Despliega el menú
Aragón

educación

Las familias, a favor del metro de distancia en la vuelta al colegio si se garantiza la seguridad

Las asociaciones Fapar y Fecaparagon coinciden en la necesidad de regresar en septiembre a las aulas con la mayor normalidad posible.

Aula de infantil del colegio concertado Sagrada Familia de Zaragoza con las mesas separadas para cumplir con las distancia física.
Aula de infantil del colegio concertado Sagrada Familia de Zaragoza con las mesas separadas para cumplir con las distancia física.
Colegio Sagrada Familia

Las familias aragonesas se mostraron a favor de la propuesta del presidente de la Comunidad, Javier Lambán, de empezar el curso con la mayor normalidad posible y reduciendo a un metro la distancia entre los pupitres, en lugar del metro y medio que se estable en la normativa española. "Si desde Salud Pública se confirma que es posible no contagiar a un metro y sin mascarilla, nos parece una buena idea", confirmaron desde la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado de la Escuela Pública (Fapar). Una opinión similar manifestó Concha Ibáñez, presidenta de la Federación Cristiana de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Fecaparagon), quien recalcó la importancia de volver todos los alumnos a clase. "Hay que aprender a convivir con el virus, pero siendo responsables y siguiendo las indicaciones sanitarias", recalcó.

Según especificó Lambán tras la reunión de presidentes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) avala que un metro de distancia es suficiente para garantizar que no hay contagios. Con este argumento y ante la imposibilidad de contar con espacios suficientes en el caso de que se tuvieran que poner en marcha grupos de 20 alumnos, el presidente del Ejecutivo aragonés propuso esta distancia entre estudiantes.

Actualmente el Departamento de Educación trabaja en la elaboración de planes de contingencia, que las familias esperan conocer "detalladamente" en una o dos semanas. En ellos se abordarán cuestiones fundamentales como es el transporte escolar y el comedor. "Es importante contar con ambos servicios. El primero garantiza el derecho a la educación del 40% del alumnado de la escuela rural, mientras que el segundo permite la conciliación", recordaron desde Fapar. Queda por concluir cómo se garantizará la seguridad en ambos aspectos. El consejero de Educación, Felipe Faci, ya adelantó algunas opciones como crear más turnos en el comedor, habilitar nuevos espacios o incluso poder comer en el aula. Una última propuesta que no convenció a la presidenta de Fecaparagon, que consideró que se deberían priorizar otras opciones. "No nos gustaría que se mezclaran dos actividades –dar clase y comer– en una misma aula–", apuntó.

Ambas asociaciones reconocieron que todas estas decisiones estarán subordinadas a la evolución de la pandemia, aunque abogaron por que el regreso al aula sea lo más "normalizado" posible. "Cuánto más se flexibilice, más fácil será", recalaron desde Fapar.

Etiquetas
Comentarios