Despliega el menú
Aragón

franquicias en aragón

"Más endeudados pero saldremos"

Con el ajuste de gastos, créditos y los ERTE han aguantado, señala Javier Floristán, presidente de AFA (Asociación de Franquicias de Aragón), que prevé una caída en ingresos este año para el sector de hasta el 50%

Javier Floristán, presidente de la Asociación de Franquicias de Aragón (AFA).
Javier Floristán, presidente de la Asociación de Franquicias de Aragón (AFA).
E. C.

Ya en plena desescalada, Javier Floristán, presidente de la Asociación de Franquicias de Aragón (AFA), está convencido de que la mayoría de los negocios remontará. «Más endeudados y con menos ingresos, pero saldremos» y antes que de la crisis de 2008, apostilla. «Es lo que les digo a mis asociados. Si sobrevivimos a aquella tan dura, también a esta, que no va a ser ni tan pronunciada ni larga en el tiempo y en la que sí hay apoyo de los bancos». Aunque estima una caída en la facturación del sector de entre el 30% y el 50% este año, vislumbra «un último trimestre de mejoría y un 2021 ya con un escenario de consumo normalizado, siempre que no haya repuntes del virus».

El consejero delegado del grupo Lmssim (que integra La Mafia se sienta a la mesa, Boutique Italian Food y D’Italy) pide a los responsables de las franquicias «ser muy estrictos con las medidas de seguridad en la reapertura», más ahora que ya cuentan con un protocolo de actuación para la vuelta a la actividad.

Floristán prevé que la mayor parte de la restauración reanude su actividad a principios de junio, cuando ya en una siguiente fase se permita no solo abrir terrazas al 50% sino la mitad del interior del local para que resulte rentable. En su caso, es lo que piensa hacer en los 50 establecimientos que tiene en España. «En diez estamos ofreciendo ya ‘delivery’ o servicio de entrega a domicilio. Empezamos con los ‘gastroaplausos’ regalando cenas a los sanitarios. Y en un tiempo ofreceremos ‘take away’ y otros servicios para adaptarse al nuevo consumidor», indica.

Para el presidente de AFA, «ser un sector organizado ayuda». En las franquicias, dice, «somos más rígidos en manuales, procedimientos y eso da más confianza al consumidor, pero se necesitan ayudas para reactivar la demanda». Y en eso, avanza el presidente de AFA, está trabajando el Gobierno, sobre todo con los sectores de turismo y restauración.

Pablo Sanagustín, director general de Nodriza Tech y asociado a AFA, recomienda prudencia. «Tenemos muchas ganas de recuperar la normalidad empresarios y usuarios, pero se ha de ir poco a poco y de la mano de medidas gubernamentales reales de ayuda», apunta. Sus empresas, salvo la inmobiliaria Doctor Property, han mantenido la actividad. «Con Oniad, la publicidad experimentó al inicio cierta parálisis, pero se va recuperando, y Todocésped goza de buena salud», precisa.

Adaptarse y evitar rebrotes

«Nuestra sugerencia es aceptar sí o sí las actuales circunstancias porque hay que seguir, no confiar en ‘papá Estado’ y pelear por cada centímetro que haya que ceder. No hay tiempo para las dudas, solo para la acción», señala José Rebola, de Panishop. «La crisis comenzó con el temor al contagio y en cierto modo sigue siendo la mayor amenaza. Nuestras dos actividades, tanto la productiva como la de las tiendas Panishop propias o franquiciadas, no se han visto afectadas de cara al público ». 

Del antes al después, afirma, «solo han variado las medidas de precaución, que se fueron incorporando conforme se podían adquirir a través de canales paralelos». Rébola reconoce que el «sector de la panadería está tocado como otros» y que lo peor es la incertidumbre y lo mejor estar en un sector primario».

«La desescalada en la medida en que devuelve el tráfico a la ciudad nos debería volver a la situación de origen», admite José Antonio Domingo Franco, director ejecutivo de Martín Martín, que anticipa que el impacto de esta crisis «será importante». De cara a la reactivación, señala que «las limitaciones de aforo juegan en contra por la pérdida del impulso en tienda».

«Durante este periodo, la clave ha sido la adaptación», confiesa por su parte Joaquín Grau, consejero delegado de Autoescuelas Autius y miembro de AFA. «Hemos seguido teniendo matrículas ‘online’ y se ha seguido ofreciendo a los alumnos la formación teórica a través de ‘clases en streaming’», apunta. Tener que cerrar ha supuesto un prejuicio, reconoce, pero esta crisis ha permitido que «avancemos varios años tecnológicamente hablando».

«Nuestra facturación desde el estado de alarma se ha reducido un 80%», reconoce Víctor Nadal, socio director de Sixty Home. «Solicitamos un ERTE para todos los empleados, la ayuda de autónomos para los dos socios y hemos negociado descuentos con los proveedores de un 5 % de media. Gracias a estas medidas, podemos salir adelante», indica, al menos a corto plazo y sin reducir estructura».

Desde Tecalsa, firma de seguridad y alarmas 40 años implantada en Zaragoza, Silvia Lasheras apela a «estar constantemente en alerta» para evitar rebrotes y pide a las franquicias adoptar las máximas medidas de seguridad para sus plantillas. 

Etiquetas
Comentarios