Despliega el menú
Aragón

El Salto de Bierge espera a los protocolos de la DGA para decidir su apertura

En Pozán de Vero piden que se adopten medidas para evitar masificación.

El popular Salto del Bierge en el río Alcanadre
El popular Salto del Bierge en el río Alcanadre
Victor Moreno

El Ayuntamiento de Bierge está a expensas de recibir el protocolo de la DGA sobre el acceso a zonas de baño para decidir cuándo se iniciará la temporada en el popular Salto en el río Alcanadre. Y si es seguro bañarse en ríos para evitar contagios por coronavirus.

En los últimos años, tras su regulación, la temporada comenzaba el 15 de junio. Si bien el Consistorio no sabe si la abrirá por entonces o esperará al 1 de julio como el resto de piscinas de Aragón, según el acuerdo alcanzado entre los ayuntamientos y la DGA la pasada semana.

De momento, y hasta que comience una nueva temporada del acceso regulado, se puede acceder al río para bañarse de forma libre, aunque un informe de Consejo Superior de Investigaciones Científicas indica que es más probable que el contagio de la covid-19 se produzca por bañarse en agua dulce que en salada. De momento las autoridades competentes desaconsejan bañarse aunque no existe una prohibición explícita, la cual podría emitirse a lo largo de esta semana, según informan desde la subdelegación del Gobierno en Huesca.

De momento la normativa para baños en los ríos –a riesgo de que pueda ser modificada en próximos días- se equipara a la de las playas: distancia de seguridad con un perímetro de dos metros, bañistas de la misma provincia, … El acceso lo regularán los municipios o en su caso el Gobierno de Aragón, informan desde la subdelegación.

Los bañistas que han acudido de momento son testimoniales. Habrá que esperar al fin de semana para saber si se acude al Salto de Bierge de una manera significativa, como explica el alcalde César Sánchez. “Estamos esperando a conocer la normativa y directrices para bañarse en agua dulce y acondicionar el salto. Hay mucha incertidumbre. La información que nos llega es que está en estudio, y que de momento se desaconseja bañarse en los ríos. Habrá que valorar y estudiar el protocolo y después actuaremos. Pero desde luego como muy pronto será el 15 de junio y si no ya nos iríamos el 1 de julio”, afirma el alcalde.

Lo que sí que se ha aplazado es el inicio de las obras de los baños para sustituir a los portátiles que se instalan cada verano. Estas actuaciones, inicialmente previstas para esta temporada, se realizarán a partir de septiembre, con fondos de la Consejería de Desarrollo Rural y Medio Ambiente. En cuanto a la pasarela sobre el río Alcanadre que conectará ambas orillas se ha descartado ese proyecto y se está estudiando una nueva alternativa.

Salto de Pozán

La otra popular piscina natural del Somontano se encuentra entre Pozán de Vero y Castillazuelo. El denominado Salto de Pozán ya recibía bañistas durante la fase 1 y ahora en la fase 2 están aumentando, como apunta la alcaldesa Rosana Marcos. La edil siempre ha pedido algún tipo de medida para evitar masificaciones en este espacio natural que crea el río Vero a su paso por dos azudes y erradicar problemas medioambientales y de convivencia ciudadana. Algunos bañistas acumulan basuras en el entorno y estacionan los coches en los caminos a las huertas, cortando su acceso.

La alcaldesa Marcos teme que las restricciones que pueda haber en el uso de las piscinas lleve a masificar este verano el salto de Pozán. “Ahora mismo no hay masificación pero sí que se la espera. Por eso pedimos a las autoridades competentes que velen por ello. La gente o no ha tenido miedo o se le ha ido muy rápido. Nosotros no podemos actuar en el río. Si otros años ha habido masificación, es de prever que este verano halla más, por lo que esperamos que cuando aparezca el problema se tomen medidas por parte de las autoridades con competencia en cauces y riberas”, afirma.

Salinar de Naval

Donde parece que no habrá baños será en el salinar milenario de Naval. Este reclamo turístico que atrae cada verano a unos 25.000 visitantes en busca de baños terapéuticos de sal, podría no abrir sus puertas. El gerente de la sociedad formada por vecinos que lo explota, Saturnino Riazuelo, indica que la decisión se tomará la próxima semana pero se muestra muy pesimista por el elevado coste que conllevaría las medidas a adoptar que no harían rentable su apertura.

 “Aforo limitado, medidas higiénicas, contratar a más personal, si abrimos perderemos dinero. De momento lo que está claro es que en junio no se abre y tomaremos una decisión la próxima semana para ver si se abre en julio y agosto, pero ya contemplamos que va a ser un año perdido”, señala. Y es que los tres meses de verano en que el salinar funciona como atractivo turístico, garantizan la actividad salinera todo el año, y que por sí sola supone un 10% de los beneficios. “Es una pena porque este año pensábamos seguir haciendo inversiones”, concluye Riazuelo.

Toda la información sobre la desescalada y sus fases, en HERALDO

La actualidad del Covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios