Despliega el menú
Aragón

gente de la tierra

Voces de pastores para afrontar mejor estos días de soledad

Amado Lizama, pastor de Bello, colabora  en la iniciativa ‘Compartiendo soledades’, en la que pastores ayudan  a combatir el aislamiento.

Amado Lizama, junto a su rebaño de ovejas en la localidad turolense de Bello.
Amado Lizama, junto a su rebaño de ovejas en la localidad turolense de Bello.
A.L.

Amado Lizama lleva desde los ocho años pastoreando su rebaño, salvo un periodo de tiempo muy puntual, de apenas dos años, en el que trabajó en otro sector, pero aún así seguía aprovechando los fines de semana para salir igualmente al campo.

Amado, natural de la localidad turolense de Bello, disfruta con su trabajo y ha transmitido esta pasión a su hijo, que pertenece a la cuarta generación de pastores tanto por parte de su padre como de su madre, Pilar, quien también colabora día a día en estas tareas.

Y gracias a esta pasión, Amado nunca ha sentido en carne propia los sinsabores que rodean el trabajo de pastor: la soledad o el aislamiento propio de quienes pasan tantas hora al día solos. "Pero, cómo vas a estar solo si tienes a tu cargo más de 1.250 ovejas de Rasa Aragonesa que demandan tu atención y de las que hay que estar totalmente pendiente. Es verdad que pasamos mucha horas solos, pero no en soledad y menos ahora con las nuevas tecnologías que te permiten estar conectados las 24 horas del día", indica.

Y ha sido su afición a las redes sociales, unido a su interés por ayudar siempre a los demás, lo que le ha llevado a participar, animado por el Grupo Pastores al que pertenece, en la iniciativa ‘Compartiendo soledad’, organizada por la Interprofesional Agroalimentaria del Ovino y Caprino (Interovic), que se ha encargado de reunir a todos los ganaderos y pastores de ovejas y cabras de España que quieren ayudar a las personas que están ahora solas, compartiendo con ellas una conversación en el teléfono 91 002 74 79 para ayudarles a mitigar la soledad.

Amado ya ha recibido llamadas de personas abrumadas por el confinamiento. Abuelos que no pueden salir de casa ni recibir visitas y también de jóvenes, como una holandesa de 23 años, que está estudiando formación agrícola en Madrid y con la que terminó hablando sobre las ventajas e inconvenientes de poner en marcha una explotación de ovino.

"A todas estas personas les digo lo mismo, que no se desconecten del mundo, que aprovechen las redes sociales para hablar con amigos y conocidos, aunque haga mucho tiempo que no los vean. Y que también busquen noticias en internet o se conecten a las redes sociales", indica Amado.

Él hace años que, gracias a la insistencia de su hija, tiene su propio perfil en Facebook y muchos días aprovecha las horas que está en el campo para ver cosas y volcar las imágenes que capta con su móvil y que luego la gente comenta. "De esta manera, estamos unidos a través de la tecnología y eso que en Bello, las comunicaciones son a veces muy malas y no tenemos los mismos servicios que en una gran ciudad", concluye.

Etiquetas
Comentarios