Despliega el menú
Aragón

viticultura

Un vino por todo lo alto

En el corazón del valle pireanico de Tena, una joven pareja mima el viñedo situado a mayor altura de todos los que existen en la península ibérica.

Pilar Gracia y Ernest Guasch, junto a uno de los viñedos que han plantado y recuperado y recuperado viñedos el Pirineo.
Pilar Gracia y Ernest Guasch, junto a uno de los viñedos que han plantado y recuperado y recuperado viñedos el Pirineo.
Benjamin&Nadia

Barbenuta es un pequeño pueblo situado en pleno corazón del Valle de Tena, en la alta montaña de Huesca a unos 1.200 metros de altitud. Hasta allí llegaron en 2012 Pilar Gracia y Ernest Guasch para poner en marcha Bal Minuta, la bodega con los viñedos a mayor altitud de toda la Península Ibérica. Se encuentran a 1.300 metros.

La pareja se conoció cursando Enología en la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona. Allí surgió la semilla de su proyecto, que comenzó con la plantación de unas viñas en el Valle de Arán en 2011, lo que les sirvió "de campo de pruebas" para arrancar su proyecto en la pequeña localidad pirenaica.

Unos comienzos que, como recuerda Pilar Gracia, fueron "muy difíciles". "Si ya de por sí, coger un viñedo que ya existe y hacer que produzca es complicado, imagina empezar de cero. Hemos tenido que esperar cinco años para poder producir nuestro primer vino. Hace falta mucha paciencia y mucho trabajo para llegar a ese punto", explica.

Sin embargo, su proyecto siguió creciendo y posteriormente tuvieron la oportunidad de adquirir tres viñedos de garnacha centenaria en la localidad de Rapún, que tuvieron que recuperar durante dos años y de cuyas uvas obtuvieron el primer vino en 2019. Además, cuentan con otros viñedos en Embún, en el Valle de Hecho.

Esta dispersión tiene ciertas desventajas, pero también aspectos positivos: "Si bien los desplazamientos pueden ser una dificultad, porque hay viñedos que están a casi una hora de coche, hay que dejar tareas hechas… esto también es una ventaja porque en el Pirineo, la climatología es muy drástica, pero la dispersión hace que, por ejemplo, una helada afecte solo a unos viñedos y no a otros. Esto nos permite asegurar cosecha cada año", apunta Gracia.

La climatología es, de hecho, uno de los factores determinantes en los vinos que elabora Bal Minuta."La principal característica de nuestros vinos es su frescura junto a unos aromas y unos colores mucho más intensos, incluso en los blancos", describe Pilar Gracia, quien vincula estas características a la gran oscilación térmica que se produce en la zona de los viñedos durante el periodo de maduración de la uva. "Por el día podemos estar a 30 o 32 grados para pasar a ocho durante la noche".

Otro de los aspectos determinantes durante la elaboración de los vinos es la propia altura. La llegada temprana del frío y las bajas temperaturas provocan que las segundas fermentaciones se retrasen porque en las bodegas no hace tanto calor.

De oca a oca

Toda la producción de Bal Minuta se caracteriza por ser ecológica. Una de las tareas en las que esto es más patente es el empleo de animales para limpiar de hierbas los viñedos. "A la zona de nuestros viñedos suben ganaderos y vaqueros con sus animales. Hablando con ellos, nos decían que su actividad y esa cultura se estaba perdiendo, y, pensando en cómo podíamos ayudarles, nos planteamos permitirles entrar a los viñedo"», explica Pilar Gracia. Comenzaron con unas ovejas que les cedió un pastor y a las que colocaban un bozal especial para que no se comieran los viñedos, recuerda.

Posteriormente, probaron con las ocas. "Nos funcionan mucho mejor porque por su tamaño no alcanzan los brotes de los viñedos. Están continuamente comiendo, no nos dan problemas y nos hacen compañía porque pueden estar con nosotros mientras trabajamos", añade. Cuentan con una docena de estos animales.

Nueva bodega

Además de continuar con la expansión de sus vinos -se pueden adquirir en establecimientos especializados de Zaragoza y Huesca así como en algunos restaurantes de Madrid, Cataluña e Ibiza o a través de venta ‘online’-, Pilar y Ernest tienen en el horizonte la construcción de una bodega propia, que "si todo va bien", podría estar lista para la campaña de 2021. Ahora elaboran su vino en las instalaciones del Vivero de Empresas Agroalimentarias de Adecuara, en Biescas.

Etiquetas
Comentarios