Despliega el menú
Aragón

Una empresa extranjera negocia instalarse en la cuenca turolense y crear cien empleos

Arturo Aliaga asegura que las conversaciones están ya "avanzadas" y que la inversión sería "importante".

El vicepresidente aragonés Arturo Aliaga en una conferencia.
El vicepresidente aragonés Arturo Aliaga en una conferencia.
ARANZAZU NAVARRO

La DGA mantiene negociaciones "avanzadas" con una empresa extranjera que crearía más de un centenar de puestos de trabajo "en dos o tres años" en la cuenca minera turolense, una iniciativa que permitiría paliar parte de las graves consecuencias socioeconómicas que tendrá el cierre de la central térmica de Andorra a partir del próximo día 30.

El vicepresidente de Aragón y consejero de Industria, Arturo Aliaga, aseguró ayer en el programa ‘Buenos Días Aragón’ de Aragón TV que se trata de una firma dedicada a la fabricación "de componentes e infraestructuras" con representación enMadrid. Fuentes de la Consejería de Industria confirmaron que hasta el momento se han mantenido dos videoconferencias con Nueva York, así como que este sería uno de los proyectos más adelantados de cuantos negocia el Ejecutivo.

La empresa no se instalaría en el término municipal de Andorra, pero sí en la cuenca turolense. Por el momento no ha trascendido cuándo iniciaría los trabajos ni a cuánto ascendería la inversión, que sería importante, en palabras del propio Aliaga.

Las negociaciones no habrían sido ajenas al parón provocado por la crisis del coronavirus, que también ha alterado la fecha de inicio de los cursos de formación para el personal de las subcontratas, que comenzarán a finales de este mes si no hay más contratiempos. Otra de las claves estaría en las ayudas a proyectos empresariales anunciadas por el Ministerio para la Transición Ecológica, cuya convocatoria se espera en los próximos meses.

Aunque las conversaciones estarían ya bastante "avanzadas", se espera que el nombre de la empresa no se haga público hasta que el acuerdo sea total para respetar la confidencialidad. En paralelo, la DGA negocia con otras empresas interesadas en instalarse en las cuencas mineras. "La búsqueda es constante, se trabaja en muchos frentes", apuntaron desde la consejería.

El problema, como señalaron trabajadores y agentes sociales al conocerse que la térmica se activará una última vez este mes para quemar su carbón, es que todas estas iniciativas son a medio o largo plazo, sin que a corto haya una respuesta clara que frene la sangría del empleo.

Donde apenas hay novedades es en la firma de los proyectos del Plan Miner de 2018, paralizados tras el duro informe del Tribunal de Cuentas, y las nuevas convocatorias. Aunque la previsión es que haya avances de cara a septiembre, aún no hay plazos concretos.

Etiquetas
Comentarios