Despliega el menú
Aragón

Opinión

Postureo político

ACTUALIZADA 25/06/2020 A LAS 02:00
Pedro Sánchez y Pablo Casado, en el Congreso.
Pedro Sánchez y Pablo Casado, en el Congreso.
Efe

Cuando el líder de la oposición, Pablo Casado (PP), está a punto de asir la mano que le tiende, conciliador, el presidente Pedro Sánchez, el Gobierno da un paso atrás, denuncia "postureo político" y renuncia a negociar la nueva normalidad. Poco hemos aprendido de esos tiempos de pandemia que se han cobrado 28.327 vidas, que en realidad son muchas más, cuando PSOE y PP, los partidos a los que votaron 11,7 millones de españoles, son incapaces de pactar. Será que las campañas electorales en el País Vasco y Galicia reactivan la calculadora electoral y cualquier amago de consenso, por muy necesario que sea, no compensa.

Nada importa que la cruda realidad nos recuerde que la crisis sanitaria no ha terminado, y que los pasos en falso se pueden pagan muy caro. Tanto que el Fondo Monetario Internacional nos sitúa, junto a Italia, a la cabeza del hundimiento, con una caída del 12,8% del PIB en la primera mitad del año. A trompicones se intenta recuperar el pulso económico mientras cuestiones clave siguen sin respuesta. Tanto se debatió en el Congreso sobre la necesidad de prorrogar el estado de alarma que se olvidaron de prever cómo restringir la movilidad cuando surjan rebrotes como los que afectan ya a cuatro comarcas aragonesas. Y por eso comprueban en el Pirineo cómo cancelan sus reservas turistas preocupados por unos rebrotes en el Aragón oriental y frutícola que la DGA da por controlados. Pero de nada sirve hacer los deberes en casa cuando la bronca genera más votos. Y es un postureo político del que se benefician todos.

Etiquetas