Despliega el menú
Aragón

curiosidades

El alcalde de Villafeliche: "¡La gente miraba hacia arriba y veía cabras volando!"

Varias cabras montesas aparecieron este viernes dando saltos de tejado en tejado en la localidad zaragozana. Hoy andan por las calles. "Es increíble. No hay explicación razonable", dice el regidor, Agustín Caro.

Un grupo de cinco ejemplares de cabra montesa tiene en jaque a la localidad zaragozana. "No hay explicación razonable", dice el alcalde.

"¡La gente miraba hacia arriba y veía cabras volando!". Así relata Agustín Caro, el alcalde de Villafeliche, el increíble episodio al que sus vecinos asistieron este viernes, cuando alrededor de media docena de cabras montesas se dedicaron a saltar de tejado en tejado de la localidad zaragozana.

En realidad, los animales, protegidos por ley, asomaron por primera vez a los ojos de los villafelichinos hace una semana. "Aparecieron en el castillo del pueblo, que está en una atalaya, pero pegada a la población. Eran como cinco ejemplares jóvenes. Nos pareció increíble, porque el castillo no está cerca de ningún risco, no hay comida, justo está situado en el otro extremo de cualquier zona con vegetación o bosque".

Pero lo más alucinante estaba por llegar. Este viernes, la sorpresa de los vecinos fue mayúscula cuando el grupo de cabras abandonó las inmediaciones del castillo para darse un "paseo" muy particular: de tejado en tejado. "Cualquiera que conozca el pueblo no dará crédito", explica el alcalde Caro, quien cuenta cómo los animales recorrieron de esta manera casi un kilómetro de ida y otro de vuelta, hacia arriba, de regreso al castillo. "La gente trataba de sacarlas de sus tejados con varas, fue alucinante ver cómo las cabras les volaban por encima".

Tras el episodio, que es la comidilla del pueblo, este sábado estas inopinadas visitantes andan por las calles. "Están en la Plaza Mayor", dice Agustín Caro, quien ya se encuentra en conversaciones para dar una solución al asunto. "Lo que más me preocupa es que al saltar por los tejados tiren alguna teja y pueda caer sobre alguien. También que dañen los tejados", dice el regidor, quien no ve "explicación razonable". Más cuando el pueblo ya ha vuelto prácticamente a la normalidad. Tiene el bar y la casa rural abiertos. Por las calles pasea gente y hay trasiego de coches. "Será que estas cabras son unas alcahuetas", bromea.

Etiquetas
Comentarios