Despliega el menú
Aragón

Medio Ambiente

La térmica de Andorra cierra hoy entre protestas por la falta de alternativas a corto plazo

Transición Ecológica confirma que la solicitud de cierre se aprobará "en los próximos días" al completarse el expediente.

ara
La central térmica de Andorra, en una imagen de archivo.
Javier Escriche / Europa Press

Los trabajadores de la térmica de Andorra pondrán hoy fin a 40 años de carbón con una protesta a las puertas de la central. Lo harán con "indignación, incertidumbre y enfado" ante la falta de alternativas a corto plazo. Los empleados de Endesa y las subcontratas han convocado a las 13.30 a toda la sociedad para reivindicar un futuro para la comarca, un llamamiento al que asistirán todos los partidos representados en las Cortes y los ayuntamientos de las zona y las comarcas, así como los empresarios y las asociaciones del territorio.

La imponente chimenea de casi 350 metros de altura de la térmica andorrana seguía ayer echando humo al mediodía, a consecuencia de los restos que expulsaban todavía las turbinas y máquinas que, aún por inercia, seguían en funcionamiento pese a que el último megavatio de energía se produjera el domingo pasadas las siete de la mañana.

Los trabajadores de Endesa y las subcontratas –ayer sumaban más de 150 personas pese a que hoy se harán efectivos 47 despidos– miraban con "nostalgia e impotencia" esa exhalación final. Un cierre que llega sin alternativas laborales y con las mismas dudas que hace diez años, cuando comenzaron a exigir una reindustrialización capaz de absorber, en el futuro, todo el empleo que se iba a ir perdiendo en la zona fruto de la decadencia de la minería del carbón. "No hemos avanzado nada. Llevamos todo este tiempo reivindicando alternativas, desde que se hizo pública la normativa ambiental que iba a entrar en vigor el 1 de julio y no hemos recibido más que buenas palabras y palmaditas en la espalda", aseguró el presidente del comité de empresa, Hilario Mombiela, algo cansado después de más de 40 años defendiendo el sector, primero en las minas y después en la central de Endesa.

Ninguno de sus 120 compañeros que pertenecen a la eléctrica sabe muy bien lo que les deparará el futuro. De momento, siguen trabajando en la planta y esperando prejubilaciones y traslados que todavía no se han concretado. "Sentimos impotencia, incertidumbre y cabreo. Impotencia porque llevamos años peleando; incertidumbre porque no tenemos nada; y cabreo porque no nos han hecho ni caso. Estamos mucho peor que hace un año, en una transición injusta del todo", apoyó su compañero, Antonio Planas, quien pidió transparencia a Endesa. "Saben todo lo que va a pasar y no nos lo quieren contar". Planas entró en la mina Inomianda en 1983 y, desde entonces, ha estado manifestándose para conseguir mejorar las oportunidades de futuro en el territorio.

La situación también es crítica para los trabajadores de las subcontratas. Los 47 que pertenecen a Maessa verán efectivo hoy su ERE de extinción. "Yo me voy el día 13. Ofrecen los cursos para el desmantelamiento a los trabajadores, pero esos cursos no garantizan cuándo ni cómo nos van a contratar, por lo que merece más la pena buscar trabajo fuera", explicó el presidente del comité de Maessa, Pedro Miñana. 

Coincidió con su compañero de la subcontrata Nervión, Nicolás Bespín, en que lo que pretende Endesa es crear una bolsa de trabajo a la que ir recurriendo en el futuro. "Pero no nos garantizan nada de nada", criticó Bespín, quien tiene contrato –al igual que sus 23 compañeros de esta auxiliar–, hasta el 31 de agosto.

La autorización, a punto

Fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico confirmaron ayer que la solicitud de cierre presentada por Endesa en diciembre de 2018 se aprobará "en los próximos días", ya que el expediente está ya "completo". Incidieron, asimismo, en que el Ejecutivo central ha creado una herramienta "innovadora" por la que se mantiene en el territorio el acceso a la red de tal modo que se adjudicará, a través de concurso, "a los mejores proyectos para el territorio, teniendo en cuenta criterios ambientales, económicos y sociales, así como su capacidad de generar empleo".

Pese a no poner fechas, las mismas fuentes recalcaron que se está trabajando "intensamente" para que esta herramienta esté disponible "cuanto antes".

Por su parte, el vicepresidente de Aragón y consejero de Industria, Arturo Aliaga, reiteró que el Ejecutivo autonómico sigue trabajando en la revitalización de la zona y que la descarbonización "está creando oportunidades".

"El desmantelamiento de la central generará trabajo. Además, hay otros proyectos de renovables, además del de Endesa, que crearán empleo", aseguró horas antes del cierre definitivo.

Etiquetas
Comentarios