Despliega el menú
Aragón

Los sindicatos afean a la DGA que deje a los centros el peso de diseñar la vuelta a clase

Educación fija una ratio para infantil de hasta 22 niños en un aula de 50 metros cuadrados y 26 en una de 60, y pide a los colegios información sobre los espacios disponibles.

Cartel que recuerda la importancia de lavarse las manos en el instituto Miguel Servet de Zaragoza.
Cartel que recuerda la importancia de lavarse las manos en el instituto Miguel Servet de Zaragoza.
Laura Uranga

El plan de contingencia anunciado por Educación que marcará la vuelta a las aulas el próximo septiembre, y que todavía está pendiente de concretarse en un documento escrito que esta semana se enviará a los centros, no convence a los sindicatos docentes. Critican que el Gobierno aragonés traslada la responsabilidad de diseñar la vuelta a las aulas en septiembre a los equipos directivos y que no ha especificado aún ni una"esencial" reducción de ratios ni un aumento de la contratación de profesorado, aunque el consejero Felipe Faci dio por hecho la semana pasada que habrá que reforzar las plantillas.

"Dejar a cada centro la obligación de realizar su propio plan implica una gran carga burocrática para los equipos directivos, que ya están desbordados por una gran cantidad de trámites y gestiones", asegura la representante de CSIF, Mónica de Cristóbal. Añade que de esta forma el Ejecutivo autonómico traslada"toda la responsabilidad" a los equipos directivos que, además,"no están formados en prevención de riesgos laborables".

CGT considera que se trata de una "interpretación torticera" de la autonomía de los centros y recuerda que se sigue sin tener un plan de prevención de riesgos de los puestos docentes, agravado con la situación provocada por el coronavirus. En esta misma línea, STEA asegura que Educación pasa "la patata caliente" a los centros. Comisiones Obreras, que considera que hay motivos para declarar el "estado de alarma educativa" en la Comunidad, exige también que se regule el trabajo docente y sus medidas compensatorias por si el próximo curso se complica.

Lo que sí ya ha fijado Educación es una ratio para infantil a modo de orientación, a razón de 2,25 metros cuadrados por alumno, para lograr que se cumpla la distancia mínima. Establece que en un aula de 50 metros cuadrados podrá haber 22 alumnos como máximo, 24 alumnos en una de 55 y 26 en una de 60 metros cuadrados.

Así figura en una instrucción que recibieron este lunes algunos colegios. También se pide a los centros información sobre los espacios más amplios con los que cuentan para poder utilizarlos como aulas para los grupos más numerosos de escolares de entre 3 y 5 años. Para este fin se utilizarán, si es necesario, aulas específicas como las de música, plástica o informática, que en condiciones normales serían compartidas por grupos de alumnos.

Vaciar las aulas de material durante el primer trimestre

Retirar de las aulas todo lo que no sean pupitres durante el primer trimestre del curso es una de las recomendaciones que contendrá el plan de contingencia elaborado por Educación y que se ha trasladado a los sindicatos en una reunión en la que se les presentó el borrador.

Esta medida, que llama la atención, ha sido cuestionada por el sindicato CSIF. Explica que sobre todo en infantil y la primera etapa de primaria especialmente "no se pueden eliminar juegos y materiales manipulativos que son imprescindibles para la educación".

Por su parte, los directores de los institutos reclaman a Educación que, además de reforzar las plantillas de docentes, haga lo mismo con el personal de limpieza y los auxiliares de educación. "Creemos que es más adecuado plantear entradas a los institutos utilizando las diferentes puertas en el caso de que las haya y no escalonadas en el tiempo, porque estas interferirán en los horarios, pero se necesita personal que pueda vigilar y atender los distintos accesos", apunta Eva Bajén, presidenta de la Asociación de Directores de Instituto de Zaragoza.

Denuncia por la limpieza en Zaragoza

Por otra parte, el sindicato STEA denunció este lunes ante Inspección de Trabajo que la contrata municipal del Ayuntamiento de Zaragoza ha dejado de limpiar los colegios públicos de la capital aragonesa, tal y como figura en la adjudicación, pese a que de forma excepcional los centros deben permanecer abiertos hasta el 10 de julio para tareas administrativas de fin de curso y de tramitación de ayudas como las becas de comedor y de libros.

Desde STEA atribuyen esta situación a una "descoordinación" entre el departamento de Educación de la DGA y el Consistorio. La central ha trasladado también esta denuncia al servicio provincial de Educación. Además hoy tiene previsto solicitar que se dicten medidas cautelares por este motivo ante la jurisdicción social.

Por su parte, el área de Urbanismo del Ayuntamiento, de la que dependen el mantenimiento de los colegios, aseguran que se está trabajando en una solución.

Coronavirus en Aragón.

Coronavirus en España.

Suscríbete al boletín de Heraldo.es sobre la covid-19.

Etiquetas
Comentarios