Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

desescalada

Saica empieza a reincorporar al personal a las fábricas de forma gradual hasta septiembre

El grupo papelero aragonés ultima el protocolo de seguridad para mantener las distancias establecidas y minimizar los riesgos en los centros de trabajo 

Un operario en las instalaciones de Saica en El Burgo de Ebro.
Un operario en las instalaciones de Saica en El Burgo de Ebro.
Oliver Duch

Preparando las fábricas para reincorporar a gran parte del personal que tenían teletrabajando y ultimando el protocolo de seguridad. Esa es ahora la prioridad para Saica, señaló Ramón Alejandro, su presidente. «Lo vamos a hacer gradualmente hasta tener al 100% de la plantilla en septiembre». Al ser industria esencial no ha parado de producir para la industria alimentaria desde que empezó la crisis sanitaria. Hasta ahora, para evitar riesgos, las plantas del grupo han estado con el mínimo de trabajadores estrictamente necesarios para mantener la actividad, pero «tienen que ir volviendo», indicó el directivo. 

En España y Portugal lo harán desde mañana, mientras que en las plantas de Italia, Francia, Luxemburgo y Holanda la desescalada comenzó el 11 de mayo. En el Reino Unido, Irlanda y Turquía, donde también Saica cuenta con centros productivos, se iniciará en la semana del 8 al 15 de junio.

El teletrabajo ha funcionado, «pero ha habido cosas que no se han podido hacer como el mantenimiento de las máquinas», apuntó el presidente de Saica, que necesitó el permiso de la Delegación del Gobierno en Aragón y del Ministerio de Industria para traer a operarios alemanes y finlandeses a hacer dicho trabajo.

Durante estas últimas semanas Saica ha estado diseñando el protocolo: marcando las distancias de seguridad en oficinas, instalando sistemas de control de temperatura en los accesos, estableciendo itinerarios de sentido único para que se entre por una puerta y se salga por otra y viendo en qué áreas se puede adoptar la jornada continua para no abrir el comedor.

«Se ha priorizado siempre la salud de la plantilla sin escatimar en medidas de seguridad», subrayó Ramón Alejandro. «De 10.000 personas que tenemos, hubo una persona de baja en Holanda por riesgo de covid-19 que falleció y ha habido 371 de baja, no por síntomas sino en cuarentena preventiva la mayoría, y en la actualidad esa cifra ha ido bajando a 169, el 1,5% de nuestra plantilla». En los meses más duros, recordó, se restringió al límite el trabajo presencial en fábrica y a los que necesariamente tuvieron que acudir se les ha compensado con una prima de 15 euros por día, entre 600 y 700 euros al mes, que ha supuesto un coste total de 5 millones para el grupo Saica, precisó el directivo.

Pese a la crisis sanitaria, las inversiones de Saica se mantienen en plazo salvo algunas excepciones como la fábrica nueva que están construyendo en Escocia. «Nos obligaron a parar las obras y aunque esperábamos arrancar la actividad en septiembre hasta principios de 2021 no será posible». Sin embargo, el almacén de papel recuperado junto a la fábrica de Manchester (Inglaterra) «lo han considerado esencial y abrirá en octubre», añadió el presidente de Saica, tras una inversión de ocho millones de libras. En Zaragoza, su objetivo es ampliar a 60.000 toneladas el almacén automatizado ya operativo para 30.000. «Estamos afinando números para ver si nos aprueban el proyecto que duplica su capacidad», apuntó el ejecutivo, que destacó la terminación en 2019 de la planta de biomasa de Venizel (Francia) tras invertir 41 millones.

Una previsible bajada

Sobre el impacto que tendrá la pandemia en la cuenta de resultados del grupo, Ramón Alejandro prevé sobre el presupuesto que tenían para 2020 una caída de entre un 15% y un 20% en función de cómo vaya la demanda. «Se ha pasado del caos, la segunda quincena de marzo, en que todas las cadenas te pedían cajas a una normalización del consumo a primeros de abril; y después, a una bajada por el confinamiento. En mayo, ha seguido cayendo y estimamos que nuestros volúmenes van a bajar».

La cifra de negocio del grupo Saica –con sus cuatro divisiones Paper, que fabrica papel reciclado; Natur, de gestión de residuos; Pack, que produce embalaje de cartón ondulado; y Flex, embalaje flexible– fue al cierre de 2019 de 3.832 millones de euros.  

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión