Despliega el menú
Aragón

Una carta emociona en el hospital Clínico

La internista Adela Marín relata los miedos, angustias, tristezas y alegrías compartidos en las ucis de la covid-19

Concentración de los sanitarios del Hospital Clínico en el estado de alarma.
Concentración de los sanitarios del Hospital Clínico en el estado de alarma.
Heraldo

Unos 30 médicos de todas las especialidades del Hospital Clínico crearon un grupo de Whatsapp para comunicar sus experiencias en el centro y en casa y ayudarse entre ellos a afrontar las incógnitas con pacientes covid. Adela Marín, una médico internista con 30 años de experiencia en el hospital, ha contado en una carta lo que vivió en los 15 días que pasó en la zona peligrosa. Sus compañeras se emocionaron al leerla y recordar todo lo compartido. Fue destinada el 30 de marzo, en el pico de la pandemia, y antes tenía que prepararse, como sus compañeros, para su momento. "Estudié, escuché, busqué, pregunté y siempre llegué a la falta de evidencia científica, lógica por otra parte, de esta enfermedad tan reciente", reconoce.

Apunta que la incertidumbre les acompañaba más que nunca y cuenta dificultades como ponerse los trajes de protección o sus temores al llegar a su casa. "He sentido mucho miedo a infectarme, a enfermar y a transmitirlo a mi familia. A mi marido, cincuentón como diana perfecta para sucumbir ante el coronavirus, a mis padres octogenarios en perfecto estado, como ‘carne de cañón", admite. Sin embargo, valora que su hija de 20 años le haya apoyado.

"Acompañé a tres pacientes a la uci. Vi en sus caras un miedo que no había visto antes, en casi 30 años de vida profesional. Dos han muerto y el tercero todavía camina entre dos aguas", reseña. Recuerda que atendió a una pareja que falleció y otra que salió viva.

"He tenido insomnio, noche tras noche, y he llorado como hacía tiempo no hacía"

"He tenido insomnio, noche tras noche, y he llorado como hacía tiempo no hacía", explica la facultativa, compartiendo esto con sus compañeras. Al amainar la crisis que vivió, Adela cuenta que "les unieron todavía más a las mujeres profesionales del Clínico" y "esto" le devolvió "el valor". Al final solicita que los informativos incluyan cinco minutos a los avances científicos de los investigadores españoles, que "son muchos y de excelso nivel", reclama el apoyo a la ciencia y se despide: "Ni héroe, ni mártir, suficiente con ser médico".

Etiquetas
Comentarios