Despliega el menú
Aragón

Los jóvenes confinados en el antiguo convento de Caspe reciben el alta

Los diez pacientes infectados con coronavirus permanecían confinados para cumplir con el aislamiento exigido y evitar al mismo tiempo el riesgo de contagio.

La agresión se produjo en la calle de Garía de Caspe.
La agresión se produjo en la calle de Garía de Caspe.
Mari Carmen Ribó

La alcaldesa de Caspe, Pilar Mustieles, adelantó que a lo largo de la jornada de este miércoles recibieron el alta los diez pacientes infectados con coronavirus que permanecían confinados en el antiguo convento de Santo Domingo para garantizar de esta manera que cumplían con el aislamiento exigido y evitar al mismo tiempo el riesgo de contagio.

Siete de ellos, de origen pakistaní, se trasladaron a este edificio municipal el jueves de la semana pasada. Todos ellos, que trabajan en la recogida de la fruta, compartían vivienda en Caspe con otros cinco compatriotas, que dieron negativo en las pruebas PCR. Estos pidieron una solución para no tener que compartir espacios comunes. Después, hasta el antiguo convento de Santo Domingo llegaron tres temporeros más, procedentes de otras localidades de la zona. Los diez volvieron ayer a sus domicilios correspondientes y se reincorporarán a sus puestos de trabajo.

El antiguo convento de Santo Domingo es un edificio municipal, que fue rehabilitado con el objetivo de convertirlo en albergue. Dispone de habitaciones, con baño privado, además de distintos salones. La regidora recordó ayer que el Ayuntamiento puso este inmueble a disposición de Salud Pública y asumió, junto con la comarca del Bajo Aragón-Caspe y otros municipios afectados, los gastos de la estancia. Una empresa de cáterin les llevó la comida durante el tiempo que se prolongó el confinamiento. Agentes de la Policía Local y la Guardia Civil intensificaron la vigilancia.

A partir de este momento, según adelantó Mustieles, la idea es que el antiguo convento de Santo Domingo quedará libre, de manera que se pueda proceder a la limpieza y desinfección de las habitaciones: "Estará preparado por si volviera a hacer falta, en caso de que hubiera otro repunte". "Yo creo –mencionó la alcaldesa– que por parte de Salud Pública se ha actuado de una forma muy rápida y por eso se ha podido controlar bien". La mayoría de los positivos, además, son asintomáticos. De hecho, según dijo, el primero que acudió al centro de salud solo tenía escalofríos y no se encontraba bien, pero no llegó a tener fiebre. Los cuatro alcaldes de las comarcas que retrocedieron a fase 2 mantuvieron el miércoles una videoconferencia con la consejera de Sanidad, Sira Repollés, para valorar la situación.

Etiquetas
Comentarios