Despliega el menú
Aragón

aragón

Tras la confesión de Alborán: "Siempre es positivo que alguien salga del armario"

El anuncio del cantante malagueño de su condición homosexual ha abierto el debate sobre la conveniencia o no de que personajes famosos hagan pública su orientación sexual.

Pablo Alborán
Pablo Alborán
Instagram

Hace unos días, Pablo Alborán compartía un vídeo con sus seguidores que ha dado la vuelta al mundo. "Estoy aquí para contaros que soy homosexual, que no pasa nada, que la vida sigue igual... Yo necesito ser un poquito más feliz de lo que era. Quiero sentirme igual de libre que mis canciones", decía el cantante malagueño en las redes sociales. Su emotiva confesión ha generado tanto alabanzas como críticas y ha abierto el debate sobre la conveniencia o no de que personajes famosos hagan pública su orientación sexual.

Juan Diego Ramos, presidente de la Asociación Somos LGTB+ de Aragón, señala que a día de hoy todavía hay mucha gente en la Comunidad que no vive su sexualidad con plena normalidad. "Mucha lo hace de manera libre, pero hay otras personas que las circunstancias y el entorno que les rodean son más hostiles. A veces el armario se convierte en un espacio seguro y deciden no salir de él. Esto no es algo de ahora, ha ocurrido durante toda la historia", dice.

Un referente

Ante esta realidad, Juan Diego valora el paso dado por Alborán que, a su juicio, va a servir de referente para que otras personas puedan vivir su orientación de una forma más libre. "Siempre es positivo que alguien salga del armario, ya no solo por el bien que pueda hacer por el colectivo sino por él mismo. Ahora bien, que una persona con 33 años haya decidido salir del armario también demuestra que no todo está hecho dentro de la comunidad. La noticia no tendría que ser que una estrella internacional salga del armario sino cómo puede ser que en 2020 eso sea noticia", resalta.

Sobre las críticas que dentro del colectivo ha suscitado el anuncio del cantante, el presidente de Somos LGTB+ reclama más empatía a la hora de ponerse en el lugar del otro. "A la gente no se le puede exigir cosas. Cada uno es libre de tomar la decisión de salir del armario cuando quiera y pueda. No todo el mundo lo tiene tan fácil. Pablo Alborán tiene una profesión en la que habrá recibido presiones por parte de discográficas, propias o de sus familiares", apunta Ramos, quien cuestiona que solo se visibilicen casos en el mundo del espectáculo. "No hay científicos o personas en puestos directivos de empresas relevantes. Continúa habiendo ese techo de cristal y ambientes hostiles", añade.

"Aceptación y respeto"

Mientras, el escritor zaragozano y director gerente de Zaragoza Cultural David Lozano considera necesario continuar dando visibilidad a referentes gays vinculados "con la aceptación y el respeto". "Por eso, la 'salida del armario' de un personaje público tiene siempre un valor. Más allá de tópicos televisivos, el homosexual sigue siendo 'el diferente'. La queja de la que hablo demuestra no solo lo positivo del gesto de Alborán, sino su absoluta necesidad, especialmente entre la gente joven. Todavía hay muchas personas homosexuales que son tratadas como enfermos, como degenerados, como pecadores o, todavía peor, que se sienten así por culpa de un entorno hostil. Sigue habiendo suicidios por esa causa. La única forma de que esas personas no se sientan solas, no se sientan peores, de que se acepten y descubran que tienen la misma dignidad y el mismo derecho a ser felices que los demás, es con este tipo de testimonios", subraya el escritor especializado en literatura infantil y juvenil, que ha abordado el tema de la homosexualidad en sus libros.

"Todavía hay muchas personas homosexuales que son tratadas como enfermos, como degenerados o, todavía peor, que se sienten así por culpa de un entorno hostil"

Lozano recuerda uno de los comentarios suscitados tras el anuncio de Alborán: 'Si los heteros no van declarando su orientación sexual, no se entiende que lo hagan los homosexuales'. Para él se trata de una queja "tan habitual como absurda". "Constata que todavía hay mucha gente que no es consciente de las dificultades, prejuicios y sufrimiento que acarrea en la actualidad una orientación sexual distinta a la predominante. Cualquier persona con un mínimo sentido común se da cuenta de que los heterosexuales nunca han tenido que declarar en público su condición por la sencilla razón de que jamás se les ha cuestionado por ello; nunca se les ha agredido, acosado, marginado, humillado o penalizado por ser lo que son. De ahí que esa comparación resulte fuera de lugar", subraya.

"Un poco excesivo"

Por su parte, el bailarín, coreógrafo y exdirector artístico del Plata Elías Sobrecasas también ve positiva la revelación del cantante malagueño, aunque cuestiona las formas. "Que una persona famosa no se esconda me parece muy bien, pero que de repente diga 'soy gay' para mí que no lo ha llevado con mucha naturalidad. Me ha parecido un poco excesivo. Además, justo ahora que viene el Día del Orgullo Gay, que saca nuevo disco... No sé", asegura.

Sobrecasas vive con normalidad su condición homosexual, aunque no siempre fue así. "En mi juventud fue duro, lo tenía escondido. Con 20 años, me fui a bailar a Alemania. Estuve ahí 14 años, no tenía ninguna presión de nadie y volví liberado; me daba igual lo que dijera la sociedad y la familia más cercana", recuerda el coreógrafo, que también coincide en que la confesión de una persona con tanta repercusión como Alborán es positiva "para abrir camino a otras personas". 

El protagonista de tanto revuelo lo ha hecho "sobre todo" por él, pero también para que su mensaje le haga la andadura más fácil a otros. "He sentido siempre la libertad de amar a quien he querido. Desgraciadamente hay gente que no lo vive así".

Etiquetas
Comentarios