y cruzar la zona para ir a la playa por la AP-2 y la A-2.

Control de los Mossos d'Esquadra en el límite entre el Bajo Cinca y el Segriá leridano.

El confinamiento de los 30 municipios y 200.000 habitantes de la comarca leridana del Segriá decretado este sábado por la Generalitat, tras el aumento de casos de coronavirus con 9 focos activos, tendrá un impacto directo en las tres comarcas aragonesas limítrofes, Bajo Cinca, Litera y Bajo Aragón-Caspe. Y es que mantienen una estrecha relación social y comercial con localidades catalanas muy cercanas como Almacellas, Soses, Aitona, Alcarrás o Massalcoreig, cuyos vecinos realizan muchas de sus compras diarias en Aragón.

El Gobierno aragonés evitó pronunciarse sobre la decisión de Cataluña y sobre si tomará medidas adicionales a las adaptadas ya con el regreso a la fase 2 de la cuatro comarcas aragonesas afectadas por los último brotes. En ellas, la curva epidémica se está manteniendo "estable" y, de hecho, este fin de semana será determinante para que puedan retomar la nueva normalidad. Aun así, el viernes, la consejera de Sanidad, Sira Repollés, no descartó recurrir también a confinamientos selectivos para frenar futuros rebrotes.

En el caso de Lérida, este pico está relacionado con contagios producidos en su mayoría en empresas agroalimentarias. En solo una semana, se han registrado 365 positivos en la provincia. La consejería de Salud, que ha recibido críticas por falta de transparencia, comunicó el sábado 155 nuevos casos en Lérida y 400 en toda Cataluña, el doble que el viernes.

Aragón notificó el viernes 31 nuevos casos, 14 de ellos asintomáticos. Nueve correspondían a las comarcas de Bajo Cinca, Cinca Medio y La Litera, mientras que la de Bajo Aragón-Caspe no registró ningún nuevo positivo. Así, estas cuatro zonas en fase 2 sumaban ya 369 positivos.

Viajes por trabajo, permitidos

La principal consecuencia del confinamiento del Segriá para los vecinos aragoneses es que desde el sábado, a las 16.00, ha quedado prohibida la entrada y salida de personas en la comarca leridana, salvo para desplazamientos por motivos laborales. Por ello, desde uno y otro lado podrán seguir acudiendo a sus centros de trabajo. Eso sí, a partir del martes tendrán que llevar consigo un certificado de la empresa si no quieren arriesgarse a una multa.

El viernes, la consejera catalana de Sanidad, Alba Vergés, pidió al Gobierno de Aragón que los ciudadanos oscenses de la zona oriental no acudieran al Arnau Vilanova de Lérida, su hospital de referencia, para proteger al centro ante el aumento de atenciones por covid-19. Sin embargo, desde el mismo departamento aseguraron este sábado que los desplazamientos de pacientes de otras comarcas al hospital estarán permitidos durante el confinamiento, aunque solo los necesarios. Y es que la orden de la Generalitat permite la movilidad hacia el Segrià por motivos sanitarios.

En el Arnau de Vilanova hay 21 personas hospitalizadas (el triple que hace quince días) y seis en la UCI, y se prepara para habilitar una segunda planta para más afectados. Además, ha levantado un hospital de campaña anexo.

El documento publicado por Protección Civil de la Generalitat para precisar las actividades y movimientos afectados por el confinamiento, incluye un apartado específico para aclarar en qué casos se permite cruzar la comarca para entrar o salir de Cataluña hacia Aragón. Una información muy relevante para los miles de aragoneses que pasan por esta zona para ir a la playa.

A este respecto, se deja claro que las restricciones de movilidad no afectan a la circulación por autovías y autopistas cuando el origen y destino sean fuera del Segriá, es decir, cuando se trate un tránsito únicamente de paso y no conlleve utilizar otras vías secundarias. Por ello, los aragoneses que quieran ir o volver este fin de semana de localidades como Salou o Cambrils podrán hacerlo utilizando la AP-2 y la A-2 o dando un rodeo por Alcañiz.

Para garantizar el cumplimiento de estas instrucciones, los Mossos d’Esquadra montaron este sábado controles en puntos cercanos al límite con la provincia de Huesca como la Granja d’Escarp o la carretera entre Serós y Fraga, muy frecuentada para los desplazamientos a algunos destinos de playa y que ahora estará restringida. En toda la comarca leridana se han establecido 25 puntos de control.

Muchos vecinos del Segriá con segundas residencias en la Costa Dorada tuvieron que regresar a casa apresuradamente ya que en su caso se les recomendó permanecer en sus municipios de residencia y limitar la movilidad a lo imprescindible.

Las medidas durarán 15 días

Los aragoneses con familiares en residencias de esta zona de Lérida tampoco podrán verles mientras dure el confinamiento ya que se han prohibido las visitas. Todas estas medidas seguirán en vigor durante un período mínimo de 15 días, según avanzó el consejero de Interior, Miquel Buch.

"Estas últimas horas se ha producido un incremento de contagios considerable para tomar esta medida", justificó el presidente Quim Torra, que pidió "extremar las medidas de precaución". 

Etiquetas
Comentarios