Despliega el menú
Aragón

tribunales 

"Disparé varias veces al aire y no quise matar ni hacer daño a nadie"

La Audiencia juzga por tres tentativas de homicidio a un vecino de Calatayud, que se enfrenta a 38 años de cárcel por tirotear a tres personas en Paracuellos de Jiloca.

El autor de la triple tentativa de homicidio fue detenido el 14 de diciembre de 2018 en Ontinar del Salz.
El autor de la triple tentativa de homicidio fue detenido el 14 de diciembre de 2018 en Ontinar del Salz.
Guardia Civil

No robó tres escopetas y un rifle en una casa en Munébrega, no disparó con ellas a tres personas en Paracuellos de Jiloca y fue la Guardia Civil la que chocó contra su vehículo para detenerlo en Ontinar del Salz. Diego G. T., de 32 años, no hizo nada salvo pegar tiros al aire y tener cuatro armas largas para las que, eso sí lo reconoció, no posee licencia. 

Así al menos se lo contó al tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia de Zaragoza que desde este miércoles lo juzga por tres tentativas de homicidio, robo con fuerza, tenencia ilícita de armas, amenazas, desobediencia y conducción temeraria. Por todos estos delitos, la Fiscalía solicita penas que suman 38 años de cárcel, la misma condena que pide la acusación particular, a cargo del abogado Carlos de Bonrostro.

Diego G. T. está en prisión preventiva desde diciembre de 2018, cuando la Guardia Civil, después de buscarlo durante un día, lo detuvo cuando huía por la A-23 en dirección a Huesca. Los agentes trataban de localizarlo desde que José R. R. les informara de que lo había tirotreado cuando estaba con su novia en una finca de Paracuellos de Jiloca, a la que había ido a sacar a sus perros, y había esquivado los disparos metiéndose debajo del asiento de su coche y huyendo pisando el acelerador.

Los dos hombres se habían conocido en la cárcel y surgieron desavenencias entre ellos porque, según el acusado, José R. R. le había robado y quemado el coche de su madre, que él valoraba en 15.000 euros y le reclamaba. Diego G. T. negó que el 6 de diciembre entrara en una vivienda de Munébrega, forzara una caja fuerte y robara cuatro armas largas. Aunque la Guardia Civil las encontró en su poder, declaró que se las había ofrecido un "chico rumano" al que le explicó que estaba "amenazado" por José R. R. y "temía por su vida".

El acusado no reconoció haber disparado contra este último esa tarde de diciembre, aunque sí admitió que fue a buscarlo para "hablar" con él, pero no lo encontró. "Fui allí, no había nadie y estuve en los matorrales. Hice varios disparos al aire y no quise matar ni hacer daño a nadie. Si hubiera querido, por lo menos habría dañado su coche", declaró a preguntas de su abogada, Olga Oseira.

Diego G. T. admitió que volvió al día siguiente y trató de localizarlo en la caseta que hay en el terreno. "Como José R. no venía, estuve esperando y en un arrebato hice algún disparo hacia la casa. Luego me marché", manifestó. Según el acusado, dentro no había nadie. Pero, en realidad, estaba G. N. I., de 39 años. La Guardia Civil contó tres impactos de proyectiles, pero ninguno hirió al ocupante.

Tras estos hechos, los agentes establecieron un dispositivo de búsqueda para detener a un hombre al que consideraban peligroso y armado. Una patrulla lo localizó en la A-23. Este miércoles dijo al ver a la Guardia Civil se puso "nervioso" y aceleró. "Reconozco que desobedecí las órdenes. Quería escaparme y aceleré, pero no sé si iba a 180 por hora o no. Salí de la autovía en Ontinar del Salz, me metí por un camino rural y la Guardia Civil chocó contra mí para pararme", detalló. Añadió que actuó influenciado por las drogas.

Los agentes recordaron que dentro del vehículo encontraron tres escopetas, un rifle, una catana, una navaja, cinta americana y bridas. La Guardia Civil también halló en su poder un explosivo casero hecho con un petardo y con una pieza metálica, aunque los expertos en explicaron que no tenía potencial para causar daños.

Por su parte, el propietario de las armas largas declaró que denunció el robo de su casa de Munébrega y las ha reclamado, pero aún no se las han devuelto. El juicio continúa hoy. 

Etiquetas
Comentarios