Despliega el menú
Aragón

sanidad

"Tolerancia cero" ante las agresiones a personal sanitario tras el último caso en Zaragoza

Los Sindicatos Médicos de Atención Primaria han convocado este miércoles una concentración para condenar la amenaza con una navaja que sufrió el domingo por una profesional en un centro de salud.

'Stop agresiones sanitarias' y 'Respeto y salud' son los lemas que se han podido leer en los carteles que se han portado durante la concentración realizada ante el centro de salud José Ramón Muñoz Fernández, en el paseo de Sagasta de Zaragoza, en repulsa por los hechos ocurridos el pasado domingo, cuando una médica fue amenazada con un cuchillo por un hombre si no le daba los resultados de un paciente. Un ataque que se suma al padecido recientemente por una médica y una enfermera en Báguena (Teruel). Los participantes han trasladado su "tolerancia cero" contra estas situaciones. Los sindicatos hicieron un llamamiento para que esta condena se realizara también en el resto de centros de salud de la Comunidad.

Según ha puntualizado Merche Ortín, secretaria general de Cesm Aragón, hace ya más de un año que los sindicatos médicos reclamaron formalmente al Ejecutivo autonómico cinco medidas urgentes, "que siguen sin ponerse en práctica": dotar con un vigilante de seguridad a todos los centros, instalar cámaras de videovigilancia, botón del pánico en las mesas de trabajo, pulsera de geolocalización para los profesionales fuera del centro y multas de hasta 30.000 euros para los agresores. Cesm Aragón y Fasamet, añadieron, llegaron incluso a comprar equipos de geolocalización para los profesionales, ante la falta de medidas por parte de la Administración.

Los sindicatos médicos se han concentrado este miércoles a las puertas del Centro de Salud de Sagasta, en Zaragoza, en repulsa por la agresión de una médica y piden un botón del pánico y videvigilancia para evitar situaciones de peligro.

La mayoría de las agresiones, dijo, son "verbales" pero en cualquier caso "todas son intolerables". "No puede ser que vayamos a golpe de agresión", apuntó Ortín, al mismo tiempo que reclamó al Gobierno de Aragón medidas contundentes para frenar los ataques a este colectivo, porque "tienen un efecto disuasorio".

Los colectivos más afectados, concretó, "son los que están en primera línea", en referencia al personal del 061, Urgencias o puntos de atención continuada. "Debe haber tolerancia 0". Recordaron que se produce casi una agresión al día –un total de 253 en 2018, según los datos del propio Departamento de Sanidad- "y la violencia contra los profesionales sanitarios requiere actuar ya".

La misma opinión que trasladó Concha Ferrer, presidenta del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza, que se sumó al acto celebrado en el centro de Sagasta. Para ella, episodios como el ocurrido el domingo "son solo la punta del iceberg" y apostó por medidas para frenar estos comportamientos, porque "no es un hecho aislado". El colegio profesional, recordó, dispone de un servicio especializado y específico para sus colegiados frente agresiones con cobertura y apoyo jurídico gratuito además de un teléfono de atención 24 horas. Ante la agresión que sufrió la médica el domingo indicó: "Queremos transmitir todo nuestro apoyo a ella y a su familia y condenar enérgicamente esta agresión y cualquier tipo de violencia". "Hacemos de nuevo un llamamiento sobre la urgente necesidad de adquirir plena conciencia sobre la gravedad de este problema y de seguir avanzando en la sensibilización social para combatirlo", añadió.

Desde el Consejo de Salud Sagasta-Ruiseñores expresaron su "enorme repulsa" ante la última agresión sufrida por una sanitaria del centro de salud. José Carlos Terrer, vicepresidente de la Asociación de vecinos Puerta del Carmen, concretó: "Desde el consejo queremos mostrar todo nuestro apoyo a la médica, así como al resto del personal y solicitamos a la Administración que urgentemente ponga en marcha las medidas necesarias para la correcta protección de todos los trabajadores del centro y así evitar, en la medida de lo posible, cualquier agresión verbal o física".

También el sindicato CSIF se sumó a la condena enérgica de la agresión y estuvo presente en varios centros de salud para "apoyar a Pilar Fuertes, afiliada de CSIF, agredida el domingo", mientras estaba trabajando. Desde el sindicato reclamaron más protección para los profesionales de los centros sanitarios. Cada año, valoraron, "se producen cerca de 300 agresiones en centros de salud de Aragón, y el Salud no toma las medidas necesarias para defendernos. Hace falta un protocolo de seguridad claro, con un sistema de alerta eficaz". Después de varias agresiones graves hace dos años, "el Salud dijo que tomaría medidas, pero no lo ha hecho". Según el último Informe sobre agresiones a profesionales de la salud del año 2019, del Servicio Aragonés de Salud, en 2019 se notificaron 294 agresiones a profesionales (47 más que el año anterior). La mayoría de las víctimas son mujeres (230), de edades comprendidas entre 35 y 55 años. La mayoría de las agresiones se producen en consultas (75 el año pasado) y en urgencias (70). El personal de enfermería es el que sufre más agresiones (104 el año pasado), pero también son víctimas facultativos, TCAE, celadores y administrativos. Los agresores son mayoritariamente hombres y hay varios casos reincidentes.

Etiquetas
Comentarios