Despliega el menú
Aragón

discapacidad

Sordociegos: el mundo detrás de un bastón blanco y rojo

Este sábado se celebra el Día Internacional de la Sordoceguera, una discapacidad múltiple que puede afectar a unos 7.000 aragoneses y que desencadena graves problemas de desarrollo.

Imagen de una sesión de mediación con una niña sordociega en Zaragoza.
Imagen de una sesión de mediación con una niña sordociega en Zaragoza.
Aránzazu Navarro

La imagen de una persona ciega orientándose con la ayuda de un bastón blanco está relativamente extendida e interiorizada por la ciudadanía. Pero, ¿qué significa el bastón rojo y blanco que portan algunas personas? Detrás de este elemento están los sordociegos, personas que sufren una discapacidad múltiple ya que, además de no ver, tampoco pueden oír, o lo hacen con mucha dificultad.

Este sábado se celebra el Día Internacional de esta discapacidad, que se estima que puede afectar en Aragón a alrededor de 7.000 personas. La tremenda limitación sensorial que sufren desencadena, además, problemas de desarrollo, de aprendizaje, de comunicación, de acceso a la información, de movilidad… Eso hace que requieran tratamientos y servicios muy específicos, así como una atención constante por parte de sus familiares.

Con los dibujos de dos niños, de 5 y 7 años, explicando qué es para ellos la sordoceguera, este colectivo ha querido alzar su voz con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Sordoceguera.

Como destaca la Asociación de Padres y Amigos de Sordociegos de Aragón (Apascide Aragón), “las personas recibimos el 97% de la información a través de la vista y del oído”. El tacto, con el que se recibe el otro 3%, se convierte en el único recurso de los sordociegos. “Su contacto con el mundo empieza y acaba en las yemas de sus dedos y en su piel”, apuntan desde esta asociación.

Estas limitaciones hacen que la comunicación con estas personas sea muy complicada. Uno de los objetivos de las asociaciones de sordociegos es visibilizar los bastones rojo y blanco, es decir, saber que detrás de uno de estos elementos está una persona que no solamente no ve, sino que tampoco oye.

Este sábado se celebra el Día Internacional de la Sordoceguera, una discapacidad múltiple que puede afectar a unos 7.000 aragoneses y que desencadena graves problemas de desarrollo.

Según apunta en su web la Federación Española de Sordoceguera, a una persona que va sola con un bastón blanco y rojo “la mejor manera de ayudarle es no hacer nada”. Conviene dejarle espacio y no interrumpir su concentración y solamente hay que acercarse para intentar orientarle en caso de peligro inminente. “Las personas sordociegas necesitan tiempo y calma para organizar las informaciones del entorno y tomar decisiones sobre su desplazamiento”, resalta la federación

En Aragón, Apascide nació en 1991 de la mano de María Jesús Morales, cuyo hijo Jorge tiene esta discapacidad. El año pasado, con 33 años, Jorge se convirtió en el primer sordociego congénito del mundo en participar en un triatlón.

Etiquetas
Comentarios