Despliega el menú
Aragón

 

Los corporales ensangrentados, el milagro que marcó la historia de Daroca

El suceso relaciona la aparición de seis hostias empapadas en sangre con la inesperada victoria de una batalla en plena reconquista cristiana de Al-Ándalus.

Celebración de los Corporales en Daroca
Celebración de los Corporales en Daroca
Jesús Macipe

Corría el año 1239, en plena reconquista cristiana de Al-Ándalus, cuando se obró el milagro. En las inmediaciones del Castillo del Xio, en la localidad valenciana de Luchente, los musulmanes habían sitiado a las compañías llegadas desde Calatayud, Daroca y Teruel, lideradas por el noble Berenguer de Entenza. El asedio era tal que, durante la misa de la bendición de tropas previa a la batalla, los cristianos fueron atacados.

El sacerdote que oficiaba la ceremonia ocultó con prisa las seis hostias consagradas que los capitanes de las tres tropas no tuvieron tiempo de consumar. Para protegerlos del enemigo y evitar que fueran profanados, escondió los corporales en un paño.

Contra todo pronóstico, siendo minoría y estando sitiados, los cristianos resultaron vencedores de la batalla. Tras la contienda, el cura fue a recuperar los corporales cuando, para sorpresa de todos, descubrió que estaban empapados en sangre dentro del paño que los protegía. Los allí presentes entendieron este suceso como un milagro, como la manifestación de la obra de Dios.

El relato, recogido así en la Carta de Chiva, un documento enviado por el concejo valenciano que se guarda en el Archivo Colegial de Daroca, continúa explicando cómo llegaron los corporales a la localidad zaragozana. Los capitanes de las tres compañías que intervinieron en la batalla querían llevar el paño con las hostias ensangrentadas a sus ciudades pero la prueba del milagro solo podría tener un destino.

Un destino que, hasta en tres ocasiones, se quiso dejar al azar. Se realizaron tres sorteos y en todos, la suerte se puso del lado de Daroca. Aun así, los representantes de Calatayud y de Teruel no estaban conformes con la decisión por lo que se decidió poner el asunto en manos de Dios. Así, se introdujeron los corporales en una caja de madera que se colocó a lomos de una mula sarracena que jamás había pisado tierras cristianas. El animal emprendió su marcha libremente y, once días después, llegó exhausta al convento de San Marcos de Daroca, donde cayó muerta.

El origen de la procesión del Día del Corpus

Aunque durante los primeros nueve años, los corporales estuvieron guardados en el entonces convento-hospital de San Marcos, fuera de las murallas de Daroca, los restos ensangrentados se trasladaron a la iglesia (ahora basílica) de Santa María de los Sagrados Corporales. La prueba del milagro se sigue custodiando en este templo y se muestran a los fieles todos los jueves.

La expectación por el milagro de los corporales fue tal que Daroca se convirtió en lugar de peregrinaje de cientos de cristianos. Tal era el volumen de visitantes que la iglesia se quedaba pequeña para que todos pudieran pasar a verlos, por lo que se empezaron a enseñar desde lo alto de la Torreta, una formación extramuros, a diez minutos de la iglesia.

Esta tradición se mantiene en la actualidad, representada en la procesión del Día del Corpus, el acto más solemne de Daroca junto con la misa de los Sagrados Corporales. Se celebra cada año el jueves del Corpus Christi, a principios de junio, siendo la festividad por excelencia de la localidad.

Las Damas y los Esclavos, reflejo de la devoción por los corporales

Aunque este año ha sido algo diferente, como Mª Carmen Cetina, presidenta de la Asociación de Damas de los Sagrados Corporales, indica “gracias a Dios se han podido llevar a cabo todas las celebraciones eucarísticas”. La agrupación a la que representa se encarga de ayudar en la organización de la procesión y la ceremonia religiosa con el único objetivo de “fomentar el amor a la eucaristía”, expresa una devota Mª Carmen.

Las Damas es el nombre con el que se conoce a este grupo de mujeres que, atendiendo la llamada de los Esclavos, una agrupación de hombres que durante siglos había desarrollado esta labor devota pero cuyas fuerzas empezaban a flaquear, se unieron a su causa.

De esto hace ya tres décadas y actualmente, son alrededor de 550 las Damas que, no solo de Daroca sino de toda España, difunden la tradición y devoción por los Sagrados Corporales. Junto con los Esclavos, en torno a 150 hombres, forman la actual Cofradía de la Esclavitud y Damas de los Sagrados Corporales.

Aunque su labor es una carrera de fondo, ejemplo de devoción diaria, su papel cobra mayor protagonismo el día del Corpus, tanto de puertas para afuera, presidiendo los actos, como de puertas para adentro, organizando los eventos codo a codo con el párroco de Daroca. “Aunque la celebración de este año ha sido diferente, la hemos hecho con la misma fe y la misma emoción”, asegura Mª Carmen.

Cita ineludible para la corporación de la DPZ

Tal es la repercusión que el milagro de los corporales tiene más allá de la muralla de Daroca que los actos del día del Corpus son los únicos a los que asiste la corporación de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) fuera de la capital aragonesa. Además, la ceremonia religiosa siempre está oficiada por el arzobispo, actualmente, Vicente Jiménez.

También este año, en una situación atípica, se ha producido así, aunque no con todo el público que en ocasiones anteriores. La asistencia a la misa, el pasado 11 de junio, se restringió a vecinos de Daroca y a las autoridades, por motivos de seguridad. Así, de las casi 700 personas que habitualmente asisten a esta ceremonia, este año los fieles en el interior de la basílica han rondado los 300, con una reducción del aforo en bancos (500 personas aproximadamente) del 75%.

Pero el párroco de Daroca, Sergio Pérez, tenía la solución para que nadie se quedara sin poder presenciar la ceremonia. Con la ayuda de internet, la misa se retransmitió en directo a través del canal de youtube de la Unidad Pastoral de Daroca. Actualmente, el vídeo cuenta con más de 2.000 visualizaciones y, gracias a internet, la ceremonia ha traspasado fronteras. De esta manera, la liturgia pudo llegar a vecinos de otras localidades cercanas, que nunca faltan a la cita, o a los peregrinos que cada año llegan desde Luchente y Carboneras, unidos a Daroca por el milagro de los corporales

La asociación Entrepeñas, el alma de la fiesta pagana

Aunque su carácter es eminentemente religioso, la fiesta de los Sagrados Corporales de Daroca también tiene su parte pagana. Desde los primeros años tras el acontecimiento del milagro, al ver la repercusión y el volumen de personas que llegaban hasta la localidad, pronto se comenzaron a celebrar ferias. En aquella época, eran de ganado y duraban un mes.

Ahora, los eventos se programan durante una semana y no se comercializa con ganado pero los puestos de mercado, el espíritu festivo, el trajín de personas y, en definitiva, el esplendor de Daroca durante esos días de fiesta sigue siendo el mismo.

De organizar todas estas actividades se ocupa la asociación Entrepeñas que, este año, se las ha tenido que ingeniar para diseñar un programa festivo virtual. Y es que ante la situación de distancia social y precaución, no se han podido celebrar los eventos habituales, en su mayoría multitudinarios. Pero no por ello los darocenses se iban a quedar sus fiestas del Corpus.

Para suplir este vacío, se organizó un programa con actividades del 6 al 14 de junio. Bajo el nombre de ‘Corpus en las redes 2020’ se lanzó una campaña en redes sociales y youtube donde no faltaron los actos más representativos de las fiestas.

El pregón de las reinas se retransmitió por la megafonía, como cuando se echa un bando, y los cohetes anunciadores del comienzo de las fiestas se hicieron sentir como nunca. Concursos de trivial o de tapas, actuaciones para niños en redes sociales o conciertos por megafonía son algunas de las actividades propuestas como alternativa a la fiesta presencial este año.

Imprevistos a un lado, religión, tradición y fiesta popular van de la mano en los festejos mayores de Daroca. Los sagrados corporales son su elemento más universal, son seña de su identidad y de su historia y nexo común a todos sus habitantes que, de una forma u otra, manifiestan la devoción por su tierra cada jueves del Corpus.

Etiquetas
Comentarios