Despliega el menú
Aragón

crisis del coronavirus

Sanidad plantea tres escenarios para organizar el sistema a la nueva realidad

La consejería elabora unas recomendaciones para la asistencia hospitalaria y especializada en la fase de transición de la epidemia.

La nueva consejera de Sanidad, Sira Repollés, este jueves en el pleno de las Cortes
La nueva consejera de Sanidad, Sira Repollés, este jueves en el pleno de las Cortes
Oliver Duch

La Dirección General de Asistencia Sanitaria ha elaborado unas recomendaciones para la organización del sistema hospitalario y especializado en la fase de transición de la epidemia por covid-19 y plantea tres escenarios respecto a la incidencia de contagios y ocupación de camas uci para adecuar sus planes de contingencia a la evolución de la situación epidemiológica.

La desescalada sanitaria se basa en los criterios que demuestran que la propagación disminuye y que existe una capacidad suficiente de los sistemas de salud y una vigilancia adecuada para el seguimiento de casos y contactos. Teniendo en cuenta estos condicionantes, Aragón se encontraría ahora a caballo entre la fase de transición –con una incidencia acumulada bisemanal de 13 casos por cada 100.000 habitantes– y de baja transmisión –la ocupación de camas hospitalarias y de uci es menor del 3%–. Una tendencia que se observa desde principios de mayo. Se trabaja en un escenario de desescalada para adaptar la capacidad asistencial a un panorama «que empieza a mejorar», según recoge el documento del Gobierno de Aragón con indicaciones de las sociedades científicas, pero previendo rebrotes.

Entre las medidas generales de prevención en las fases de transición y de baja transmisión, se mantienen protocolos establecidos al inicio de la pandemia, como aislamiento de pacientes sospechosos. Incluye prever una atención en turnos de mañana y tarde, potenciar sistemas de alta precoz de pacientes, fijar criterios de priorización clínica para intervenciones o minimizar los traslados entre centros hospitalarios. Se deben procurar circuitos diferenciados de atención a pacientes covid y no covid tanto en urgencias como en consultas o salas de diagnóstico, tratamiento y quirófanos. Las recomendaciones van dirigidas a profesionales, pacientes y cuidadores. En este último caso, por ejemplo, se limita a una visita por paciente y se prohíbe el uso de salas de televisión.

Respecto a las intervenciones programadas, se evaluará telemáticamente la presencia de síntomas compatibles con covid en los 14 días previos a la realización del procedimiento y se repetirá en el momento del ingreso o en las 72 horas previas, y se deja a criterio de cada centro establecer los sistemas para estas evaluaciones. Además, Javier Longás, jefe del servicio de Anestesia del Hospital Clínico, explicó que en fase de transición se pide PCR a todos los pacientes que ingresan para cirugía programada con hospitalización y en un escenario de transmisión baja se hará el test a enfermos diagnosticados previamente de coronavirus o para procedimientos de riesgo alto. Muchas medidas de protección "ya se realizaban antes en quirófano", dijo, pero se han reforzado y "se deberían mantener".

Atender las listas de espera

Miguel Ángel Dobón, jefe de servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital Universitario Miguel Servet, indicó que esta semana han empezado a hacer cirugía de tarde para reducir las listas de espera y se está empezando a normalizar la actividad.

Desde el servicio de Cirugía General del Servet, apuntó, para junio hay unos 22 quirófanos de tarde y la idea es programar también el próximo mes. Tal y como indicó, durante los momentos de mayor presión asistencial por covid se mantuvo la actividad quirúrgica, aunque reservada sobre todo a operaciones indemorables.

Etiquetas
Comentarios