Despliega el menú
Aragón

empleo

EL SEPE paga 105 millones en Zaragoza en mayo, «la mayor nómina de su historia»

Hay 123.326 aragoneses afectados por ERTE y 2.000 denegaciones de prestación por desempleo

El director provincial del SEPE en Zaragoza, Fernando de Miguel.
El director provincial del SEPE en Zaragoza, Fernando de Miguel.
Laura Uranga

Nunca el Servicio Público Estatal de Empleo se había hecho cargo del pago de tantas nóminas como a raíz de la pandemia. Si en abril abonó ya 91,4 millones en Zaragoza, en junio el pago en prestaciones ha subido a 105 millones. «Es la mayor nómina en la historia del SEPE en la provincia», asegura Fernando de Miguel, director provincial de este organismo. Aunque la avalancha de expedientes de regulación de empleo por causa de fuerza mayor ha cesado, «prácticamente no hay», confirma, «sí nos trasladan otros reconvertidos por las empresas a ERTE por causas económicas al no saber cómo les van a ir las ventas o qué trabajo tendrán».

«Si a lo de Zaragoza sumamos lo abonado en Huesca y Teruel, superaremos los 113 millones que abonamos en Aragón el mes anterior. Estamos pagando para mantener el empleo», subraya el responsable de este organismo estatal, y «evitar que estos expedientes, que afectan ya a 123.126 aragoneses deriven en rescisiones de contratos por parte de las empresas».

El reconocimiento total de prestaciones por desempleo en este momento suma 159.000 beneficiarios en Aragón. De ellos, según Fernando de Miguel, 123.126 la perciben porque se les está aplicando un ERTE, pero más allá de eso es imposible, dice, estimar cuantos de estos trabajadores están entrado y saliendo del paro. «Tenemos miles de comunicaciones de las empresas de muchas bajas en los ERTE por incorporaciones parciales, totales, de días sueltos y eso supone rehacer las nóminas de 15.000 empresas en Aragón».

Controlada por ahora la entrada de nuevos ERTE, en lo que se centra el SEPE es en «subsanar errores asumibles que vamos a corregir en el más breve tiempo posible como ampliar la prestación a aquellos con hijos a su cargo al no habérselo reconocido». Gracias a un convenio establecido con la Agencia Tributaria, están recibiendo esos datos y se recalculará lo que está pendiente de abonar. Eso sí, reconoce, Fernando de Miguel, «los afectados por ERTE pendientes de cobrar son muy pocos, unos 300 tal vez, en todo caso un porcentaje muy pequeño». Se trata, explica, de casos muy concretos de «personas con DNI duplicados o cuentas corrientes en el que aparece un titular distinto al que nos aporta la empresa, etc».

Por otra parte, el SEPE ha aprobado 2.000 denegaciones de prestación por desempleo. «No digo que todo el denegado sea aquel que no está cobrando. Son cosas distintas», matiza. La denegación se produce en casos de pluriempleo o de asalariados que están dados de alta de autónomos e igual ni lo saben, explica el director provincial del SEPE en Zaragoza, que ha empezado a enviar ya notificaciones en este sentido por si los afectados tienen que recurrir ya que a partir de ahora «sí corren los plazos».

Ante la pregunta de si el 750% de incremento de carga de trabajo que ha tenido el SEPE estos meses se mantendrá, Fernando de Miguel responde que «aunque las empresas poco a poco vayan reincorporando trabajadores, en junio nos van a seguir trasladando ERTE por causas económicas. Ahora están recabando información sobre cómo reconvertir los que ya tenían». Y dependerá, añade, de cómo evolucione la demanda en el sector industrial y de servicios, de si la planta de PSA y toda la red de auxiliares va incrementado producción. «Nos espera un verano atípico. Habrá que ver cómo volvemos en septiembre y esperar sobre todo que no haya rebrotes de coronavirus».

De momento, los trabajadores del Servicio Estatal de Empleo seguirán teletrabajando. No hay fecha para la reapertura de las oficinas, indica su director provincial. «Lo que se demanda es que paguemos las nóminas y abrir no va a facilitar que más personas cobren la prestación. Ahí están los números», manifiesta, convencido de que «habrá que abrir, pero en condiciones de seguridad para que no se concentren los ciudadanos en las salas de espera ni haya focos de contagio». Se hará poco a poco y la atención presencial se irá reduciendo a lo estrictamente necesario, anticipa. «Los servicios centrales tienen que decidir la reapertura».

Etiquetas
Comentarios