Despliega el menú
Aragón

historia 

Illueca reclama a la DGA que se paralice el traslado del cráneo del papa Luna a Sabiñán

Pide a Patrimonio que siga en el Museo Provincial y aporta una carta de descendientes de Benedicto XIII desde México. 

El cráneo del Papa Luna, que fue robado en el Palacio de Argillo de Sabiñán en el año 2000, está depositado en el Museo Provincial de Zaragoza.
El cráneo del Papa Luna, que fue robado en el Palacio de Argillo de Sabiñán en el año 2000, está depositado en el Museo Provincial de Zaragoza.
José Miguel Marco

El Ayuntamiento de Illueca ha requerido a la dirección general de Patrimonio del Gobierno de Aragón que mantenga el cráneo del papa Luna en el Museo Provincial y se paralice su traslado al municipio de Sabiñán hasta que se resuelva entre los dos municipios la legítima propiedad de los restos. El caso puede acabar en los tribunales.

A la iniciativa de Sabiñán, por la donación reciente de los dueños del palacio de los condes de Argillo, Luis Olazábal y Castro, en nombre de la familia Olazábal-Bordiú, marqueses de Villaverde, como propietarios de la calavera, el Ayuntamiento de Illueca ha remitido unas alegaciones a Patrimonio en las que califica de «responsabilidad temeraria o al menos una imprudencia» el traslado basado en dicho documento.

Además, argumentan que los restos de Benedicto XIII se trasladaron desde Peñíscola a Illueca por la voluntad de su sobrino, el capitán Rodrigo, y el permiso del rey Alfonso el Magnánimo en 1430, siete años después de morir.

Illueca ha aportado una carta de unos descendientes del Papa Luna, la familia González Luna, que residen en México, donde se marcharon por la persecución de la Inquisición en el siglo XV. Informados por el debate entre las dos localidades para quedarse el cráneo del Papa Luna, al proceder de Illueca se decantan por la localidad natal del Pontífice.

El alcalde de Illueca, Ignacio Herrero, se reunió recientemente con la directora general de Patrimonio, Marisancho Menjón, y le recordó que quisieron hacer una exposición el año pasado por celebrar el 625 aniversario de su coronación como Papa en Aviñón (Francia), y no pudo hacerla. Además, precisó que los restos acabaron en Sabiñán, como consecuencia de la Guerra de Sucesión, y ahora está en manos del Gobierno de Aragón como depositario del Bien de Interés Cultural. Esa cualificación partimonial se reconoció después de ocurrir el robo del mismo en el palacio de Sabiñán en el año 2000 y tras recuperarlo las pruebas forenses que determinaron que el cráneo era de Pedro Martínez de Luna.

En sus alegaciones, consideran que en el caso judicial abierto por el robo no hubo título jurídico que reconozca al Ayuntamiento de Sabiñán como depositario. «No hay un reconocimiento previo en sede judicial penal ni tampoco lo hay en sede administrativa», argumentan a Patrimonio.

Etiquetas
Comentarios