Despliega el menú
Aragón

viticultura

La buena floración hace prever un aumento del 35% de la cosecha de la D. O. Calatayud

Las lluvias palían la sequía que padecía el viñedo, que ha recuperado su vigor y se esperan 12 millones de kilos de uva.

Aspecto que presenta el viñedo de la Denominación de Origen Calatayud.
Aspecto que presenta el viñedo de la Denominación de Origen Calatayud.
D. O. Calatayud

Faltan todavía cuatro meses para que las bodegas de la Denominación de Origen Calatayud comiencen la vendimia. Pero las perspectivas no pueden ser mejores y apuntan a una cosecha superior a los 12 millones de kilos, lo que supone un 35% respecto a la campaña anterior. Se ven a simple vista, como señala Miguel Arenas, presidente del consejo regulador de la D. O. más joven de Aragón y la última de toda España en iniciar la recolección de la uva cuando ya está muy entrado el mes de octubre."Los viñedos tienen un aspecto increíble, la viña se encuentra en plena floración con un gran número de racimos y además se está observando un buen cuajado", destaca Arenas.

Las condiciones climáticas han ayudado. La primavera no ha dejado heladas, pero si unas constantes precipitaciones que han favorecido una "muy buena" brotación. Las lluvias caídas han paliado la sequía que el viñedo venía padeciendo en las últimas campañas "y ha hecho que las cepas vuelvan a recuperar el vigor de antaño", explica el presidente de la denominación, que reconoce que a pesar de la violencia de la tormenta de granizo del pasado 30 de mayo en la zona, los daños no han sido muy importantes porque "con el cambio climático estas tormentas son muy intensas pero muy localizadas".

No solo se espera cantidad, sino también calidad, porque la planta presenta unas condiciones sanitarias "excelentes", señala el consejo regulador, que detalla que a  pesar de las lluvias, Calatayud "es una de las pocas zonas de España" que no se ha visto atacada por mildiu, un hongo que ataca a los racimos y provoca importantes pérdidas. Ha sido así, matiza Arenas, porque a pesar de la humedad –que favorece la aparición de esta plaga– gran parte del viñedo de esta denominación está plantado a gran altura, donde la temperatura baja notablemente por la noche"lo que ha hecho que el ciclo de la enfermedad se haya frenado".

Por eso, las perspectivas son optimistas."Si las condiciones meteorológicas del verano son favorables podríamos estimar una cosecha del entorno de los 12 millones de kilos de uva, nada menos que un 35% más que en 2019, cuando se vendimiaron alrededor de los 10 millones de kilos", señala Arenas.

Expectantes ante el mercado

Mientras llega la vendimia, las bodegas de la Denominación de Origen Calatayud continúan mirando al mercado, marcado estos tres últimos meses por la pandemia y las medidas tomadas para frenar su expansión. Arenas recuerda que en el primer trimestre del año se comercializaron unas 2,4 millones de botellas, casi un 20% más que un año antes, pero reconoce que la ralentización de las exportaciones y el cierre del canal horeca pasará factura al cómputo total de ventas."Es cierto que las bodegas grandes que comercializan en el exterior han comenzado a notar mayor ritmo en los pedidos", explica. Es cierto también que el incremento de las ventas en la gran distribución ha supuesto un respiro,"pero no compensará la caída en la hostelería", señala. Y a pesar de que las pequeñas bodegas"se han reinventado y han ido vendiendo", el año podría cerrar con un 10% o 15% menos de ventas."De todas maneras es muy pronto para concretar cifras porque todo dependerá del comportamiento del consumo en los próximos meses", puntualiza Arenas.

Etiquetas
Comentarios