Despliega el menú
Aragón

educación

Los sindicatos critican los cupos de docentes asignados en cada centro para el próximo curso

Todos los equipos directivos recibieron este jueves el plan de contingencia y algunos mostraron públicamente su malestar.

Imagen interior del colegio de la Fuenfresca de Teruel.
Imagen interior del colegio de la Fuenfresca de Teruel.
Jorge Escudero

La mayoría de los sindicatos educativos criticaron las nuevas directrices estipuladas para calcular el número de docentes necesarios en cada centro educativo de cara al próximo curso. Una medida que también ha sido censurada por algunos equipos directivos, provocando incluso la renuncia del director del IES Pablo Gargallo.

"En secundaria los centros cuentan con programas especializados, el PMAR –con hasta 15 alumnos por grupo– y el bilingüismo­ –con 20–", explica Héctor Almazán, delegado sindical de CGT Enseñanza. Con el nuevo modelo, que supone la homogeneización de directrices entre las tres provincias, "la Administración contabiliza que estos grupos están llenos, aunque el centro sepa que hay 13 estudiantes en lugar de 15". De este modo, especifica, hay menos alumnos en los grupos regulares, por lo que "se pierden grupos y desdobles".

Esta situación también ha sido criticada por otros sindicatos como CSIF, quienes alertaron de que el Departamento de Educación está siendo "muy estricto" con el volumen de docentes asignados en los centros, conocido como cupo: "Les pedimos mayor flexibilidad y más ante la situación extraordinaria que vamos a vivir en septiembre". En la Mesa Sectorial celebrada este jueves con la Administración, STEA y CC. OO. también alertaron de que esta distribución de cupos puede suponer "recortes de profesorado y ratios altas". Por su parte, desde UGT esperan a hacer una valoración a que se conozcan los datos definitivos de matriculados en cada centro.

Algunos institutos, entre ellos, el IES Pablo Gargallo también expresaron su malestar respecto a esta negociaciones. "Me parece tan insuficiente la asignación de profesorado como para presentar mi renuncia", explicó Javier Pascual, director del citado centro.

El claustro del IES Benjamín Jarnés emitió un manifiesto en el que lamentó que las primeras negociaciones de profesorado "determinan cupos bajos y ratios altas". Asimismo, criticaron la gestión de esta crisis sanitaria desde el ámbito educativo y explicaron que los docentes se han sentido "ninguneados, desprestigiados y maltratados". Una sensación que también han tenido en el IES Tiempos Modernos, quienes lamentaron en otro escrito público que la Administración dejara a sus trabajadores "desamparados y sin medios". "Estuvimos un mes y medio sin instrucciones. La improvisación en marzo era lógica, pero de cara a septiembre, no", recalca María Cañete, miembro del claustro del Tiempos Modernos. En estos momentos, lo que más le preocupa es la seguridad "de los alumnos, de sus familias y de los docentes".

Todos estos centros educativos recibieron ayer el plan de contingencia para el próximo curso. "Los docentes y equipos directivos deben decidir sobre la organización de una situación excepcional y establecer medidas de prevención en un tema del que no son especialistas y en el que está en juego la salud", detallaron desde el IES Benjamín Jarnés. Cañete aseguró que se necesita un límite normativo claro, un plan de contingencia concreto y un marco legislativo por si tuviéramos que regresar a la enseñanza ‘online’. Ambos centros solicitan a la Administración una reducción de ratios, mayor contratación de profesorado y la equipación de nuevos espacios.

El dilema de la concertada

El reparto de los fondos covid que el Estado dará a las autonomías ha generado un intenso debate después de que el equipo de trabajo nacional excluyera, de momento, a la escuela concertada. En Aragón, el portavoz del PAR en las Cortes, Jesús Guerrero, rechazó "contundentemente" esta decisión y pidió que la educación concertada, que está sostenida con fondos públicos, reciba ayudas en proporción "adecuada y justa" para favorecer un regreso a las aulas en las "mejores condiciones posibles".

Por su parte, desde Podemos Aragón apoyaron la decisión del Gobierno de coalición entre Unidas Podemos y PSOE de que estas cuantías vayan únicamente destinadas a sostener los servicios públicos. Asimismo, recalcaron la importancia de incrementar las plazas en los centros públicos para cubrir todas las necesidades de escolarización así como garantizar unas infraestructuras dignas en los centros.

Etiquetas
Comentarios